Valor a examen

Repsol, objetivo: pagar el dividendo

Vista del Campus Repsol, en Madrid.
Vista del Campus Repsol, en Madrid. EFE

No perder el rating y mantener la retribución al accionista. Estas son las dos prioridades que tiene la petrolera española en un arranque de año en el que la estrepitosa caída del precio del petróleo le está poniendo las cosas muy difíciles a la dirección de la compañía. En octubre del pasado año Repsol presentaba un plan estratégico que ya en su momento fue calificado de ambicioso por los expertos. Tres meses después, el precio del crudo ha caído por debajo de los 30 dólares por barril lejos de los 50 dólares que manejaba la compañía a la hora de preparar este plan.

“En el escenario planteado en el plan, la compañía lograba generar un FCF (flujo de caja libre) de 10.000 millones de euros a lo largo del período, si atendiéndonos a las reglas de sensibilidad, una caída del precio del crudo en 20 dólares (desde 50 dólares a 30 dólares) supone un deterioro de FCF de 6.000 millones de euros pero ello hay que ajustarlo por las bondades derivadas en el margen del refino”, explica Sonia Ruiz de Garibay, analista de Beka Finance en un informe reciente sobre la petrolera.

La experta cree que considerando que la petrolera tiene dos prioridades, tiene varias opciones para realizar ajustes adicionales al plan y cuyos cambios podrían, según fuentes de mercado, anunciarse el próximo miércoles, día en el que la petrolera celebra consejo. Llevar a cabo una reducción adicional de costes, profundizar algo más en las sinergias post Talisman, reducir el capex, en exploración fundamentalmente y reforzar el objetivo de desinversiones son, según los expertos, las opciones que tienen para llevar a cabo los ajustes.

Sonia Ruiz de Garibay, de Beka Finance, apuesta por la última opción para poder mantener los dos objetivos: rating y dividendo. “La integración de Talisman ha dado lugar a una amplia cartera de activos donde las posibilidades en materia de gestión de activos son amplias tal y como hemos visto recientemente en Canadá, Noruega, EEUU o Alaska. En este entorno la posibilidad de venta parcial de Gas Natural puede volver a estar sobre la mesa dado que se trata de un activo muy líquido. No obstante, si la compañía desea mantener el rating, no hay que olvidar que la presencia en el 30% en el capital de Gas Natural es un aspecto positivo para su calificación crediticia por la aportación de su negocio regulado y recurrente”, añade Beka Finance.

El dividendo es uno de los puntos más atractivos con los que cuenta el valor -la previsión es la de pagar un euro este año-. “No pueden recortar o eliminar el dividendo. Se le irían los accionistas”, explican fuentes de mercado. Y es que la entidad cuyos mayores propietarios son Caixabank, con el 12% y Sacyr el 9%, ofrece una atractiva rentabilidad por dividendo de más del 10%. Aun así, algunos expertos explican que la eliminación del dividendo apenas alcanzaría los 200 millones de euros teniendo en cuenta que en la actualidad, la petrolera emplea la fórmula del scrip dividend y la mayor parte de los accionistas opta por recibir más acciones (65,% prefirieron las acciones en el último scrip).

Sara Herrando, analista de Norbolsa, explica que, en este contexto, Repsol cuenta con la desventaja de sus mayores niveles actuales de deuda respecto al sector (debido a su reciente compra de Talisman). Sin embargo, la experta destaca entre los puntos positivos “su atractiva área de downstream (refino y marketing) que le permite conseguir elevados márgenes en este negocio”.

Las acciones de Repsol, que caen un 49% desde que los máximos anuales de 2015 en 17,2 euros, ofrecen un importante potencial del 40% respecto al precio objetivo de consenso de Bloomberg. Este potencial alcista medio se ha visto reducido en los últimos días ya que las casas de análisis están revisando números debido a las fuertes caídas del precio del petróleo. En la última semana, más de 11 firmas de análisis han recortado el precio objetivo para Repsol. La última en hacerlo ha sido Bernstein que ha pasado de tener un objetivo de 19 euros a 13 euros a doce meses En cuánto a las recomendaciones, el 31,6% de las 40 firmas de análisis que siguen el valor aconseja comprar al tiempo que el 57,9% cree que es momento de mantener y sólo el 10% tiene al valor en vender.

 

Las claves

POTENCIAL ALCISTA Pese a que en las últimas semanas, numerosas casas de análisis han recortado significativamente sus precios objetivos para Repsol, la petrolera sigue ofreciendo un elevado potencial de revalorización del 40%. El consenso de analistas de Bloomberg tiene un precio objetivo a 12 meses de 12,34 euros frente al entorno de los 8,5 euros a los que cotiza actualmente.

DIVIDENDO DE EURO Este es uno de los puntos atractivos de la petrolera. Actualmente, la rentabilidad por dividendo supera el 10%. Tras cerrar el último scrip dividend que ha supuesto el pago de 0,466 euros por acción para los que hayan optado por cobrar, el próximo 13 de junio la compañía repartirá previsiblemente medio euro bruto por acción.

VALOR DEFENSIVO Pese a que el entorno actual no es nada favorable para el sector en su conjunto, Repsol es una de las opciones más defensivas para el que quiera estar invertido en petroleras, según la firma de valores Beka Finance.