Telefónica, Telecom Italia y América Móvil, entre las más activas

Las telecos amplían el cartel de ‘se vende’ a redes y antenas

Torres de telefonía móvil.
Torres de telefonía móvil.

Las grandes operadoras de telecomunicaciones están acelerando la venta de infraestructuras no estratégicas: torres de telefonía móvil, centros de datos, redes troncales, infraestructuras submarinas… Según comentan fuentes del sector, las telecos buscan, por un lado, deshacerse de estas infraestructuras y ceder su gestión a compañías independientes para centrarse especialmente en aspectos claves del negocio como los nuevos servicios de datos.

Por otro, las compañías del sector quieren captar fondos con estas desinversiones para reducir deuda y desarrollar servicios y tecnologías vinculadas a las redes de nueva generación como la fibra y el móvil 4G.

En estas circunstancias, la última empresa en moverse ha sido Telefónica. La compañía que preside César Alierta ha empezado a constituir su nueva gran división de infraestructuras, en la que agruparía torres de móvil, centros de datos y cables submarinos. Esta división, que podría salir a Bolsa a mediados de año, tendría un valor de empresa de hasta 10.000 millones de euros.

Telefónica, que sigue estudiando todas las opciones, ha dado el primer paso al constituir una filial, bautizada como Submarine Communications para agrupar los distintos cables que tiene en la zona. La intención pasa por crear otras filiales similares para constituir posteriormente un gran grupo.

El movimiento de Telefónica casi coincide en el tiempo con la decisión de América Móvil de segregar sus torres de telefonía móvil e integrarlas en una nueva sociedad, bautizada como Telesites. Esta empresa debutó en Bolsa el pasado 21 de diciembre y mantiene en la actualidad una capitalización bursátil de 37.422 pesos mexicanos (unos 1.930 millones de euros).

En la misma línea, Telecom Italia colocó en Bolsa en junio pasado un 40% del capital de Inwit, su filial de torres de telefonía móvil en el propio mercado italiano. La operadora captó cerca de 800 millones de euros, que fueron destinados mayoritariamente a la reducción de deuda. Ahora Telecom Italia está en proceso de vender otro 45% del capital de Inwit. Una participación por la que van a pujar la española Cellnex (junto con el fondo F2i), la italiana Ei Towers y la estadounidense American Tower.

En esta carrera, las grandes operadoras chinas apostaron por integrar sus activos de torres de telefonía móvil en una sociedad, bautizada como China Tower. La empresa tiene entre sus planes captar cerca de 9.000 millones de euros de los inversores.

Asimismo, la estadounidense Verizon ha iniciado un proceso para vender sus activos en el segmento de los centros de datos. Una operación con la que aspira a captar más de 2.000 millones de euros. Ya el pasado año, la también norteamericana AT&T sondeó también la opción de vender sus centros de datos.

En este sentido, las operadoras de EE_UU han sido pioneras en la venta de torres de móvil. Y es que tanto AT&T como Verizon han vendido buena parte de estas infraestructuras a empresas como American Tower, Crown Castle y SBA.

En febrero de 2015, según las estimaciones de Arthur D. Little, el 30% de los emplazamientos de telefonía móvil de EE UU habían sido externalizados. Un porcentaje, que según señaló Cellnex en su folleto de salida a Bolsa, estaba muy por encima del 10,1% de España y el 20,7% de Italia.

En Europa, entre otros movimientos, Cellnex compró torres en España a Telefónica y Yoigo, mientras que en Italia se quedó con los emplazamientos de Wind. En Alemania, American Tower se quedó en 2012 con las torres de E-Plus, en aquel momento propiedad de KPN.

Asimismo, American Tower, Crown Castle y SBA han llevado a cabo numerosas adquisiciones en los últimos años de torres de móvil de operadoras de Latinoamérica, Asia y África. Una estrategia que les ha convertido en los principales operadores independientes de infraestructuras.

Un impacto de 997 millones para Telefónica desde 2012

A lo largo de los últimos años, Telefónica ha vendido distintos activos de infraestructuras. Así, la venta de torres no estratégicas, incluidas en el aportado de enajenación de activos, ha tenido un impacto en el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) de la operadora de 997 millones de euros desde el año 2012.

Precisamente, fue ese ejercicio en el que el impacto fue mayor, con un total de 643 millones de euros, gracias a la venta de torres en países como Brasil, México, Chile, Perú y España.

En 2013, el impacto en el oibda ascendió a 111 millones de euros, con ventas de torres de telefonía móvil en España y Latinoamérica; en 2014 de 196 millones, con operaciones en Brasil y España; y en los nueve primeros meses de 2015 fue de 47 millones, con ventas de activos en distintos países latinoamericanos.