También elimina este órgano de gestión de Telefónica Móviles España

Telefónica suprime el consejo de la histórica filial española

Ambas han pasado a tener dos administradores solidarios

Uno de ellos es Luis Miguel Gilpérez, máximo responsable de la teleco en España

Sede de Telefónica en Las Tablas, Madrid.
Sede de Telefónica en Las Tablas, Madrid.

Nuevos cambios en la estructura societaria de Telefónica. La operadora ha decidido suprimir los consejos de administración de sus dos principales filiales en el mercado español: la histórica Telefónica de España y Telefónica Móviles España. Estos órganos de gestión han sido sustituidos por dos administradores solidarios en cada una de las empresas.

Así, la compañía comunicó el cese del presidente y los miembros del consejo de administración de Telefónica de España, y el consiguiente nombramiento de dos administradores solidarios: Luis Miguel Gilpérez, máximo responsable de la operadora en España, y Wolfgang Gnoza, director financiero de esta división.

En la misma línea, la operadora hizo lo propio con Telefónica Móviles España, los consejeros cesaron y se nombró dos administradores solidarios. En este caso, estos nuevos cargos corresponden al citado Gilpérez y a Pablo de Carvajal, secretario general y responsable de la actividad de operadores tras la última reorganización de la cúpula directiva de Telefónica España el pasado año.

Con estos movimientos, según fuentes conocedoras del proceso, la operadora busca reducir sus estructuras societarias en España, con el objetivo de rebajar los costes en las operaciones además de facilitar la gestión y la toma de decisiones en los distintos negocios. No es la primera vez que la compañía que preside César Alierta opta por esta vía y elimina consejos de administración de distintas filiales.

En el caso del mercado español, la supresión de los citados consejos de administración coincide con otros movimientos de mayor integración en las distintas áreas de las operaciones. Y es que, por primera vez, la compañía ha llegado a un acuerdo con los sindicatos mayoritarios para establecer un único convenio colectivo para todos los empleados de Telefónica de España, Telefónica Móviles España y Telefónica Soluciones (en la actualidad cerca de 28.000 trabajadores).

Este nuevo marco laboral, implantado a través del denominado convenio de empresas vinculadas (CEV), era una de las demandas históricas de los sindicatos, especialmente tras la integración real de las operaciones de los diferentes negocios en España, consagrados finalmente con el lanzamiento de las ofertas convergentes fijo-móvil de Movistar Fusión en otoño de 2012.

Los cambios en la estructura societaria en España coinciden con el retorno al crecimiento de la operadora en este mercado. Y es que los ingresos de Telefónica España del tercer trimestre de 2015 volvieron a registrar crecimiento interanual por primera vez desde el mismo periodo de 2008. Es decir, la compañía volvió a crecer siete años después y tras una amplia transformación en los negocios, con la popularización de la citada Movistar Fusión, el avance en los datos móviles y el nuevo posicionamiento en la televisión de pago.

Esta evolución de las cuentas de resultados ha vuelto a colocar a España como mercado principal para el grupo Telefónica, por delante de Alemania y Brasil, este último afectado por el agravamiento de la crisis económica y financiera.