Crisis del oro negro

Cómo sacar partido de la guerra del crudo barato

Los futuros y los CFD permiten obtener rentabilidad cuando se desploma un activo

Algunas industrias tendrán importantes ahorros de costos con el crudo barato

Productos para invertir en petróleo
Productos para invertir en petróleo

El petróleo es el activo que más interés genera en todo el mundo. Más que el oro. Más incluso que Apple. La cotización del crudo preocupa a los países productores y a los que tienen déficit energético. También a las petroleras, que movilizan miles de millones de dólares para inversiones o las paralizan ante caídas de los precios. La mayoría de las industrias del planeta depende de su cotización. Y, por su puesto, los inversores siguen su evolución al minuto.

El desplome del precio del barril ha pillado a muchos actores con el pie cambiado y está provocando movimientos geopolíticos de gran calado. Pero también ha habido unos pocos que han sabido sacarle partido. Un buen ejemplo es la firma estadounidense Egerton Capital, que ganó el año pasado más de 1.500 millones de dólares (libres de comisiones) apostando que el petróleo seguiría cayendo durante todo el año.

El inversor particular debe ser consciente de que el petróleo a 28 dólares dibuja un panorama completamente distinto al petróleo a 115 dólares como había en 2014.

Hay diferentes alternativas para sacar partido a este nuevo escenario, desde utilizar instrumentos financieros como los warrants o los CFD para apostar por nuevas caídas, hasta invertir en fondos cotizados que replican desde la evolución del precio del crudo hasta los índices de referencia en la industria. Las opciones son múltiples, incluida la opción de acudir a gestores de fondos que han lidiado bien con este escenario.

1- WARRANTS Y TURBOS.  Producto cotizado más extendido

Los warrants, turbos y otros productos cotizados similares son alternativas de inversión para todos los públicos que requieren de unos conocimientos financieros mínimos y claridad de cada inversor para delimitar sus expectativas de rentabilidad, los riesgos que asume sobre la posible perdida total o parcial del capital comprometido y los costes en los que incurre al comprar y vender”, explica Alejandro Serrano, responsable de productos cotizados de BNPParibas.

El experto advierte que estos productos van dirigidos a inversores que estén dispuestos a hacer seguimiento diario de su cartera porque entre otras cosas y, en algunos casos la vida del producto va ligada a que su precio toque o no determinados límites. El warrant es el producto cotizado más extendido. Otorga el derecho pero no la obligación mediante el pago de un precio, de comprar (warrant tipo call) o de vender (warrant tipo put) un activo (subyacente) a un precio prefijado en una fecha determinada. Además, existen los turbos que permiten posicionarse al alza, a través del turbo call y a la baja, con el turbo put sobre el activo seleccionado.

La principal característica de este producto es la existencia de un nivel llamado barrera, que viene desde el momento de la emisión del turbo. En caso de que esta barrera sea alcanzada por la cotización del activo -si el precio cae demasiado en los turbos call o si sube demasiado en los put- provocaría la desactivación con lo que perderíamos la cantidad invertida si no huibiesemos desecho nuestra posicion. Actualmente, BNPParibas tiene varios productos de este tipo para sacar partido de la caída del crudo:

2 - CFDs. Solo para inversores cualificados

Los contratos por diferencia (CFDs) son un instrumento de inversión derivado, que está referenciado al precio de otro activo, denominado “subyacente”. Entre la multitud de subyacentes sobre los que se emiten estos contratos figura el petróleo. Al igual que en el caso de los futuros, la pérdida puede superar el capital inicialmente desembolsado, por lo que el riesgo es elevado, advierten los expertos. Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, asegura que existen CFDs sobre el crudo Brent, el West Texas y compañías petroleras.

3- FUTUROS. Inversión con gran apalancamiento

Permiten beneficiarse tanto de subidas como de caídas en los precios del petróleo, según tomemos una posición alcista o bajista. Se emiten sobre diferentes tipos de crudo, siendo los más negociados los que tiene como subyacente el Brent y el West Texas. Para su negociación es necesario depositar una garantía, que es muy inferior al valor nominal de los contratos que se negocian, por lo que tienen un elevado apalancamiento, pudiendo conllevar pérdidas superiores al capital desembolsado.

4- ETF. Gran variedad de productos

Los fondos de inversión cotizados o ETFs son productos que replican la evolución de un índice o de activo y a través de ellos se pueden invertir en petróleo. Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, llama la atención sobre dos productos concretos. Por un lado, el US Oil Fund, que cotiza en EEUU y replíca la evolución del petróleo West Texas, permitiendo beneficiarse de alzas en el precio y, por otro lado, la experta señala que hay otros ETFs que, precisamente permiten sacar partido de las caídas y en este sentido destaca el US Short Oil Fund que replica de forma inversa la evolución del precio del crudo. Los ETFs inversos y los apalancados funcionan de manera distinta de los sencillos. Javier Urones, analista de XTB, explica que “este tipo de producto carece de la liquidez que exhiben los anteriormente mencionados incrementando, por tanto, la horquilla entre precio de compra y de venta y aumentado los costes de la operativa”.

5- CERTIFICADOS. A la espera de que el crudo suba

Todos los productos enumerados anteriormente sirven tanto para posicionarse al alza como a la baja de la tendencia del petróleo. Sin embargo, el certificado es un producto que unicamente permite apostar or una subida del crudo. Victoria Torre, de Self Bank, explica que es un producto cotizado en Bolsa que replíca la variación del precio del futuro sobre el petróleo Brent, aislándolo de la evolución del dólar. No tiene apalancamiento, por lo que el riesgo es menor que en otros productos”. Su contratación en el mercado es tan sencilla como la compra de una acción. La ausencia de fecha de vencimiento permite llevar a cabo estrategias de inversión a largo plazo, si bien su facilidad de negociación y reducidos costes permiten operar en el corto plazo.