La compañía desvela que el 39,5% de su filial estadounidense Yield está pignorada

Abengoa tiene comprometidos 14.600 millones en activos como avales de créditos

Sede central de Abengoa en Palmas Altas, Sevilla.
Sede central de Abengoa en Palmas Altas, Sevilla.

Abengoa revela que su pasivo a cierre de septiembre es de 24.700 millones, explica que tiene activos como garantías de créditos por 14.600 millones de euros y revela que el 39,5% de su filial Yield está comprometida como aval de diferentes créditos.

El pasivo que revela Abengoa a cierre de septiembre es de 24.740 millones de euros. De este importe, 3.075 millones corresponden a financiación de proyectos; los proveedores suponen 5.469 millones; los préstamos corporativos –a la matriz–, 5.827 millones; y los pasivos mantenidos para la venta (vinculados a activos que prevé enajenar) suman 7.989 millones.

La multinacional tenía a como garantía de diferentes créditos 14.632 millones de euros a cierre de septiembre, de los que 12.600 millones son proyectos. El modo de operar de la compañía implica que los proyectos se convierten en colateral de los créditos con los que los ha construido. También desvela unos activos pignorados por 1.900 millones de euros en disposiciones de efectivo e inversiones financieras (entre las que se encuentra su participación en Yield).

Tras la inyección de liquidez de 106 millones aprobada por la banca la semana pasada, el porcentaje pignorado de Abengoa Yield –su filial estadounidense valorada en un total de 1.900 millones de dólares (unos 1.700 millones de euros)– es del 39,5%. Su última participación reportada es del 43%, por lo que el porcentaje que tiene disponible de forma efectiva es del 3,5%.

ABENGOA B 0,01 0,00%

La compañía reitera que desde que se acogió al preconcurso, solicitado el pasado 25 de noviembre, está en negociaciones con sus acreedores. Las entidades financieras que lideran las conversaciones con Abengoa son Santander, CaixaBank, Bankia, Popular, Sabadell, HSBC y Crédit Agricole. Abengoa añade que “dado el número y variedad de los acreedores se están organizado por grupos de cara a afrontar dicho proceso […]”.

Abengoa, en su nota a la CNMV, reitera que las “negociaciones se encuentran en un estadio inicial e implican a un grupo diverso y muy numeroso de acreedores financieros del grupo, así como deuda sometida a distintas legislaciones y con distinta situación legal, por lo que en estos momentos no es factible pronunciarse sobre el acuerdo que pueda alcanzarse”.

Con todo, el grupo de ingeniería “confía en que antes de que expire el plazo concedido por el juzgado a finales del próximo marzo para ello se logre alcanzar un acuerdo que asegure su estabilidad financiera a corto y medio plazo”. Sin embargo, una parte de los bancos que lideran las negociaciones son partidarios de que la compañía se acoja a la protección total de la Ley Concursal a comienzos de 2016, como publica hoy Cinco Días.

Eso sí, fuentes conocedoras de la situación matizan que la decisión se tomará una vez que Abengoa, junto a Lazard, presenten el plan de viabilidad que estará terminado el 18 de enero. Después, ese plan será analizado en profundidad por KPMG, el asesor que elaborará además un informe final que será refrendado por los asesores de los bonistas.