La operadora francesa da los últimos pasos para la fusión jurídica de Jazztel

Orange ultima la integración societaria de sus filiales españolas

España supone cerca del 12% de los ingresos de Orange

Logotipo de Orange.
Logotipo de Orange.

Orange trabaja a gran velocidad en el proceso de fusión de sus distintas unidades en España, tras la adquisición de Jazztel durante el pasado verano por cerca de 3.400 millones de euros. El próximo movimiento será la integración societaria de las diferentes filiales.

El grupo francés está dando ya los primeros pasos. Así, la operadora ha decidido establecer a la sociedad Jazztel PLC, titular directa de las acciones adquiridas en la opa del pasado verano y paraguas de las distintas filiales de la teleco, como socio único de Orange Espagne. Hasta ahora, el socio único de esta última división era la sociedad Atlas Services Nederland BV. Posteriormente, Jazztel PLC pasará a denominarse Orange Spain. Según la empresa, esta ha sido la forma más sencilla de llevar a cabo los diferentes trámites.

Al mismo tiempo, Orange está trabajando en integrar Jazz Telecom SAU, tenedora de los activos de telecomunicaciones de la compañía, en Orange. Según fuentes conocedoras del proceso, la operación de integración jurídica de estas empresas se llevará a cabo a través de una fusión por absorción. De esta manera, la sociedad Jazz Telecom SAU será absorbida por Orange y desaparecerá como entidad societaria. Con el cambio, su patrimonio será transmitido a Orange, que se subrogará en todos los derechos y obligaciones de Jazz Telecom.

En principio, la fecha de firma de la escritura pública de la fusión no tendrá lugar antes de febrero de 2016, si bien los efectos contables y fiscales se podrían retrotraer al 1 de enero.

Ahora bien, no se descarta que la subrogación se retrase hasta el 1 de marzo, con el objetivo de simplificar la gestión de las nóminas de los empleados así como la obligatoria comunicación a la Tesorería de la Seguridad Social.

En cualquier caso, la compañía ha mantenido un intenso trabajo de integración de las distintas áreas entre las antiguas Jazztel y Orange desde el cierre de la fusión el pasado verano. De hecho, en octubre pasado y coincidiendo con la presentación de los resultados del tercer trimestre, la teleco llegó a hablar de hito europeo por la rapidez de la integración.

En la citada presentación, Jean Marc Vignolles, consejero delegado de Orange Espagne, destacó que en una primera fase, la empresa consideró básico poner el foco en los clientes y que la trayectoria comercial de ambas compañías no se viera afectada en ningún momento por la integración. “Y no sólo eso, sino que desde el primer momento hemos aprovechado los elementos diferenciales de cada una en favor de la otra. Así 584.000 clientes de Jazztel disfrutan ya de cobertura 4G y entre las dos compañías tenemos ya más de 563.000 clientes conectados con fibra”, dijo el directivo, quien añadió que el paso siguiente sería abrir Orange TV a los clientes de Jazztel a principios de 2016.

Vignolles explicó también que en una segunda fase, se definió el nuevo equipo directivo de la operadora en España, con establecimiento de competencias para los niveles 1 y 2 de la compañía, estructura adaptada a la estrategia de la nueva Orange.

El ejecutivo señaló que la fusión de Orange y Jazztel suponía la creación de una empresa de más de 7.000 empleados con una facturación superior a los 5.000 millones de euros anuales.

Además, destacó la buena dinámica comercial de la compañía a través de sus distintas marcas, Orange, Jazztel, Simyo y Amena, que llevó a la empresa a alcanzar los 18,8 millones de clientes. De ellos, cerca de 15, millones corresponden a la telefonía móvil y 3,6 millones a la banda ancha fija.

Este proceso ha consolidado a España aún más como segunda filial del grupo Orange en aportación de ingresos, solo por detrás de Francia (en el tercer trimestre aportó cerca del 12% del volumen de negocio de la compañía). De cara al futuro, la operadora francesa no descarta una posible salida a Bolsa de su filial español. De hecho, la teleco ya tiene filiales cotizadas en países como Polonia y Bélgica.

La empresa disparó las sinergias de la fusión

En este escenario, y gracias a la aceleración del proceso de integración en las distintas áreas, el grupo Orange anunció en la presentación de sus cuentas del tercer trimestre un incremento del 38% en el valor de las sinergias logradas por la integración de su filial española con Jazztel, al pasar de 1.300 a 1.800 millones de euros.

El aumento de las sinergias, según la operadora, era consecuencia de haber alcanzado una huella de fibra óptica mayor de lo previsto inicialmente, y en el acceso de los clientes de la antigua Orange a la fibra desplegada por Jazztel antes de la fusión, y a los usuarios de esta última a la red de telefonía móvil 4G de Orange. “A medida que avanzamos, vemos los beneficios de nuestra elección”, aseguró Jean Marc Vignolles, consejero delegado de Orange España, en la citada presentación.

Normas