Los ayuntamientos prestan asesoramiento a los vecinos

Pagaron hasta 12.000 euros y se quedan con "la boca sin hacer"

Centenares de afectados con tratamientos pagados o financiados con entidades por el cierre de las clínicas Funnydent en Madrid y Cataluña

Pagaron hasta 12.000 euros y se quedan con "la boca sin hacer"

Los alcaldes de Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares han recibido en las últimas horas a centenares de afectados por el cierre sin previo aviso de dos establecimientos de la cadena de clínicas dentales Funnydent. El administrador de esta empresa, Cristóbal López Vivar, fue detenido este viernes por la Policía.

Las clínicas primero y los consistorios después han sido durante esta semana los puntos de encuentro elegidos por los damnificados del supuesto fraude empresarial para estudiar la posibilidad de plantear una reclamación conjunta.

En torno a 120 personas se dieron cita ayer en el Ayuntamiento de Torrejón, derivados por la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), para recibir asesoramiento sobre las acciones a emprender.

“Se habilitó el salón de plenos para que pudieran reunirse todos, y allí fueron atendidos por el alcalde, un abogado del Ayuntamiento y personal de la OMIC”, han indicado a Efe fuentes municipales.

De los reunidos, aproximadamente el 60% aseguró haber pagado a Funnydent la atención médica contratada a través de financieras, mientras que el resto abonó las facturas en mano, de los cuales algunos aseguraron no conservar el recibo de las cantidades abonadas.

“La queja generalizada no es solo por la estafa económica, sino porque la mayoría tiene la boca a medio hacer”, señalan las mismas fuentes.

Afectados en Madrid

En Alcalá de Henares, los clientes de Funnydent se citaron ayer por la tarde en la clínica, cerrada desde hace unas dos semanas.

“Éramos demasiados, más de cien, para estar en calle y poder hablar con tranquilidad, así que decidimos que pediríamos hoy en el Ayuntamiento un espacio para reunirnos”, ha señalado a Efe Ana Belén Rubio, quien financió con la franquicia dos tratamientos de aparatos dentales por valor de 3.600 euros.

Sobre el cierre de Funnydent en Alcalá, Ana Belén asegura que fue alertada con antelación a través de una amiga, cliente también de la firma.

“A mi amiga la llamó hace unas dos semanas la directora del establecimiento en Alcalá para decirle que la habían despedido y que estuviéramos atentas”, cuenta.

Tras confirmarse el cierre de la clínica pocos días después, los clientes encontraron en la puerta una nota para dirigirse a sucursal de la cadena en Torrejón si querían ser atendidos.

“La excusa era 'una avería en los compresores, que había obligado a levantar el suelo de la clínica y a realizar obras”, señala esta afectada.

“Pero al llamar a la clínica de Torrejón para pedir cita, no te cogían el teléfono, y yo misma comprobé, desplazándome hasta allí y llamando desde el interior del local, que los teléfonos no sonaban, los habían desconectado”, agrega.

El pasado miércoles, la clínica de Torrejón echó el cierre y, como la de Alcalá, su aspecto es la de haber sido desmantelada, según cuentan los afectados.

El lugar de reunión de los clientes de Funnydent en Alcalá será el Centro Municipal de Salud, el espacio que el alcalde se ha comprometido hoy con los afectados a poner a su disposición para que reciban asesoramiento colectivo.

También en Alcobendas

 Más de 120 afectados por el cierre inesperado de la clínica dental que la cadena Funnydent tiene en Alcobendas (Madrid) se han concentrado hoy en la localidad para dar a conocer sus casos, que incluyen tratamientos de hasta 12.000 euros que los pacientes ya habían financiado.

Los afectados se han movilizado antes de reunirse esta mañana con representantes de la oficina del consumidor para saber cómo llevat a cabo sus reclamaciones.

En la localidad madrileña se han organizado a través de la red social Facebook y por un grupo de WhatsApp, cuyo creador, David Fernández, ha dicho que “continuamente” se conocen nuevos casos de afectados por esta “estafa”.

Fernández ha señalado que la situación es “realmente complicada”, especialmente porque muchos de los afectados son personas mayores que no saben cómo actuar y que habían financiado tratamientos complejos, por los que tuvieron que quitarles la mayoría de las piezas dentales.

Por ello, ha considerado que “no es solo un problema económico, sino también de salud”, ya que en la mayoría de tratamientos es “muy importante” seguir los plazos establecidos.

No obstante, algunos de los afectados en Alcobendas habían financiado servicios de hasta 12.000 euros para arreglarse toda la boca, y ahora “se van a quedar a mitad del proceso”, ha lamentado el portavoz.

Una de las afectadas es Rosa, que financió un tratamiento de 7.000 euros por el que tendrá que pagar 120 euros mensuales hasta enero de 2018.

Carlos es otro cliente de la clínica, que denuncia que esta “estafa” le ha dejado “literalmente sin boca” y con una deuda a la que tendrá que hacer frente durante los próximos dos años con cuotas mensuales de 150 euros.

No obstante, los afectados coinciden en que deben actuar “de forma adecuada y legal” para intentar encontrar una solución conjunta “lo antes posible”.

Hasta el momento, cuentan con el respaldo del Ayuntamiento de la localidad, que les ha cedido espacios municipales para que puedan reunirse.