Roberto L. Ruiz-Scholtes, director de Estrategia de UBS España

“Los inversores extranjeros creen que al final habrá gran coalición”

Roberto L. Ruiz-Scholtes, director de Estrategia de UBS en España
Roberto L. Ruiz-Scholtes, director de Estrategia de UBS en España

Convencido de que el rebote iba a llegar justo unos días antes de la subida de las Bolsas –el Ibex ha recuperado un 2,1% en la semana–, Roberto L. Ruiz-Sholtes, economista y director de Estrategia de UBS en España, es optimista con la renta variable para el presente ejercicio. El experto asegura que los grandes inversores extranjeros confían en una acuerdo de gobierno para España con una coalición amplia, pero al tiempo advierte de que la economía todavía ha de afrontar muchos desafíos. Prefiere, por lo tanto, las acciones italianas o alemanas a las españolas.

Pregunta. ¿Los inversores extranjeros están preocupados por la incertidumbre política en España?

Respuesta. Los grandes inversores de fuera de España siguen pensando que en el último momento va a haber una coalición amplia. No ven que haya una parálisis política, solo miran la cifra de crecimiento, una de las más robustas de la Unión Europea, y consideran que esta inercia se puede mantener aunque no haya gobierno. Tampoco son conscientes de la delicada situación fiscal, tanto coyuntural como estructuralmente.

P. ¿Un análisis fino revela entonces que la recuperación corre peligro?

R. En 2015, el crecimiento superó el 3% con todo a favor y el déficit subyacente –teniendo en cuenta que se ha sacado dinero del fondo de reserva de la Seguridad Social– rondó el 5,5% del PIB. Además, nuestro potencial de crecimiento de medio plazo ha ido descendiendo hasta el entorno del 1,6%. Cualquier inestabilidad externa o una pérdida de confianza por circunstancias nacionales que nos haga descender a tasas inferiores al 2% provocaría un aumento del déficit.Son necesarias más reformas.

P. ¿Y van a ser posibles?

R. La inercia del crecimiento permitiría realizar algunas reformas sin riesgo de recesión, pero la parálisis política puede hacer que no se ejecuten.

P. ¿La prima de riesgo se resentirá?

R. Hay que tener en cuenta que el BCE comprará este año una vez y media la deuda neta que tiene que vender el Tesoro. Y España será el país de la zona euro con mayor déficit público en 2016. Esto pone un límite muy claro hasta dónde se pueden ensanchar los diferenciales.

P. ¿La situación en Cataluña está pesando de alguna manera?

R. En absoluto. No consideran viable la eventual independencia de Cataluña y no la están poniendo en precio.

P. ¿Qué va a ocurrir en la Bolsa española a lo largo de 2016?

R. El problema son los beneficios. Estamos a más de un 50% de los máximos históricos [en noviembre de 2007, el Ibex rondaba los 16.000 puntos], porque los beneficios han caído más de un 40% desde entonces. En cuanto a PER [número de veces que el beneficio por acción está incluido en el precio de esa acción], estamos en 15,9 y la zona euro está en 14,9. Tenemos además el marchamo de ser un mercado muy expuesto a Latinoamérica. El riesgo político y esa vinculación con los mercados emergentes pueden hacer que la Bolsa española se quede un poco atrás en el rebote.

P. ¿Hay alguna ganga específica en el mercado español?

R. Existen buenas oportunidades, por supuesto. Hay recorridos importantes en telecomunicaciones, con compañías como Telefónica o Euskaltel; también hay potencial en algunas constructoras y algunas eléctricas. Eso sí, también hay valores muy atractivos en otros mercados y con menos riesgos.

P. ¿Cuál será Bolsa europea más rentable este año?

R. Consideramos que la italiana puede repetir. Su economía se está acelerando frente a la española, que se está moderando. Además, la valoración nos parece atractiva, cotiza con un pequeño descuento frente a la Bolsa nacional.

P. ¿Qué sectores y compañías permitirán sacar partido del rebote?

R. Hay multitud de oportunidades en el sector de materias primas y en compañías exportadoras. En este sentido, creemos que Alemania será el segundo mejor entre los grandes mercados. Por sectores, preferimos las petroleras a las mineras. Y en cuanto a exportadoras, seguimos prefiriendo tecnológicas. En este ámbito, en Europa nos gusta SAP.

P. ¿Cuál es la receta para formar una cartera en la actual coyuntura?

R. Si nuestro análisis es correcto y no hay recesión mundial y los beneficios empresariales suben un 9% en Estados Unidos y un 12% en la zona euro, la rentabilidad que calculamos para los índices es elevada, claramente por encima del 10%. Por eso preferimos la renta variable de la zona euro y de Japón y los bonos corporativos dentro de la renta fija.

“Vemos el petróleo en 60 dólares a un año”

El experto de UBS considera que China no se va a hundir en recesión, que no va a arrastrar al resto del mundo y prevé que el petróleo rebote en los próximos meses. Considera que el crecimiento del gigante asiático no es el problema. “Nuestros economistas nos dan una señal muy clara de que la desaceleración es inexorable, pero será gradual y ordenada”, sentencia.

Roberto L. Ruiz-Scholtes explica que el verdadero problema está en las materias primas. La preocupación en el corto plazo no es el impacto sobre las grandes petroleras o sobre los países productores, sino el crédito. La subida de los diferenciales que se ha producido en las empresas del sector en high yield se ha contagiado al resto de los sectores.

“Hemos visto un ensanchamiento de diferenciales que supone por el momento un moderado pero preocupante deterioro de condiciones crediticias. Este elemento es clave”, afirma el director de Estrategia para España de UBS. “Para los mercados, aunque se han movido muy histéricamente tras la volatilidad extrema de China, el elemento crucial para dar la vuelta a las Bolsas es el petróleo, no el gigante asiático”, agrega.

“Nuestra previsión es que el precio del crudo termine el año doblando el precio actual, a unos 60 dólares. Creemos que oferta y demanda se encontrarán alrededor del verano. Los inventarios empezarán a corregirse y el precio debería tender a su rango de equilibrio de entre 60 a 70 dólares el barril”, prevé.