El Foco

Tres palancas que impulsarán el M&A en 2016

En el año que acabamos de dejar atrás se han acometido, en el mercado mundial, operaciones de fusiones y adquisiciones por valor de cerca de cinco billones de dólares americanos, lo que es prueba fehaciente de que ha sido un año de intensa actividad, donde de nuevo hemos vuelto a ver grandes transacciones que han arrojado unas cifras totales que no veíamos desde hace más de ocho años.

¿Qué impulsa esta recuperación del mercado de M&A? Según el último estudio sobre Previsión de la actividad de M&A de 2016, elaborado por el área de financial advisory de Deloitte, esta dinamización en el sector viene potenciada por tres factores determinantes: la irrupción en el mercado de nuevas soluciones tecnológicas, la necesidad de crecer y ofrecer nuevos servicios y los cambios en la normativa del marco europeo. A continuación, vamos a explorar el impacto de estas tres tendencias en el ámbito de los servicios financieros y su efecto en la actividad de M&A durante 2016.

El impacto de las nuevas tecnologías: en un contexto marcado por la aparición de tecnologías disruptivas en todos los ámbitos, el mercado de servicios financieros no podía dejar de verse afectado. La tendencia que han creado empresas como Airbnb o BlaBlaCar, y que ha dejado fuera de juego a muchas cadenas hoteleras y empresas de transporte, llega también a las operaciones financieras. Un ejemplo de ello son los seguros P2P (peer-to-peer) que permiten a un grupo de asegurados compartir la prima de su seguro para apoyarse económicamente si un miembro del grupo da un parte. Según este nuevo modelo colaborativo, si los partes no exceden la prima habitual, todo el grupo se beneficia de un ahorro en las primas de su seguro. Compañías como la aseguradora de automóviles Guevara y la pionera Friendsurance aseguran que a través de sus revolucionarios sistemas de seguros los asociados han llegado a ahorrar en el último año hasta un 30%.

La tecnología ha revolucionado también los métodos de pago, permitiendo la entrada de nuevos competidores a un mercado que hasta ahora había estado dominado por los bancos. Productos innovadores como Apple Pay, Bitcoin y Zapp están cambiando la forma de relacionarse de los consumidores con las empresas, así como la manera de transferir dinero entre países. Esto ha provocado que los bancos tengan que reconsiderar su oferta de servicios financieros, bien desarrollando estas soluciones a nivel interno, asociándose con empresas más innovadoras o, en algunos casos, llevando a cabo inversiones especulativas dentro de su sector.

Del mismo modo, los gestores de inversión se enfrentan a una gran transformación en los próximos cinco años, como consecuencia de la incorporación de los medios digitales y el análisis de datos en la optimización de la cadena de valor. Según indica el informe desarrollado por Deloitte, solo las compañías que sean capaces de desarrollar servicios que incorporen un potente desarrollo digital, analítica de datos y estudio de las tendencias en economía conductual podrán alcanzar un verdadero valor estratégico en 2016.

Esta enorme disrupción tecnológica no solo permitirá que los consumidores puedan acceder a nuevos y mejores servicios, sino que también impulsará la actividad de M&A durante el próximo año, ya que los operadores tradicionales, sometidos a una mayor presión por la entrada de nuevos competidores, ven las fusiones y adquisiciones como una forma de transformar sus modelos de negocio y hacerlos más competitivos.

Las fusiones como clave para ganar en diversificación: en un entorno de lenta recuperación económica, la unión de dos empresas, dando lugar a otra de mayor tamaño, constituye una de las maneras más recurrentes, en la actualidad, de ganar dimensión y competitividad. Esto ha favorecido enormemente la actividad de M&A que, en el ámbito de los seguros, ha pasado de la generación de acuerdos por valor de 73.000 millones de dólares en 2014 a operaciones que suman los 100.000 millones solo en el primer trimestre de 2015.

Por otro lado, los cambios en la normativa del sector bancario para favorecer la competitividad han allanado el camino a las pequeñas startups. Estos nuevos competidores, que suman unos activos totales de 257.000 millones de dólares, ofrecen una amplia y avanzada gama de servicios financieros. Como consecuencia de esto, la actividad de fusiones y adquisiciones se ha visto intensificada también en este ámbito, tanto por el interés de estos nuevos operadores, que buscan crecer y consolidarse dentro del sector, como por el de los grandes bancos, que tratan de adaptar su oferta a la nueva demanda, aliándose con estas pequeñas y medianas empresas más innovadoras.

La influencia del nuevo marco regulatorio europeo: los cambios que se han producido en el ámbito regulatorio durante los últimos años, con la incorporación de nuevas directrices, como Solvency II, IFRS 9 o la entrada en vigor de la directiva Mifid II y un nuevo reglamento Mifid, han potenciado las operaciones de fusión y adquisición entre empresas. El incremento de los costes de cumplimiento y las nuevas restricciones han hecho que tanto las aseguradoras como los gestores de inversión tengan que revisar sus estrategias y modelos de negocio para posicionarse en el mercado ante las oportunidades que presenta el nuevo campo de juego. En el ámbito de la banca, este tipo de operaciones se valoran como una manera de optimizar los recursos financieros y obtener mejores rendimientos ajustados al riesgo.

Los índices que presenta el último informe sobre la actividad de M&A prevista para el año 2016 llevado a cabo por el equipo de Deloitte indican que, salvo que se produjera un colapso económico importante, las operaciones de M&A seguirán creciendo durante el próximo año. Los constantes cambios legislativos, el deseo de diversificación de las empresas y la mayor penetración tecnológica en el sector traerán innovadoras operaciones de fusiones y adquisiciones en 2016 y muy probablemente durante los próximos cinco años.

Enrique Gutiérrez es socio responsable de Transacciones y Reestructuraciones de Deloitte