Colm Kelleher

El irlandés imbatible

Caricatura de Colm Kelleher, nombrado presidente único de Morgan Stanley.
Caricatura de Colm Kelleher, nombrado presidente único de Morgan Stanley.

Colm Kelleher (Irlanda, 1957) ha vuelto a ganar una batalla profesional. En 2012, su colega Paul Taubman abandonó Morgan Stanley después de que Kelleher fuera nombrado responsable de la división de ventas y comercio, departamento que hasta entonces ambos habían gestionado de manera conjunta. Este miércoles, el irlandés ha vuelto a escalar una posición en la entidad financiera estadounidense, al ser nombrado presidente único de la firma. Hasta ahora, compartía ese puesto con Greg Fleming, responsable del negocio de gestión de patrimonio, que ha decidido abandonar Morgan Stanley para “perseguir otras oportunidades”, según comunicó el presidente ejecutivo y consejero delegado de la compañía, James Gorman.

Thomas Columba Kelleher llegó a Morgan Stanley en 1989. Aunque actualmente ostentaba el cargo de responsable de la división de valores institucionales, que mantendrá pese a los cambios, ha ocupado diferentes puestos en otros departamentos de la entidad estadounidense. Tras 15 años en la división de mercado de deuda, Kelleher pasó a la de mercados de capital, asumiendo los cargos de responsable de finanzas y codirector de estrategia corporativa durante la crisis económica.

En este periodo, el irlandés, natural de Cork, ayudó a disminuir las cuentas del banco desde el billón de dólares (917.000 millones de euros) de 2007 a los 659.000 millones (604.000 millones) de un año después. “Logró una de las reducciones más milagrosas de una compañía que nunca haya visto”, afirma el analista de Rafferty Capital Markets Dick Bove.

Durante la crisis económica, redujo las cuentas del banco neoyorquino desde el billón de dólares a los 659.000 millones

Pero Kelleher, que es conocido por un sentido del humor un tanto sarcástico, no ha desarrollado su carrera únicamente en el banco con sede en Nueva York. Tras graduarse en Historia del Arte en la Universidad de Oxford, trabajó cuatro años en Londres para la que fue una de las mayores firmas de auditoría del mundo, Arthur Andersen. De la carrera que estudió le quedan las referencias al arte británico o la historia medieval que usa para explicar los complejos detalles del mundo de Wall Street.

Entre las labores de este irlandés, que se crio junto a otros ocho hermanos y es muy receloso de desvelar datos sobre su vida personal, destaca la supervisión de los recortes que afectan al negocio de renta fija de Morgan Stanley. En diciembre, su consejero delegado anunció 1.200 despidos en la división –algo más del 2% de los empleados de la entidad–, entre ellos, 470 banqueros y agentes de Bolsa. Los ingresos del negocio de deuda cayeron en el tercer trimestre de 2015 un 42%, lo que convierte este periodo en una de las etapas de peor rendimiento para el banco desde la crisis económica. Además, en los últimos 12 meses, las acciones de Morgan Stanley se han dejado un 21%, frente a la caída del 12% de su mayor rival, Goldman Sachs.

Aunque el irlandés ha afirmado que está deseando afrontar el nuevo reto junto a Gorman, muchos ven el cambio como un primer paso para convertirle en el próximo consejero delegado. Tanto Kelleher como Fleming eran vistos como posibles sucesores en el puesto, por lo que algunos analistas consideran que la promoción del primero supone que la compañía lo ve como la mejor alternativa.

De hecho, algunos allegados a Flemimg afirman que la decisión del ya exejecutivo de Morgan Stanley de abandonar la compañía se debe a que veía improbable un futuro ascenso a consejero delegado. Ya en abril de 2015 se rumoreó sobre las preferencias en la dirección de Morgan Stanley por Kelleher. El nuevo presidente del banco neoyorquino recibió entonces una “bonificación especial” de dos millones de dólares (1,8 millones de euros) por su trabajo durante 2014. El resultado fue que Kelleher ganó ese año 18 millones de dólares (16 millones de euros), frente a los 16 millones (14 millones de euros) de Fleming y los 23 millones (21 millones de euros) de Gorman. Estas retribuciones contribuyeron a que el Sunday Independent situara en 2015 a Kelleher en el puesto 184 de la lista de los hombres más ricos de Irlanda, con una fortuna de 71 millones de euros, frente a los 48 millones de un año antes. Según la compañía, este bonus fue asignado “en reconocimiento a sus continuas contribuciones y a su compromiso con la compañía durante 2014”. Algunos ejecutivos no estuvieron, sin embargo, de acuerdo, pues hasta entonces estas bonificaciones se habían repartido únicamente de acuerdo al rendimiento de los empleados y las divisiones de las que estaban a cargo. En 2014, fue el negocio responsabilidad de Fleming el que obtuvo mejores resultados.

Ciertos analistas ven, por otro lado, complicado un futuro ascenso de Kelleher debido a su edad. El irlandés es un año mayor que el actual CEO que, además, no tiene intención de retirarse hasta los 65 años, edad de jubilación fijada por la entidad bancaria americana. Ted Pick, antiguo responsable de valores que fue ascendido en octubre a director internacional de ventas y operaciones, y Dan Simkowitz, que asumió el negocio de inversiones, serán, según los expertos, los posibles rivales a batir por Kelleher de darse una retirada temprana del actual consejero delegado. Jon Pruzan, director financiero y vicepresidente ejecutivo de la entidad, y Shelley O’Connor, un veterano de la división de gestión de patrimonio, también se barajan como posibles alternativas. Todos ellos son más jóvenes que Kelleher, por lo que podrían ser el futuro de la compañía una vez jubilados los dos altos cargos actuales.