Gobierno y vendedores de automóviles se alían en un plan

Freno al envejecimiento de los coches

Edad media de los coches en España Ampliar foto

Los preocupantes picos de contaminación en las principales ciudades, el escándalo de Volkswagen por el falseo de las emisiones contaminantes de sus vehículos diésel y el endurecimiento de las políticas medioambientales en todo el mundo están cerrando el cerco sobre los vehículos más antiguos. Son más contaminantes y más inseguros pero su número en las carreteras españolas crece inexorablemente.

La edad media ha subido desde los 8 años a los 11,6 años de uso de un coche en España, según los datos disponibles. Si la tendencia sigue como hasta ahora, las principales asociaciones del sector (Anfac, Faconauto y Ganvam) ya estiman cada una por su parte que la antigüedad del parque crecerá hasta los 12 años en 2016. En 2020, más de dos tercios del parque tendrá más de 10 años. En 2007, solo el 33% de los vehículos superaban la década.

Para frenar este envejecimiento, la Dirección General de Tráfico (DGT) aplicará entre 2016 y 2020 el Plan de Movilidad Segura y Sostenible, aprobado hace unas semanas. Esta iniciativa, que ha contado con el impulso de la asociación de vendedores de coches Ganvam, recoge un paquete de 11 soluciones para “reducir la edad media del parque hasta los siete años por vehículo” en 2020, afirma Jaime Barea, director jurídico de Ganvam. El desarrollo de este plan costará 2,1 millones de euros.

“El objetivo de rejuvenecer el parque automovilístico es doble: por un lado, reducir el impacto ambiental y por otro mejorar la seguridad vial”, detalla Barea. “La antigüedad de los vehículos está directamente relacionada con la accidentalidad”, señala el director. Así, la edad media de los vehículos que han intervenido en un siniestro con víctimas mortales el año pasado fue 14 años.

Además, un vehículo nuevo consume un 30% menos de combustible y emite un 95% menos de partículas que uno antiguo. “Con este plan, que se ha dado a conocer en el consejo de ministros, el Gobierno da la relevancia que merece a este tema”, afirma Barea.

Desde Ganvam también señalan que, en el plan, “se incluyen además actuaciones institucionales orientadas a frenar la autofobia y ofrecer una imagen positiva del vehículo”. Las medidas son las siguientes:
 

  • Fin de las prácticas ilegales

La DGT “consensuará con la Fiscalía un protocolo para perseguir conjuntamente las actividades industriales que pongan en peligro la seguridad vial”.

Por ejemplo, se perseguirán más duramente la manipulación de los cuentakilómetros, la venta ilegal de vehículos en la vía pública y la reparación ilegal de vehículos fuera de los talleres homologados. “Hay una voluntad de luchar contra estos delitos. Llevamos años queriendo que se incluyan estas malas prácticas en el Reglamento General de Vehículos de la DGT pero cuestiones legales lo impiden”, señala Barea. En este plan, la posibilidad de endurecer la persecución de estos hechos existe.

El plan también recoge la aprobación de un nuevo Reglamento General, que incorporará la normativa comunitaria en cuanto a los documentos de matriculación e inspección técnica en carretera de vehículos comerciales. Además, se aprobará una Ley de tasas de Tráfico que contemplará un sistema de bonificación de los trámites referidos a los vehículos con cero emisiones.

  • Coche autónomo

El plan contempla un impulso a la estrategia de conectividad de los vehículos. “Gracias a la capacidad de geolocalizar a los automóviles y a la información que envían sobre su trayecto, se definirán servicios de aviso” para alertar cuando haya accidentes, usuarios vulnerables como peatones o bicicletas o incidencias metereológicas en el trayecto.

Además, Tráfico está dando ya los primeros pasos para aprobar un marco estable para la realización de pruebas de coches autónomos en vías abiertas al tráfico en general y “se promoverá España como lugar para la realización de las pruebas y operaciones con vehículos de este tipo” para atraer inversiones de automovilísticas.

  • Nuevas tecnologías

A partir de ahora, las nuevas tecnologías tendrán un papel fundamental en las gestiones relativas al automóvil. El objetivo es eliminar la burocracia y “el papeleo”, como explica el director jurídico de Ganvam y que se faciliten las comunicaciones telemáticas desde el titular del vehículo, el fabricante o quien necesite un dato técnico o administrativo. Se facilitará la interoperabilidad entre las administraciones públicas con competencias sobre la gestión del tráfico.

Gracias a la mayor introducción de las nuevas tecnologías, el registro de Tráfico será mayor, con la ampliación de los datos que consten en el registro de forma voluntaria como kilometraje, gravámenes, reformas de importancia, siniestro total o accidentes graves. Y el Registro será de mucho más fácil acceso porque la DGT proporcionará a todos los interesados los datos estadísticos que requieran como bajas por exportación, antigüedad de los vehículos accidentados, etc... Se permitirá a los talleres la consulta gratuita para comprobaciones de cara a las reparaciones y los seguros.

Una mayor conexión entre administraciones permitirá realizar un Proyecto de Intercambio Telemático con las Consejerías de Industria en el que estén integradas todas las estaciones de ITV de España. Este sistema obligará a las ITV a comunicar el resultado de las inspecciones realizadas diariamente, lo que unificará el control.

  • Transporte terrestre

La modificación del Reglamento General de Vehículos contemplará el uso de vehículos de hasta 25,25 metros de longitud y 60 toneladas de masa máxima que ya están circulando por países del entorno europeo.

“Conlleva un incremento de capacidad sustancial, con una disminución de entre 15% y 50% de los costes de las rutas”, afirman.