Propone un "compromiso histórico" para reformar la Constitución

Iglesias: “Que el PSOE no cuente con nosotros para entregar el Gobierno al PP”

Dos ideas dominaron la valoración de los resultados electorales que ofreció hoy el líder de Podemos, Pablo Iglesias: el acuerdo poselectoral con otras fuerzas políticas sobre una reforma constitucional tildada de “imprescindible” y la negativa “por activa y por pasiva” a entregar el Gobierno al PP.

Ante los medios convocados en el madrileño Teatro Goya Multiespacio, Iglesias tiró de la política italiana y de la fórmula del “compromiso histórico”, un pacto que en los años 70 el entonces secretario general del Partido Comunista del país de la bota, Enrico Berlinguer, y el presidente de la Democracia Cristiana, Aldo Moro, tejieron para facilitar la formación de una mayoría común. “Se abre un tiempo de compromiso histórico que debe estar marcado por el cambio constitucional. Esta nueva transición tiene que estar presidida por la capacidad de diálogo, la defensa de los derechos sociales y, al mismo tiempo, la altura de miras y la calma”, dijo el líder de la formación morada. “No es la hora de los nervios, de ‘me voy a presentar a unas primarias dentro de mi partido”, dijo en una clara alusión al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Iglesias anunció de esta manera que va a llamar “lo antes posible” a los responsables de todas las fuerzas políticas que tendrán representación en el Congreso, para reunirse con ellos y encontrar la fórmula que permita realizar los cinco ejes de la reforma constitucional que Podemos propuso en campaña: un giro en el sistema electoral para que responda realmente al principio de proporcionalidad; blindar los derechos sociales y medioambientales; insertar el derecho a decidir en la Carta Magna, para posibilitar el referéndum sobre el encaje de Cataluña; asegurar la independencia de la justicia; y prohibir las “puertas giratorias”, para que, en palabras de Iglesias, “nunca más haya exministros o expresidentes en el consejo de administración de una empresa”.

El líder de la formación morada se dijo convencido de que se trata de cambios irrenunciables, aunque rehusó definirlos como líneas rojas, sino que prefirió hablar de una “hoja de ruta” útil para sentar un compromiso. “A partir de ahí, veremos”, añadió. Eso sí, el referéndum en Cataluña es “imprescindible”: “se debe celebrar y defenderemos un para que Cataluña se quede en España”, dijo.

Aviso al PSOE

“Hemos quedado por delante de los socialistas en el País Vasco, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, Galicia, Navarra y Baleares”, enumeró Iglesias con ahínco. “Si el PSOE no entiende que España es un país plurinacional y se bunkeriza en el pasado, si afirma que no se puede hablar con nosotros, está diciendo que habrá cuatro años más de Gobierno del PP; para eso, que no cuente con nosotros”, zanjó, al mismo tiempo que defendió que Podemos es “la única fuerza que garantiza la unidad de España”. En este sentido, Iglesias subrayó que Podemos aboga por que el pueblo catalán se pronuncie sobre su futuro institucional y se compromete a atender “siempre, siempre, siempre” las demandas de la sociedad vasca.

“Viendo los resultados humillantes del PP y del PSOE en Cataluña o en el País Vasco, estoy preocupado como español. El inmovilismo de los que mandan en el PSOE y su preocupación por convocar ahora primarias internas en lugar de hablar de los problemas de España, me preocupa y revela la gran debilidad de una fuerza que ha cosechado los peores resultados de su historia”, concluyó.

A la pregunta sobre el grado de satisfacción que le arroja el número de papeletas moradas que salieron de las urnas (unas 5.189.333, lo que supone el 20,6%), Iglesias afirmó que le faltó a Podemos “una semana y un debate”. “A la vista de cómo nos situaban algunos, nadie puede dudar de que la remontada ha sido un hecho”, aseguró el líder de la formación, quien dijo también que “lo que ya no se puede consentir es que uno de los candidatos no se presente a los debates o que asegure que debatirá en televisión con Iglesias, mintiendo a millones de ciudadanos”, afirmó, al aludir a Mariano Rajoy.

La formación morada, en palabras de su secretario general, no teme nuevos comicios en el caso de que no se lograra un pacto para la investidura del presidente del Gobierno. “Ahora toca dialogar, pero si los ciudadanos tienen que volver a votar, somos optimistas, porque se ha demostrado que, a cada elección, las fuerzas del cambio crecen”.

Normas