Balance de 2015

Récord de ventas y empleo en el comercio minorista

Las ventas crecieron un 3,6% y acumulan diecisiete meses en positivo

El empleo sube un 1,1%, sobre todo en las grandes superficies, con un alza del 2,5%

Vista de una céntrica calle comercial de Madrid.
Vista de una céntrica calle comercial de Madrid.

El mes de agosto de 2014 fue el que marcó el punto de inflexión de la depresión vivida por el comercio en España durante la crisis iniciada en 2008. Tras más de tres años en caída libre, las ventas del comercio minorista rebotaron con fuerza ese mes y encadenaron diecisiete meses en positivo, lo que les ha hecho cerrar el pasado ejercicio con un avance anual del 3,6%, el más importante de la serie histórica que mide el INE desde 2003.

Las ventas han crecido en todas las comunidades autónomas, en todos los modos de distribución y en todos los productos analizados en la estadística. Las más beneficiadas por el tirón del consumo han sido las comunidades más turísticas, beneficiadas por el tirón de la entrada de visitantes extranjeros. Baleares es la que registró un mayor crecimiento, con un incremento del 6,2% respecto a 2014. Entre las nueve donde las ventas más han subido, están las seis más turísticas (Cataluña, Canarias, Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid y Baleares). En ese listado también entran autonomías de interior, como Castilla y León, La Rioja, Aragón, muy perjudicadas por el desplome del turismo interior.

La recuperación de las ventas ha sido especialmente apreciable en todos los establecimientos, tanto grandes como pequeños, aunque el mayor crecimiento se ha dado en las grandes superficies, donde mejoraron un 4,2% anual. Desde la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) ligan esa mejoría a la del turismo y por ello reclama que se intensifique la liberalización del comercio. “Anged ve necesario ampliar las zonas de gran afluencia turística y de libertad comercial, como ya se ha hecho en Portugal, Italia, Reino Unido y Francia, todos ellos competidores turísticos de España”, señala en un comunicado.

El mayor crecimiento se ha dado en las regiones con más turismo extranjero

Los sectores más beneficiados por la recuperación del consumo han sido, precisamente, los más dañados por la crisis. El que más ha subido ha sido el de equipamiento del hogar (con un 5,2%), muy ligado a la recuperación del sector inmobiliario. En este capítulo se encuadran muebles o electrodomésticos, cuyas ventas tocaron suelo en los últimos años de la crisis. Las ventas del equipo personal (ropa y calzado) también han subido con fuerza (3,3%).

En el otro lado se sitúan los establecimientos de alimentación, con un modesto avance del 0,6% (seis veces menos que la media). El menor crecimiento está influenciado por la caída de la población (en los últimos cuatro años hay 600.000 personas menos empadronadas) y por la tendencia deflacionista originada por el comercio, que utiliza los alimentos como producto reclamo con fuertes bajadas de precios. Ante la expectativa de que los precios sigan bajando, los consumidores compran menos a la espera de nuevos descensos de precios.

Especialmente llamativo es el caso de las gasolineras, donde las ventas han crecido un 6,2% anual. En ese incremento ha tenido un peso definitivo el desplome del precio del petróleo y su traslación a los surtidores de gasolina y gasóleo, ahora rozando o por debajo del euro por litro. El desplome de la cotización ha impulsado el consumo de los particulares y las importaciones de crudo a terceros países.

Manuel García-Izquierdo, presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), instó a los políticos a conformar un Ejecutivo lo antes posible para asegurar estabilidad política y social. “Tenemos por delante un reto mayor:lograr que 2016 sea el año de la reactivación definitiva del consumo y con ella, la del sector. Hemos demostrado ser un motor estratégico para la economía, que reacciona rápidamente a los cambios, pero necesitamos estabilidad política y social”.

El crecimiento de las ventas se ha transmitido al empleo, aunque no con la misma intensidad. La creación de puestos de trabajo subió un 1,1%, el ritmo más alto desde 2007, con fuertes diferencias:mientras que el empleo creció un 1,7% en las grandes superficies, el de las pequeñas cadenas bajó un 0,5%.