Socialistas históricos se oponen a un pacto con Podemos

El PSOE mantiene su rechazo a facilitar un Gobierno del PP

Líderes históricos del PSOE se oponen de forma rotunda a un pacto con Podemos

La dirección socialista mantiene su negativa a entrar en un Gobierno de coalición

El expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ante los medios de comunicación a su llegada a la reunión que varias decenas de históricos dirigentes del PSOE han realizado hoy en Madrid.
El expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ante los medios de comunicación a su llegada a la reunión que varias decenas de históricos dirigentes del PSOE han realizado hoy en Madrid. EFE

La dirección del PSOE mantiene públicamente su postura de ni pactar con el PP ni facilitar con su abstención que los populares puedan formar Gobierno. El partido de Pedro Sánchez insiste en su voluntad de formar una mayoría alternativa, sin embargo, el expresidente Felipe González e históricos dirigentes socialistas presionan al partido para que no pacte con Podemos.

Felipe González, defendió en una entrevista a El País que el partido de Pablo Iglesias “quiere liquidar, no reformar, el marco democrático de conveniencia” y recuerdo que para llevar a cabo reforma de calado es necesario “dialogar con el PP”. Si bien González se opone a una gran coalición, sugiere que el PSOEdebería abstenerse para facilitar un Gobierno del PP.

Históricos socialistas también han alzado su voz para oponerse aun posible acuerdo con Podemos. El exministro José Luis Corcuera aseguró ayer que “sería un terrible error” pactar con la formación morada, una alianza que en su opinión no “beneficiaría a España ni al PSOE”. Corcuera hizo estas declaraciones antes de un almuerzo con otros rostros conocidos del partido como el expresidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina o el exministro Carlos Solchaga. Entre los asistentes también se encontraba el expresidente de Extremadura Juan Carlos Ibarra, el madrileño Miguel Carmona o Juan José Laborda. Alfonso Guerra no pudo asistir por problemas de agenda.

Leguina defendió “una conjunción de partidos constitucionalistas”, entre ellos el PP. Según sostuvo, los populares han estado “llenos” de corrupción, pero ha precisado que “no” son aquellos que están ahora sentados en el Congreso.

Corcuera asegura que sería un “terrible error” aliarse con Pablo Iglesias

Las voces discordantes con la estrategia de Sánchez se han multiplicado cuando falta un día para el importante Comité Federal que celebrará el PSOEeste sábado y marcará el rumbo a corto plazo de los socialistas.

El resultado electoral ha convertido al PSOEen la pieza clave de todos los escenarios. Sus 90 escaños pueden servir para afianzar una gran coalición, para facilitar con la abstención un Gobierno del PP, para establecer una alianza alternativa con Podemos e IU o para provocar la repetición de las elecciones.

La presión sobre el PSOEllega de dentro y del exterior. Los empresarios llevan semanas clamando para que se forme un Gobierno de coalición con PP, PSOE y Ciudadanos. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, instó ayer al líder del PSOE, Pedro Sánchez, a aclarar cuanto antes su opción para la formación de un Ejecutivo porque cree que es él quien tiene “la llave” para ello y no puede demorarse mucho la situación actual.

Rajoy hizo esta apelación a Sánchez tanto en su intervención durante la visita a un centro de formación profesional en Madrid. Rechazó “maniobras de salón” ante los votantes y considerado que él no es un obstáculo para el acuerdo con el PSOE, sino que el obstáculo es Sánchez porque quiere ser presidente del Gobierno.

“Vivimos ahora una etapa compleja, difícil, de negociaciones o no negociaciones y esto deberíamos los políticos cerrarlo pronto”, señaló Rajoy. Subrayó que el PP ha hecho una oferta por la estabilidad, la moderación, la sensatez y el sentido común, respetando la voluntad de los ciudadanos. “El primero, el segundo y el cuarto partido (en referencia a PP, PSOE y Ciudadanos) tienen la obligación de entenderse en beneficio de España porque la sociedad continúa trabajando y estando siempre a la altura de las circunstancias”.

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, insistió ayer en que su partido no pactará con el PP para permitirle gobernar porque eso sería “una manera de indultarlo” y “blanquearlo” de sus prácticas corruptas, cuando lo que tiene que hacer es regenerarse desde la oposición. “Pactar con el PP es indultarlo, y no está la política española para indultar al Partido Popular”, señaló.

Ciudadanos por su parte se opone a apoyar cualquier alianza que incluya a Podemos. Así, las opciones socialistas para gobernar pasan por pactar con Podemos y recibir el apoyo de partidos nacionalistas. Un escenario que rechaza buena parte del PSOE.