Exige que quite los obstáculos a su desarrollo

Competencia pide a Fomento que permita a Uber operar en España

Competencia pide a Fomento que permita a Uber operar en España

Buenas noticias para Uber en España. La CNMC ha pedido hoy al Ministerio de Fomento y al Consejo de Ministros que anule varios artículos incorporados al real decreto de 20 de noviembre de 2015 que modificaba el reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, por incorporar numerosas restricciones a la competencia. Restricciones que impiden de facto que empresas como Uber presten su servicio en España.

En concreto, considera injustificada la obligación impuesta por Fomento de que los vehículos circulen con pasajeros sin contrato de arrendamiento u ofrezcan sus servicios circulando en vías públicas en busca de clientes. “Estos impedimentos a la libre competencia son especialmente gravosos en el momento actual de innovación acelerada en el sector, que se vería frenada por la norma. Por lo tanto, deben ser eliminadas del marco normativo”, aseguró la CNMC.

El órgano regulador pide en concreto que se levante el límite de autorizaciones para este tipo de servicios que introduce la norma, que ahora solo permite una licencia VTC (alquiler de vehículos con conductor) por cada 30 licencias de taxi. “Dicha restricción limita de forma sustancial la entrada en el mercado de transporte urbano de viajeros. Impide que los taxis y los VTC compitan entre sí y que los consumidores puedan beneficiarse de una mayor disponibilidad de vehículos, un menor tiempo de espera y una mayor competencia en precios, calidad e innovación”, subrayó en una nota la CNMC.

Restricciones injustificadas

Uber suspendió a finales de 2014 su servicio online de transporte de viajeros en España tras la prohibición cautelar de un tribunal madrileño de dar sus servicios en el país, pero a final de 2015 anunció su intención de volver, bajo la modalidad VTC, pero la compañía criticó que el escaso número de licencias que se otorgan impedía competir.

La CNMC también rechaza que empresas como Cabify y otros actores solo puedan operar en la comunidad autónoma en la que se encuentre domiciliada la autorización (el real decreto incorpora un límite máximo de servicios que podrán realizarse en un territorio español distinto al de la autorización). Y reclama que se elimine la obligación de que para operar en este mercado haya que tener un mínimo de siete vehículos, así como otros requisitos técnicos y de antigüedad (diez años) del coche, que “son injustificados”.

La CNMC advirtió que impugnará la norma ante los tribunales, por la vía contencioso-administrativa si el Ejecutivo no levanta las restricciones, que “son claramente perjudiciales para la sociedad”.

La asociación Sharing España, que integra a más de 30 compañías vinculadas a la economía colaborativa dentro de la patronal de las empresas digitales Adigital, aplaudió ayer que la CNMC haya dado este paso para que se “eliminen las barreras de entrada y se estimule la competencia en el ámbito de la movilidad”.

Juan Ignacio García-Braschi, director general de Cabify España, cree que el real decreto “trajo algunos avances positivos, pero también provocó algunos retrocesos, como establecer la flota mínima de los siete vehículos por transportista, porque ello saca del mercado a muchos autónomos, o exigir que los vehículos deban tener cierta potencia o longitud”. García-Braschi aseguró a CincoDías que Cabify está a favor de cualquier iniciativa que ayude a la liberalización del sector, pero siempre que no causen un gran perjuicio al sector del taxi y que provoque su levantamiento”. Uber y Cabify han sufrido durante el último año las críticas y las denuncias del gremio de los taxis.

Por su parte, un portavoz de Uber señaló que el requerimiento de la CNMC "reconoce los beneficios que la aparición de nuevas alternativas de movilidad pueden ofrecer a nuestro país. Estas alternativas favorecen, no sólo una mayor libertad de elección para el ciudadano, sino también una gran oportunidad de creación de empleo. Asimismo, existe una oportunidad de desarrollar ciudades más sostenibles con alternativas reales al vehículo privado que contribuyan a reducir los niveles de congestión y contaminación.”