¿Son las empresas estadounidenses el blanco de la UE?