Traslada al Rey su hoja de ruta

Iglesias propone un Gobierno con el PSOE y con él de vicepresidente

La formación morada toma la ofensiva y abre el ciclo de negociaciones con los socialistas

La celebración de un referéndum en Cataluña ya no es una condición para alcanzar un pacto

Felipe VI recibe a Pablo Iglesias en la Zarzuela Atlas

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha dicho hoy que “España no tiene por qué esperar a Rajoy”, después de la oferta de gobierno de coalición que ha hecho la formación morada al PSOE e IU y de que el candidato del PP haya declinado por ahora optar a la investidura.

“Es algo que tendrá que aclarar el candidato del PP, desde luego hoy ha dado un paso atrás después de que hayamos hecho una propuesta que efectivamente puede ser mayoritaria en el Parlamento, y que puede reunir más consensos de los que ahora tiene el candidato del PP”, ha explicado Iglesias, tras participar en una asamblea de Podemos en Toledo.

La hoja de ruta planteada por Podemos requiere de los votos del PNV y de la abstención de ERC y Democràcia i Llibertat

Mariano Rajoy ha anunciado que mantiene su candidatura a la Presidencia del Gobierno, pero que en este momento no tiene los votos suficientes, y que hay una propuesta, ha dicho, que “contaría con muchos más votos a favor” que la suya y “sobre todo muchos menos votos en contra”.

El presidente en funciones se refería a la oferta que ha hecho Iglesias de conformar con PSOE e IU un Gobierno de cambio, con Pedro Sánchez como presidente y él como vicepresidente.

“Esto es lo que había que hacer, es lo que está pidiendo la ciudadanía española, dar un paso adelante. España no tiene por qué esperar a Rajoy, España no tiene por qué esperar a que siga este Gobierno interino que nos ha llevado al desastre”, ha indicado el secretario general de Podemos.

Y ha añadido: “Hemos demostrado hoy nuestra voluntad de que las cosas puedan cambiar y estamos comprometidos con un Gobierno que atienda la situación de emergencia social”. EFE

 

 

 

 

 

Estamos aquí para gobernar". El líder de Podemos, Pablo Iglesias, trasladó hoy al rey Felipe VI su intención de formar un Gobierno de coalición junto con PSOE e IU. Este hipotético ejecutivo tendría una composición "proporcional" al resultado electoral e Iglesias ocuparía el cargo de vicepresidente. El jefe del Ejecutivo sería el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Iglesias toma la ofensiva y abre así de forma oficial el ciclo de negociaciones con los socialistas. Podemos también reclama que el ministerio responsable de las Administraciones Públicas sea ocupado por un representante de En Comú Podem, la variante catalana del partido y que ganó las elecciones en Cataluña. Durante la rueda de prensa posterior al encuentro con el monarca, Iglesias señaló que le gustaría que hubiera un Ministerio de la Plurinacionalidad.

El partido pretende acordar un programa de Gobierno que ponga en marcha de forma inmediata leyes de emergencia social para evitar los desahucios y establecer ayudas para los parados sin prestación. También aboga por iniciar un cambio constitucional que "blinde la justicia social", reforme la Justicia y la ley electoral. Iglesias también defiendió que la Carta Magna reconozca la "plurinacionalidad" de España y establezca formas de encaje de Cataluña. Todos estos cambios requerirían del apoyo del Partido Popular, que cuenta con mayoría absoluta en el Senado.

Podemos defiende la celebración de un referéndum, sin embargo, Iglesias señaló que no se marca líneas rojas. El líder de la formación morada aseguró que el rey Felipe VI ha sido la primera persona en conocer sus intenciones. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, también se reunirá hoy con el monarca y responderá a la propuesta de Podemos.

PSOE, Podemos e Izquierda Unida suman 161 escaños. La formación de un Gobierno de izquierdas tendría la oposición de PP y Ciudadanos, que cuentan con 163 diputados. Así, para que Sánchez sea presidente precisa de los votos favorables y de la abstención de otras formaciones. Ferraz plantea la opción de lograr el apoyo explícito de los seis diputados del PNV. Con esta ecuación, bastaría la abstención de ERC y Democràcia i Llibertat para ganar la investidura. En cualquier caso, la gobernabilidad sería complicada, teniendo en cuenta que el PNV es un partido conservador y alejado de Podemos en materia económica.

El pacto entre PSOE y Podemos tiene detractores dentro de las propias filas socialistas. El histórico dirigente Alfonso Guerra se muestra reacio a un Gobierno de este tipo y en un artículo en la revista Tiempo señala que solo ve como probables dos alteranativas: un Gobierno del PP en minoría, que exigiría que el PSOE se abstuviera en la investidura, o la repetición de elecciones.