El mayor contrato se lo ha adjudicado FCC en El Cairo por 2.400 millones de euros

África: un mercado difícil para las empresas españolas

FCC, Acciona e Isolux Corsán lideran los contratos nacionales en el complicado continente africano.

Planta termosolar de Northern Cape, en Sudáfrica, de Acciona.
Planta termosolar de Northern Cape, en Sudáfrica, de Acciona.

Las empresas españolas tienen una modesta presencia en el mercado africano. Julián Núñez, presidente de la patronal de la construcción Seopan, lo atribuye a “la menor predictibilidad y seguridad jurídica de esta región frente al resto del mundo”. Pero en mayor medida “al importante apoyo financiero y de cobertura de riesgos que reciben las compañías asiáticas de sus agencias públicas de exportación para operar en la zona, en la que ostentan un indiscutible liderazgo”.

Por eso Núñez cree que la Comisión Europea debe asumir un mayor protagonismo, dar apoyo en la cofinanciación y garantías en grandes proyectos de infraestructuras, a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI); en términos similares a los que reciben sus competidores asiáticos.

Uno de los mayores contratos logrados por una firma española en África es el que FCC Aqualia obtuvo el pasado agosto para el diseño, construcción y operación de la planta depuradora de Abu Rawash, en El Cairo (Egipto). Esta instalación tratará 1,6 millones de metros cúbicos de agua al día y dará servicio a 5,5 millones de personas cuando esté en funcionamiento, lo que la sitúa entre las mayores depuradoras del mundo. Además de ser la mayor obra en la historia de la división de agua de FCC, por la que facturará 2.400 millones de euros.

La mayoría de los proyectos desarrollados por las nacionales son energéticos, hídricos y de carreteras

El Ministerio de Urbanismo egipcio comunicó oficialmente la adjudicación del proyecto al consorcio liderado por FCC a través de Aqualia New Europe, sociedad en cuyo capital participa el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Según explica el grupo, cuenta con fuerte apoyo financiero del BERD, del Banco Mundial y de la banca egipcia.

El alcance de las obras incluye la ampliación del tratamiento biológico de una estación existente de tratamiento primario con capacidad para 1,2 millones de metros cúbicos al día, así como el aumento a 1,6 millones de metros cúbicos diarios.

Se trata de la segunda gran obra de Aqualia en el país norteafricano, tras diseñar, construir y explotar la depuradora de aguas residuales de New Cairo, en un proyecto de 360 millones de euros. Situada en la capital egipcia, esta instalación fue el primer contrato de colaboración público-privada.

Planes sostenibles

Por su parte, Acciona y Sener han sido las adjudicatarias del parque termosolar de 100 megavatios de potencia en Sudáfrica, por un importe de 500 millones de euros. Este es el segundo contrato de este tipo que ambas empresas desarrollan en el país, donde también construyen conjuntamente una instalación en la ciudad de ­Upington que entrará en operación próximamente.

Pese a que África está muy necesitada de infraestructuras, a las empresas españolas les cuesta entrar

El proyecto, logrado el año pasado como la depuradora en Kathu (provincia de Northern Cape), lo ha ganado el consorcio liderado por GDF Suez.

Según Acciona, la planta contará con tecnología de captadores cilindroparabólicos –un sistema diseñado y patentado por Sener– con una capacidad de almacenamiento térmico de 4,5 horas gracias al uso de sales fundidas. Suministrará electricidad a 80.000 hogares a partir de 2018.

Las españolas son las responsables de la ingeniería, construcción y puesta en marcha. Acciona lleva a cabo además una planta termosolar y una potabilizadora en Marruecos, otra en Gabón y una desaladora en Argelia, entre otros proyectos.

Alta tensión

Otra firma española que ha logrado contratos en África en los últimos meses es Isolux Corsán, que forma parte de un consorcio junto a Siemens para el diseño, construcción e instalación de equipos de alta tensión de corriente continua entre Etiopía y Kenia por un importe de 450 millones de dólares (unos 412 millones de euros). Según apuntan las empresas, “el proyecto proporcionará una conexión fiable de las redes eléctricas de ambos países y mejorará el uso de los recursos de generación de la zona”. Estos trabajos serán financiados por el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo.

Asimismo, la compañía madrileña ha finalizado en Senegal dos de los tres convenios otorgados en 2013 por Millennium Challenge Account por un importe superior a 111 millones de euros. Tras el puente de Kolda, Isolux ha concluido un nuevo tramo de carretera de 72,5 kilómetros en el primer proyecto ejecutado y desarrollado completamente por la empresa en ese país, que incluye tres contratos para ampliar y rehabilitar 194,5 kilómetros de la carretera RN6, entre Ziguinchor y Kolda, al sur de Senegal.

“África es una región con enormes perspectivas de desarrollo de infraestructuras”, concluye el presidente de Seopan, lo que supone un gran potencial de crecimiento para las empresas españolas.

La conquista renovable de Gamesa en Egipto

Gamesa obtuvo el año pasado un contrato para la construcción “llave en mano” del parque eólico Gulf of El Zayt, en la costa del mar Rojo en Egipto, donde la empresa española instalará 110 aerogeneradores. No se ha hecho público el importe de esta operación. El proyecto fue concedido por el organismo egipcio para la promoción de energías renovables (NREA) mediante concurso público internacional y cuenta con financiación de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).

Ricardo Chocarro, director general de Gamesa en Europa y resto del mundo, afirma: “El hecho de haber sido seleccionados para este proyecto, al que se han presentado los principales fabricantes mundiales, demuestra una vez más el altísimo nivel de nuestros productos”. Gamesa tiene instalados más de 600 megavatios y mantiene cerca de 500. El grupo industrial liderado por Ignacio Martín tiene también otros proyectos en curso en Marruecos, Mauritania, Túnez, Argelia, Kenia e Isla Mauricio.