El mercado genera más de 560 millones de euros

Las chuches en España son cosa de unos pocos

Ositos Haribo.
Ositos Haribo.

En el recuerdo de la infancia de muchos perdura la costumbre ir a la tienda del barrio, con la pequeña paga de los domingos a comprar golosinas. Una costumbre que hoy todavía guardan muchos niños, ajenos a que se trata de un mercado en manos de unos pocos. En concreto, según un estudio de la consultora DBK, el 67,7% de las chucherías está en mano de 10 empresas.

Sin embargo, esta concentración es aún mayor si se acude a los datos de otra consultora, IRI. Según los datos con los que cuenta esta compañía, apenas cinco actores, incluyendo la marca blanca, superan el 80% del mercado en categorías como los caramelos blandos (nubes, regalices, etc.) o los chicles.

Por tamaño, la primera categoría por volumen es el de los chicles. En total, entre septiembre de 2014 y el mismo mes de 2015, la venta de las gomas de mascar alcanzó los 124 millones de euros. Este fue el único segmento que decreció en este periodo, con una caída del 2,23%.

Un sector de más de 500 millones de euros

El mercado de golosinas en España alcanzó en 2015 los 565 millones de euros, según datos de la consultora DBK. Esta cifra supone una mejora del 0,9% respecto al año anterior, cuando el sector cedió un 2,6%. El estudio señala que la mejora del consumo y las campañas publicitarias han sido clave para el impulso del negocio. Estas buenas perspectivas económicas llevan a DBK a predecir crecimientos entre el 2% y el 3% para los dos próximos años, con el fin de alcanzar los 590 millones en 2017.

El estudio destaca que pese a que hay unas 60 empresas en el sector, la mayoría de ellas son pequeñas sociedades que coexisten con grandes compañías, especialmente filiales de grupos extranjeros, lo que lleva a una alta concentración. En este sentido, apunta que los cinco primeros actores del mercado copan el 45,6%, porcentaje que alcanza el 67,7% si se toman los 10 primeros.

Por categorías, las cifras difieren con el estudio de IRI. En este caso, los chicles facturaron en 2015 unos 260 millones de euros, seguido de los caramelos, con 160 millones y las gominolas y el resto de golosinas, que alcanzaron los 140 millones.

Además de ser la más grande es la que tiene una mayor concentración. Las cinco primeras marcas copan el 99% del total. En cabeza está Trident, que pertenece a Mondelez y que en el periodo estudiado por IRI facturó 51,6 millones de euros en chicles. Le siguen las private label, categoría conocida como marca blanca o de distribuidor, con 31 millones. En tercer lugar, con 30 millones se encuentra Orbit, propiedad de la compañía Wrigley. De la misma multinacional es Five, que facturó 7,2 millones. Cierra los cinco primeros puestos Smint, creada por Chupa Chups y como esta propiedad de la italiana Perfetti Van Melle, con algo más de dos millones. Sin contar con la marca blanca, las cuatro primeras marcas de fabricante concentran el 72% del total.

Otra de las categorías de chucherías que estudia IRI es la de caramelos blandos, que incluye a los de goma, las nubes o los regalices. Esta división facturó durante todo el año pasado 109,4 millones de euros, con un crecimiento del 4,75% respecto a 2014. Las cinco primeras marcas copan el 66% de este segmento.

De ellas, Haribo, con sus famosos ositos, es la marca líder en este segmento. Facturó 31,4 millones en esta categoría. Le sigue la marca blanca o private label con 29,4 millones. La valenciana King Regal ocupa el tercer lugar, con 10,5 millones de euros. Cierran los cinco primeros Miguelañez, con 9,9 millones, y Trolli, con 9,4 millones. Sin contabilizar la marca blanca, los cuatro líderes facturan el 56% del total.

La última de las categorías estudiadas por IRI es la de los caramelos duros, que facturó en 2015 96 millones de euros, subiendo un 13% respecto a un año antes. En esta, Mondelez, que produce Halls, ocupa la primera posición con 21,4 millones. Le sigue Pefetti, con Chupa Chups o Mentos, con 21,2 millones. La marca blanca tiene algo más de 10 millones de facturación. La cantidad que suman Wrigley (Skittles, Solano o Sugus) y Storck, dueña de Werther’s original. Sin marca blanca, el cuarteto de principales fabricantes suma el 55% del total.

En definitiva, compañías extranjeras como Mondelez, Perfetti o Wrigley copan el mercado al coincidir como lñideres en varias categorías, especialmente en caramelos duros y chicles. En España hay marcas como Miguelañez, Fini o Vidal que cuentan con una presencia notable. No en vano, por ejemplo las dos últimas, superan con creces los 100 millones de facturación, con 168 millones en el caso de Fini y 112 millones de Vidal, ambas en 2014.