Ronda los 8.000 millones, con una caída del 9%

La cartera de pedidos de Abengoa resiste pese a su crisis

Torre de la planta solar de Abengoa.
Torre de la planta solar de Abengoa. Reuters

La cartera de pedidos de Abengoa está resistiendo los envites de la entrada en preconcurso de acreedores. La compañía tiene por el momento un listado de proyectos de ingeniería y construcción no atendidos que se sitúa en unos 8.000 millones, cifra que representa una reducción del 9% desde los 8.800 millones a septiembre.

Los resultados de Abengoa de la recta final del año se resentirán por la solicitud del preconcurso de acreedores del pasado 25 de noviembre. La facturación cayó cerca de un 4%, hasta los 4.873 millones de euros, en los nueve primeros meses del año, y este porcentaje se ampliará de forma notable a cierre del ejercicio, según indican fuentes conocedoras de la situación de la firma. El grupo que preside José Domínguez Abascal prevé agotar el plazo, que se extingue a finales de febrero, para informar de sus cuentas a la CNMV.

La buena noticia es que el otro gran indicador del negocio futuro revelará una fortaleza inesperada. La cartera de pedidos de ingeniería y construcción de Abengoa se situó a finales de diciembre entre los 7.900 y los 8.000 millones, según varias fuentes. La cifra supone una caída en el entorno del 9% respecto a los 8.786 millones computados a cierre del tercer trimestre, pero los analistas consultados ponen de relieve que la erosión ha sido mínima para lo que podía esperarse.

El importe de la cartera de pedidos en el área de negocio más crucial de Abengoa ha ido creciendo de manera gradual en los últimos años. En marzo de 2013 se situaba en 7.100 millones y en diciembre de 2014, en 8.000 millones.

ABENGOA B 0,00 2,13%
ABENGOA 0,01 1,61%

El mensaje adicional es que en el plan para que Abengoa siga a flote se mantiene casi intacto el segmento de ingeniería y construcción, uno de los más rentables para la compañía y el que supuso el 59% de los ingresos en los nueve primeros meses del año.

El margen sobre beneficio bruto de explotación (ebitda) de ingeniería fue del 20,9% entre enero y septiembre, frente al 2% del área de biocombustibles, de la que se propone desprenderse por unos 1.000 millones de euros. Los proyectos ligados al bioetanol están principalmente en Estados Unidos, donde ya cuentan con eventuales compradores, en Brasil y en Europa, incluyendo España.

El área dedicada a los biocombustibles supuso entre enero y septiembre del año pasado el 33% de los ingresos totales de Abengoa. Precisamente, este es el porcentaje que reducirá la empresa tras el redimensionamiento que contempla la hoja de ruta elaborada por Álvarez & Marsal y que deben recibir KPMG y los acreedores. Con todo, a última hora de ayer ni el asesor ni las propias entidades financieras tenían en su poder ese documento.

Los cerca de 8.000 millones de la cartera de proyectos deberían materializarse en unos ingresos de más de 4.500 millones si todo va bien en el presente ejercicio y en otros 3.500 a partir de 2017.

La mayor parte del importe se refiere al producto de máximo valor añadido para Abengoa: los denominados proyectos integrados. Estos suponen el diseño, la construcción y la gestión de infraestructuras para su explotación en régimen de concesión.

En ese cajón de sastre están las plantas termosolares, las de generación convencional, infraestructuras hidráulicas y también desaladoras y líneas de transmisión eléctrica. El margen sobre el ebitda se dispara en estos negocios hasta rozar el 70%.

El grupo de ingeniería, pese a las penurias financieras que le ha provocado la falta de liquidez, continúa siendo el socio de elección en numerosos proyectos. De su cartera de pedidos en ingeniería y construcción las regiones que concentran la mayor parte son Estados Unidos y Canadá (35%), Latinoamérica (21%), Brasil (17%), Europa (17% también), Asia (5%) y África (5%).

Los contratos de operación y mantenimiento de instalaciones suponían a cierre de septiembre unos ingresos para los próximos 25 años de alrededor de 5.200 millones de euros. Fuentes financieras tampoco esperan, al menos de entrada, un gran deterioro en esta fuente de ingresos futuros, que ha ido potenciando con fuerza desde el cierre del primer semestre de 2015. A cierre de junio del año pasado, los contratos de operación y mantenimiento sumaban menos de 3.000 millones de euros, según los documentos enviados por Abengoa a la CNMV.

 

La inyección de liquidez, la próxima semana

La dirección del grupo sevillano se reunió ayer con los sindicatos. Una cita a la que estaban convocados los representantes de los trabajadores para conocer el plan de viabilidad de la empresa elaborado por Álvarez & Marsal pero de la que salieron sin tener acceso a él.

Carlos Romero, secretario general de MCA-UGT, explicó que la dirección de Abengoa trasladó que la hoja de ruta presentada aboga por la viabilidad de la empresa, pero que “son las entidades financieras las que deben decir ahora si es el plan adecuado y si hay recursos suficientes para llevarlo adelante”.

El representante de UGT afirmó que ya se ha iniciado el pago de las nóminas correspondientes al mes de enero y que su abono “no está en cuestión”. Explicó además que Abengoa les trasladó que la inyección de liquidez que trata de cerrar con los bonistas de unos 165 millones irá destinada a “garantizar las nóminas de febrero y marzo”. Un crédito que se firmará previsiblemente la semana que viene, una vez que bonistas y entidades financieras alcancen un acuerdo sobre las garantías del mismo, dado que los fondos liderados por Houlihan Lokey han exigido a la banca compartir el aval de las acciones que tiene Abengoa en su filial Atlantica Yield.

La dirección de la compañía transmitió además a los sindicatos que la venta de activos afectará sobre todo al área internacional, siendo Brasil el país en el que tendrán una mayor intensidad, y que “en España no tiene demasiada repercusión”.

Por otra parte, la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme) lanzó ayer un mensaje de apoyo a Abengoa en el que “valora el enorme esfuerzo realizado por la compañía en su compromiso por sacar hacia adelante la empresa”.