La economía resistiría hasta el verano

Funcas prevé un buen 2016 si se despeja la incertidumbre política

Bandera de España.
Bandera de España.

El economista y director de Estudios Financieros de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), Santiago Carbó, considera que 2016 puede ser un “buen año” para para la economía española si se “despejan pronto” las incertidumbres políticas.

En declaraciones a Servimedia, Carbó señaló que no saber quién conformará Gobierno ni “por dónde irán las políticas” unido a la posibilidad de “revertir o no profundizar” en las reformas genera una “clara incertidumbre” en España cuando ésta “ha empezado a salir de la crisis”. “No podemos ser muy optimistas”, dijo el economista, si bien matizó que “si se despejan pronto” estas incertidumbres “2016 puede ser un buen año para la economía española”.

El director de Estudios Financieros de Funcas explicó que España inició la recuperación económica con un gobierno mayoritario que llevo a cabo reformas, aunque éstas son incompletas porque “se podía haber hecho más”, y que estuvo apoya por “vientos de cola” como las medidas impulsadas por el Banco Central Europeo (BCE).

“España se ha beneficiado mucho del viento de cola pero sin una estrategia económica” a medio y largo plazo, alertó Carbó, quien agregó que “ahí vienen los problemas”, ya que hay que tener en cuenta las dificultades de China y los emergentes, que están llevando a los mercados a una situación “casi imposible”.

Hasta el verano

Por ello, indicó que “vamos a ver si el viento de cola nos dura tanto”, para advertir que la situación puede ser complicada y que cuanto “más se prolongue” la incertidumbre política será “peor”. En este sentido, expuso que “se podría aguantar hasta el verano”, ya que hay un presupuesto aprobado y España tiene una buena posición y reconocimiento internacional, aunque “todo lo que sea antes mejor”.

Respecto a qué tipo de acuerdo político gustará más a los mercados, Cabó afirmó que éstos “van a valorar más un acuerdo en que se profundicen las reformas y que no se dé marcha atrás”. “Un gobierno en el que se desande no va a ser bien valorado”, añadió. A la vez, defendió, que hay que evitar que “se siga fragmentando la sociedad española”.

La solución, aseguró, pasa por mantener el crecimiento de la economía española, ya que se conseguiría reducir el paro y el endeudamiento, entre otras cosas. “Creciendo se puede financiar todo”, dijo el economista. Para el director de Estudios Financieros de la Fundación, sería necesario que el próximo Gobierno profundizara en la reforma laboral porque la dualidad del mercado “no es tolerable”, deberá reformar las administraciones públicas porque el coste es “brutal y no se puede sostener” e impulsar incentivos para aumentar la productividad de los funcionarios.

Además, aboga por seguir profundizando en una mayor liberalización de algunos sectores, contar con una política energética “clara” y alcanzar un “gran acuerdo” por la educación.