La volatilidad persistirá en los mercados

Recetas para invertir en un tablero político inestable

La volatilidad en los mercados persistirá o incluso se intensificará ante un mapa político que poco tiene que ver con el que manejaban los analistas tras las elecciones del 20D.
La volatilidad en los mercados persistirá o incluso se intensificará ante un mapa político que poco tiene que ver con el que manejaban los analistas tras las elecciones del 20D.

Aviso a navegantes. El duro castigo que sufrió la Bolsa española como consecuencia del resultado de las elecciones generales del pasado domingo (en la jornada posterior el Ibex 35 perdió un 3,62%) podría ser el preludio de unas sesiones difíciles por la elevada incertidumbre política a la que se enfrenta España. Sobre la mesa hay un tablero en el que las diferentes piezas están de momento enrocadas en sus posiciones partidistas y, a la espera de un movimiento que permita formar un Gobierno estable, el riesgo de ingobernabilidad pone unos pies de barro al mercado español.

“Hay muchos escenarios posibles sin una directriz clara, señala Carax Alpha-Value, que añade que “se abre un período muy importante de negociaciones que, a día de hoy, hace difícil saber dónde puede acabar”. Los partidos políticos están condenados a entenderse si quieren evitar comicios anticipados en primavera, una opción que “se está cotizando al alza”, asegura Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets.

Así, la inestabilidad va a estar presente hasta que se vislumbre un posible acuerdo y va condicionar el comportamiento de la Bolsa española en el corto y medio plazo. “En general, los activos españoles se enfrentan a semanas de gran convulsión y, sin duda, verán reducido su potencial en el corto plazo”, sostiene Pingarrón. Según la agencia de calificación Moody’s, el resultado de la elección parlamentaria en España plantea dudas sobre la capacidad y la voluntad del nuevo Gobierno a continuar con las reformas estructurales y la consolidación fiscal, lo que es negativo para la solvencia del país”.

Y en esta atmósfera de incertidumbre y de malabarismos políticos en la que los mercados bursátiles y de bonos españoles seguirán muy presionados, los analistas ofrecen consejos para que los inversores puedan mover ficha.

1 Diversificar las carteras y evitar apostar por un solo valor

En un escenario de gran volatilidad, los inversores que quieran posicionarse en Bolsa española deben diversificar los activos. Es la opinión de Carlos Fernández, analista de XTB, que aconseja “no cometer el error de apostar por un solo valor” cuando la incertidumbre va a ser compañera de viaje durante un periodo de tiempo incierto.

Si los analistas ya advertían que la volatilidad iba a seguir dominando los mercados antes incluso de saber el resultado que saldría de las urnas el 20D, ahora “no solo habrá más de lo mismo, sino con más intensidad”, dice Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, que recuerda que “el mercado se ha movido en amplísimos rangos durante este ejercicio y ya en nuestro informe de estrategia de 2016 augurábamos que persistiría la volatilidad”.

Una volatilidad que ciertamente esperaba el grueso de los analistas, aunque no precisamente por la situación política que se ha generado en España tras los comicios del 20 de diciembre. Y es que el mapa político que han dejado las elecciones no era ni de lejos el escenario base que contemplaban los expertos. De hecho, se ha materializado uno de los peores escenarios posibles.
La mayoría de analistas jugaba con que efectivamente el Partido Popular no sacaría mayoría absoluta en las elecciones generales, pero daban la llave del Gobierno a Ciudadanos que, según varias encuestas, iba a ser tercera o incluso segunda fuerza política.

De acuerdo con los sondeos previos a la cita electoral, el riesgo de una radicalización de la política se había diluido y se esperaba un panorama más estable que diera alas a la Bolsa española.
Pero el despegue del índice Ibex 35 tendrá que esperar, al menos de momento. Y mientras tanto una de las opciones que plantean los analistas del mercado es diversificar para no jugárselo todo a una sola carta. Asimismo, Victoria Torre, analista de la firma Self Bank, se decanta por cubrir la cartera española con otro tipo de productos financieros, como los derivados, CFDs o multiactivos.

2 Aprovechar las caídas para comprar

Permanecer en modo wait and see (esperar y ver). Dado que el riesgo político puede dar lugar a más caídas en la renta variable, los analistas creen que una adecuada estrategia puede ser quedar a la espera de oportunidades de inversión. Fernández se inclina por “estar en liquidez, esto es, fuera del mercado sin nada invertido, porque si el Ibex 35 se va hacia la zona de los 9.200 puntos pueden aparecer buenas oportunidades de compra”.

El selectivo madrileño se mueve en una horquilla entre los 9.500 y 9.600 puntos, pero “con el actual escenario es posible que el Ibex 35 siga cayendo hasta el nivel de los 9.200 puntos, que debería actuar como soporte como ya ha ocurrido en otras ocasiones. Si se llega a estos niveles, no es que haya que entrar en todo, pero sí sería una opción comprar acciones a través de un fondo de inversión o CFD”, subraya el analista de XTB.

“Hay que mirar niveles y, en este caso, elegir el timing de entrada”, recomienda Natalia Aguirre. El Ibex 35 cotiza muy cerca de los mínimos anuales registrados en el mes de septiembre en los 9.291 puntos y, atendiendo a los análisis técnicos, el siguiente soporte se encontraría en los 8.700 puntos. “En determinados niveles hay valoraciones muy atractivas”, afirma Aguirre.

3 Apostar por los activos que salen más beneficiados

Pero no solo hay que saber elegir el momento adecuado para invertir en la Bolsa española, sino que igual de importante es el llamado stock picking o selección de valores. Y en este contexto de enormes dificultades para formar un Gobierno estable en España, “los sectores más atractivos son los vinculados con los servicios, la salud y el consumo”, sostiene María Victoria Vázquez, socia-directora en Didendum EAFI, que añade que hay que “evitar aquellos sectores más ligados a la evolución de las partidas de los Presupuestos Generales del Estados”, como el de la construcción, que pueden verse afectados por las licitaciones de obra pública. Según Victoria Torre, hay que apostar por empresas de consumo defensivo, como Dia, e invertir en empresas que tengan un buen porcentaje de sus ingresos fuera de España, como Inditex o Grifols.

Para Natalia Aguirre, la incertidumbre impactará más en los sectores regulados y más sensibles a los tipos de interés, como el eléctrico y el financiero, o con una elevada exposición doméstica, como el inmobiliario y hotelero. Así, a su juicio, hay que intentar minimizar la incertidumbre “refugiándose en compañías no reguladas o con un alto componente internacional, como Telefónica, Ferrovial, IAG y Técnicas Reunidas”.

Aunque el Banco de España mantiene el escenario de crecimiento “sostenido” de la economía en los próximos trimestres, desde Link Securities alertan que “de durar mucho tiempo la incertidumbre, podría terminar pasando factura a la recuperación económica española, que no hay que olvidar que está “cogida con pinzas”. En la misma línea, la agencia de medición de riesgo Fitch considera que una prolongada incertidumbre política, así como un Gobierno débil o apoyado por “partidos radicales”, pondría en riesgo la recuperación económica.

Fuera de la renta variable, María Victoria Vázquez considera que, aunque la renta fija se ha visto penalizada con un repunte de la prima de riesgo española hasta el entorno de los 119 puntos básicos desde los 113 en los que se encontraba antes de las elecciones, “también puede haber oportunidades en la renta fija porque España acabará teniendo un Gobierno”. Así, ve una oportunidad para “entrar si la rentabilidad del bono español a diez años alcanza el 2%”. En estos momentos, la rentabilidad de la deuda española a una década ronda unos tipos cercanos al 1,8%.

4 Mayor exposición a la renta variable europea

Los analistas coinciden en que es de esperar que la Bolsa española se comporte peor que el resto de los principales índices europeos, al menos hasta que se vislumbre una solución política. Daniel Pingarrón, de IG Markets, explica que “el Ibex 35 ha tenido un año mucho peor que el resto de selectivos europeos. Pero hasta ahora, el factor político no había sido la principal causa de este peor desempeño, honor reservado a la composición empresarial del índice. Sin embargo, ahora, el efecto del riesgo político va a aumentar, y no parece que de forma efímera”.

De esta forma, una posible alternativa a la renta variable española sería la europea. “Hasta que se forme gobierno hay que aprovechar para entrar en valores europeos que lo están haciendo bien”, indica Carlos Fernández, para quien el Dax o el Eurostoxx “son una opción interesante”, asegura este experto. Desde Schroders recuerdan, por su parte, que “desde una perspectiva económica, estamos seguros de que la recuperación de la zona euro seguirá su curso en 2016 (...) y los datos generales nos sugieren que la fase de recuperación de la economía de la zona euro muestra un dinamismo impulsado por la demanda interna, el aumento de la concesión de créditos y el incremento del consumo”.

En lo que llevamos de año, y a pocas jornadas para que se ponga punto y final a 2015, el selectivo alemán Dax y el francés Cac 40 acumulan revalorizaciones del 9%, mientras que el Eurostoxx suma un 4%. Entre los que farolillos rojos, el índice español retrocede un 6,5% y el británico Ftse 100 cae un 5,4%.

5 No perder de vista el contexto internacional

Así como los inversores deben estar atentos a los posibles pactos o alianzas que puedan surgir, no hay que perder de vista el contexto internacional. “Hay que estar pendientes de la evolución del petróleo y de la cotización del euro, que no creemos que se deprecie mucho más, aunque sí hasta la paridad con el dólar, lo que apoyaría las exportaciones de nuestras empresas”, indica Natalia Aguirre. “Si no hay sustos desde China o por el lado de la subida de los tipos de interés, el escenario a más largo plazo sigue siendo propicio para la renta variable”, comenta.

María Victoria Vázquez apunta a sectores menos vinculados a los países emergentes que sufren por el petróleo y las materias primas y aconseja dirigirse a los que se benefician del crudo, como aerolíneas y hoteleras.

Normas
Entra en El País para participar