Breakingviews

De la banca al ladrillo

Aquí van dos predicciones sobre el mercado laboral de Reino Unido para 2016. Los bancos con grandes bases de costes y un anémico crecimiento despedirán a decenas de miles de personas. Y una escasez crónica de habilidades no permitirá al país construir las casas que necesita para compensar el incremento de los precios. En un mundo ideal, eso significa que los banqueros deberían plantearse convertirse en constructores.

Los bancos tienen un problema que no va a desaparecer. Los gastos son demasiado elevados como para superar los costes de capital propio, sobre todo porque las divisiones de renta fija, orgullosas en otro momento, ahora tienen que acumular grandes cantidades de capital. Prácticamente todos los bancos han puesto en marcha programas de reducción de costes para varios años que incluyen un elevado número de despidos.

El sector británico de la construcción de viviendas tiene el problema opuesto. Ha perdido 300.000 trabajadores desde 2008. Como mínimo, hay que construir 80.000 viviendas al año por encima de las 141.000 que se lograron en 2014 para mantener el ritmo de formación de hogares, según la consultora Arcadis. Dado que una casa media requiere 1,5 trabajadores por año para conseguir ser levantada, Reino Unido necesita encontrar al menos a 120.000 nuevos profesionales de este campo.

Es tristemente poco probable que esos trabajadores de las finanzas que parecían no tener escrúpulos de repente opten por la albañilería. Pero el choque de culturas entre la vida en una obra y la negociación de renta fija en el parqué, donde se están produciendo los cortes más profundos, puede que no sea tan grande. Esto incluso puede aplicarse a los sueldos: el déficit de albañiles es suficiente como para que los trabajadores especializados puedan exigir unos ingresos anuales de alrededor de 60.000 libras (81.300 euros).

Si el Gobierno británico quisiera mantener bajo control los precios de las casas, probablemente tendría que financiar públicamente la mayoría de las viviendas adicionales necesarias.