La formación de Gobierno

Rajoy apoyará al PSOE en regiones y municipios si hay pacto nacional

Mariano Rajoy sigue quemando los cartuchos para tratar de conformar una alternativa a una gran candidatura de izquierdas entre Podemos y el PSOE. Su última propuesta, anunciada esta mañana en una entrevista en Telecinco, consiste en que estaría dispuesto a apoyar a los socialistas en aquellas autonomías y ayuntamientos en los que gobiernan junto a Podemos. “Esas formulas de entendimiento entre los dos grandes partidos darían estabilidad y permitirían poder gobernar”, precisó Rajoy, que a cambio reclamaría el apoyo de Sánchez para conformar una gran coalición de Gobierno junto a los socialistas y a Ciudadanos.

Mariano Rajoy: “Esas formulas de entendimiento entre los dos grandes partidos darían estabilidad y permitirían gobernar”

Una propuesta en línea con la que ofreció a Susana Díaz en los últimos comicios andaluces, celebrados el 22 de marzo. En aquella ocasión, el candidato popular Juan Manuel Moreno ofreció a Díaz su apoyo para garantizarle la estabilidad a cambio de que dejara gobernar a la lista más votada en los ayuntamientos. Una propuesta con la que buscaba recuperar el poder territorial perdido por los pactos entre PSOE, Ciudadanos y Podemos y que habían desalojado a los populares de muchos ayuntamientos en los que habían sido la formación más votada. De hecho, sus cálculos establecían que si llegaba a buen puerto la propuesta, recuperaría cinco o seis grandes capitales de provincia. Finalmente, Díaz no entró al trapo y buscó el apoyo de Ciudadanos para volver a gobernar en Andalucía.

El recorrido de la propuesta presentada ayer parece más largo y estará condicionado a dos factores: a cómo evolucionen las conversaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para la formación de una alternativa de izquierdas y a cómo transcurra la ronda de conversaciones que mantendrá Sánchez con los barones socialistas ante de la celebración del Comité Federal, previsto para este sábado. Algunos de los dirigentes autonómicos reaccionaron con rapidez ante la propuesta de Rajoy. Fue el caso del presidente valenciano, Ximo Puig, que el jueves se reúne con Pedro Sánchez y al que le transmitirá su oposición a la constitución de un gobierno de coalición en España. “No es bueno para España un Gobierno de gran coalición PSOE-PP porque el partido de Mariano Rajoy no está en condiciones de gobernar España por la corrupción que arrastra”, precisó Puig, quién dijo que asiste a la reunión para “escuchar”.

Pedro Sánchez: “No hay argumento para apoyar al partido de la corrupción. Debe pasar a la oposición para regenerar la vida democrática”

La posición de los socialistas está muy dividida. Frente a aquellos que rechazan el pacto con el PP, también hay otros barones y algunos dirigentes históricos que apuestan por la negociación con los populares frente al chantaje de Podemos. Uno de los dirigentes que más se ha manifestado contra la negociación con Pablo Iglesias ha sido el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, que gobierna con los votos de Podemos. Esa misma formación fue la que meses después votó, junto al resto de la oposición, en contra de los Presupuestos. Esos bandazos y las pretensiones de obtener cargos en una futura coalición son los que han sublevado a dirigentes históricos como Alfredo Pérez Rubalcaba o Felipe González, que claman por un gran pacto nacional. Este último, según reveló Telecinco, mostró en una reunión con embajadores de países de la UE su rechazo a un acuerdo con Podemos, ya que considera que la formación morada no quiere un gobierno con los socialistas y que su estrategia pasa por forzar otros comicios para “fagocitar” al PSOE.

Ximo Puig: “No es bueno para España un Gobierno de gran coalición PSOE-PP”

Ni la propuesta de Rajoy ni las declaraciones de González sacaron a los socialistas del discurso oficial, que pasa por tratar en primer lugar de alcanzar un pacto de izquierdas, siempre con límites. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, volvió a dar un “no rotundo” este miércoles al presidente del Gobierno en funciones para su investidura y explicó que tratará de liderar una alternativa, tendiendo la mano “a izquierda y derecha”, si así se le pide. En declaraciones a los periodistas en el Senado, Sánchez insistió en que “millones de españoles” quieren que el PP “deje de ser gobierno”, para poner fin a la corrupción que tanta vergüenza está causando. “El hedor empieza a ser insoportable”, ha dicho. Sánchez negó así el apoyo del PSOE a la investidura de Rajoy y rechazó también la propuesta de “entendimiento” que le ha hecho el jefe del Ejecutivo en funciones. “Desde aquí le digo no, un no rotundo. Con los gobiernos autonómicos y los municipales no se juega”, afirmó para después avisar a Rajoy de que su “desesperación” no puede “llevar también a la instrumentalización” de las instituciones.

También fue rotundo al expresar su rechazo a Felipe González. “No hay ningún argumento para que su partido apoye por activa o por pasiva un Gobierno del PP, porque es el partido de la Gürtel y de la corrupción y debe pasar a la oposición para regenerar la vida democrática”.