Las aerolíneas le imputan un alza del 255% desde 2005

Aena defiende sus tarifas ante el ataque de cinco grandes clientes

Vista del aeropuerto de Barajas desde el interior de la T4.   P. Monge
Vista del aeropuerto de Barajas desde el interior de la T4. / P. Monge

Aena ha recibido con cierta sorpresa una nueva andanada de algunos de sus principales clientes, concretamente de los cinco mayores grupos europeos de aerolíneas, agrupados en la nueva asociación Airlines for Europe (A4E). El colectivo lanzó la semana pasada una dura queja, en vísperas del debate sobre la estrategia de aviación en la UE, por el ascenso de las tarifas para operar en el continente.

La tabla de incrementos es liderada por España, cuyo operador público habría subido la carga media por pasajero que cobra a las compañías aéreas desde los 5,67 euros de 2005 a los 20,11 euros de 2014. El alza del 255% supera con mucho a subidas tarifarias como la de Italia, segunda del ranking con un 141%, Reino Unido, donde las tarifas por pasajero se han elevado un 120% en los diez ejercicios analizados, o el 13% en que se han incrementado en Francia.

Las cinco grandes reunidas en A4E –IAG, Lufthansa, Air France KLM, Easyjet y Ryanair– ya venían alzando la voz contra la política tarifaria en Europa, pero fuentes de Aena aseguran que no ha habido un contacto con el operador antes de lanzar el informe, firmado por la consultora Aviation Economics, para tratar de influir en Bruselas. “Es verdad que el contacto con los cinco grupos es muy habitual, pero nadie ha discutido con nosotros el informe”, explican fuentes de Aena.

La carga media por pasajero en los grandes aeropuertos españoles ha pasado de los 5,67 euros de 2004 a los 20,11 euros en 2014, según las aerolíneas

Desde la compañía que preside José Manuel Vargas se estima que el ataque a Aena es injustificado por cuanto la tarifa media que pagaban las aerolíneas en los aeropuertos españoles en 2005 (5,67 euros) era la más barata de Europa y estaba muy por debajo de la media de 19,28 euros que marcaban entonces los 21 mayores aeropuertos europeos, repartidos en 13 países. Una situación que seguía dándose al cierre de 2014. El precio medio español por pasajero es de 20,11 euros, sólo mejorado por las tarifas francesas (17,92 euros de media) y muy por debajo de la media europea de 34,63 euros.

Otro elemento resaltado por el mayor operador aeroportuario del mundo es la decisión del Gobierno español de establecer un marco tarifario estable, a través del DORA, en el que no se permiten nuevas subidas en los diez próximos años.

Para este 2016 Aena procederá a ejecutar una rebaja tarifaria del 1,9% –movida por la CNMC– y mantendrá las bonificaciones, muchas de ellas instauradas para incentivar el crecimiento de producción y el nuevo tráfico.

España cuenta con tres aeropuertos en el top 21 europeo, analizado por A4E: Madrid-Barajas (quinta posición por pasajeros); Barcelona-El Prat (noveno) y Palma de Mallorca (decimocuarto).

 

Tres subidas en diez años en Barajas y El Prat

Aena aprecia cierto ventajismo en los datos aportados por las grandes aerolíneas europeas para cargar contra los operadores aeroportuarios. “La tabla [al señalar los costes tarifarios en España] se centra únicamente en tres de los 47 aeropuertos gestionados por Aena: Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca, recogiendo el importe solo de las tarifas por pasajero pagadas por las aerolíneas miembros de la asociación A4E”. La gestora de los aeropuertos españoles, que cosecha en el cobro de tarifas el 70% de su cifra de negocio, explica que las de pasajeros son solo una parte de las tarifas de Aena.

La entidad cotizada en Bolsa y controlada por el Estado recuerda que durante el periodo 2000-2010 las tarifas permanecieron congeladas en España o se actualizaron en línea con la inflación registrada. Ya en 2012 y 2013, “las tarifas subieron para compatibilizar su cuantía con el enorme esfuerzo de inversión realizado, que ha permitido incrementar la capacidad de nuestros aeropuertos y mejorar la calidad de sus servicios”.

El encarecimiento, con Ana Pastor ya al frente de Fomento, se centró fundamentalmente en los aeropuertos de Madrid y Barcelona, “si bien a nivel global de la red, las tarifas se incrementaron un 18,9% de media en 2012. En 2013 subieron un 8,5%, en 2014 únicamente aumentaron en un 0,9%, se han congelado para 2015 y bajarán un 1,9% desde el 1 de marzo de 2016”, argumentan fuentes de Aena.

La empresa destaca su competitividad al encontrarse en la banda baja de precios de los aeropuertos europeos. “Entre los hubs somos, con diferencia, el operador más eficiente y de menor coste de toda Europa”.

Con las grandes inversiones ya desembolsadas, la red de Aena tiene capacidad para crecer en pasajeros sin apenas tocar tarifas.