Arranca el primer encuentro internacional del motor del año

Volkswagen busca el favor de EE UU en el Salón de Detroit

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller.
El presidente de Volkswagen, Matthias Müller. REUTERS

Y Matthias Müller pidió perdón. El nuevo presidente del grupo Volkswagen compareció ayer ante los medios, en el marco del Salón del Automóvil de Detroit (Naias, por sus siglas en inglés) y pidió disculpas por el escándalo del trucaje de las emisiones de gases contaminantes, que se descubrió primero en Estados Unidos gracias a una denuncia de la Agencia de Protección Medioambiental del país (EPA, por sus siglas en inglés). “Sabemos que hemos decepcionado profundamente a nuestros clientes, a los órganos gubernamentales y al público general estadounidense”, apuntó Müller, quien además recordó el compromiso del grupo de “hacer las cosas bien”.

La manipulación de los motores para que esquivasen los controles medioambientales pese a no cumplir con la normativa de emisiones afecta a unos 600.000 vehículos en todo el territorio. La empresa tendrá que ir a los tribunales en EE UU y se expone a multas multimillonarias. Pero, más allá de la sanción, los expertos dan por perdido el mercado estadounidense para la automovilística, al menos para los próximos cinco años.

Y sin embargo, la enseña no tira la toalla en cuanto a sus pretensiones en uno de los principales mercados automovilísticos a nivel mundial. No puede hacerlo si mantiene el objetivo de ser la primera automovilística del mundo. Es por ello que el presidente del primer grupo de motor europeo recalcó que Volkswagen está trabajando “intensamente” para ofrecer soluciones técnicas a los clientes estadounidenses afectados por el escándalo, que se presentarán una vez hayan sido aprobadas por las autoridades correspondientes.

Müller señaló que la misión principal en 2016 es recobrar la confianza, no solo a través de soluciones técnicas, sino también con el restablecimiento de la credibilidad. Y así, el presidente también anunció una inversión de 900 millones de dólares (827 millones de euros) en la producción de un automóvil 4X4 urbano de gama media, que tiene previsto comenzar a fabricar a lo largo de este año.

Con este proyecto, el grupo alemán espera crear 2.000 nuevos puestos de trabajo en la fábrica de Chattanooga (Tennessee). Este anuncio se suma a las inversiones ya realizadas en esta factoría de unos 1.000 millones de dólares. En este sentido, el consejero delegado reiteró que Volkswagen redefinirá los términos de su estructura y estrategia futura, que serán presentados a mediados del presente año.

Müller era una visita muy esperada, por ser la primera vez que viaja hasta Estados Unidos desde su nombramiento. El actual presidente sustituyó a Martin Winterkorn, que dimitió por el escándalo de las emisiones. Está previsto que el presidente se reúna con autoridades políticas y de la Administración durante su visita.

Pero el plato fuerte en cuanto a personalidades visitantes del Salón no será otro que el propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que acudirá el próximo día 20 a visitar el Naias, la primera vez que asistirá a la muestra y solo el tercer mandatario estadounidense en la historia que se dedica a recorrer el salón.

La visita del presidente es especialmente simbólica porque fue durante su primer mandato cuando el sector del automóvil estadounidense estuvo a punto de colapsar, durante la crisis financiera de 2008 y 2009. Solo la masiva inyección de fondos públicos permitió sobrevivir a General Motors (GM) y el entonces grupo Chrysler. Siete años después, el sector ha cerrado el mejor año de su historia con ventas de más de 17 millones de automóviles en 2015. Y las perspectivas para 2016 son igualmente optimistas gracias a la fortaleza de la economía estadounidense y los bajos precios de la gasolina, que está disparando las ventas de todocaminos, camionetas pick-up y vehículos de la gama alta, precisamente los que más margen dejan a las empresas.

Los tres grandes de Detroit (GM, Ford y FCA) son los protagonistas sin duda de esta cita y presentarán en los próximos días importantes novedades. GM ya avanzó el viernes imágenes del Chevrolet Cruze Hatch 2017, un nuevo modelo de cinco puertas que saldrá a la venta en Estados Unidos en el tercer trimestre de 2016. Por su parte, Ford llega con vesiones rejuvenecidas de los modelos Fusion y Energi, así como los avances en los coches autónomos y conectados. Pero la gran novedad del grupo Ford vendrá de la mano de su marca de lujo Lincoln, a la que revitalizará tras que lleva años languideciendo. Por último, FCA presentará un monovolumen bajo la marca Chrysler totalmente nuevo, que acerca este tipo de vehículos a los tradicionales “familiares”.