Editorial

El turismo necesita reglas de juego claras

La semana más importante del año para la industria turística española –la que acoge la Feria Internacional del Turismo (Fitur)– arranca precedida de una lluvia de cifras récord para el sector. El turismo llega a esta nueva edición de Fitur tras haber cerrado un ejercicio 2015 que ha traído a España 68 millones de visitantes extranjeros, una cifra que supone un 5,8% del turismo mundial y un incremento del 4,6% respecto al año anterior. A ello hay que sumar también la importante recuperación –a tasas del 5% en todos los indicadores– del consumo y el turismo nacional. Como se recordaba ayer desde la Organización Mundial de Turismo (OMT), la buena salud de España como potencia en este mercado no se explica solo por factores geopolíticos –el trasvase de viajeros que nuestro país ha recibido como consecuencia de la crisis de los destinos del norte de África– sino también por el fuerte y destacado esfuerzo del sector privado para ampliar la variedad y calidad de la oferta, así como por una política económica que ha favorecido el crecimiento. Las previsiones que se manejan para este año vuelven a ser optimistas, como corresponde a una coyuntura que conjuga un petróleo en mínimos históricos –un factor clave, especialmente para las empresas de transporte– una economía y consumo que se recupera y el mantenimiento de la inestabilidad en los destinos competidores del sur del Mediterráneo.

La bonanza que reflejan estos datos se ha trasladado ya a los resultados de las empresas del sector –así lo reconocía la semana pasada la patronal Exceltur– y lo ha hecho también al mercado laboral, aunque con una elevada tasa de temporalidad que es histórica en el sector y se ve agravada por el tono de una economía recién salida de una crisis. Uno de cada siete puestos de trabajo creados el año pasado en España procede del sector turístico. Y las perspectivas que maneja la industria para este ejercicio permiten augurar que seguirá siendo así si España mantiene una política económica que continúe apostando por las reformas que han propiciado la recuperación.

Desde Hotusa, que ayer organizó unas jornadas en la que participó el ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria, se ha vuelto a urgir a la formación del nuevo Gobierno cuanto antes y a un programa político con “reglas claras de juego” que fomenten la inversión y potencien tanto el flujo de visitantes extranjeros como la consolidación de la demanda interna. La petición de estabilidad institucional es ya un grito generalizado en el sector privado en nuestro país, que sabe por experiencia que no hay peor enemigo de la prosperidad que la incertidumbre. La industria del turismo llega a Fitur con los deberes bien hechos y reclama, con toda razón, que los poderes públicos hagan los suyos.