El rango pasa ahora a ser de 0,25% y 0,5%
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen.
La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen. EFE

La Reserva Federal de EE UU acaba con su política de tipos a cero nueve años después

Un año después de que la Reserva Federal pusiera fin al tercer programa de compra de activos, el banco central estadounidense dio un paso más hacia la normalización de su política monetaria. A pesar de las voces discrepantes que han surgido en los últimos meses pidiendo a su presidenta, Janet Yellen, tranquilidad y tiempo para comprobar cómo evoluciona la actividad económica mundial, los miembros del Comité del Mercado Abierto de la Fed (FOMC) decidieron hacer caso omiso. Después de dos días de reuniones acordaron proceder a la que es la primera subida de tipos desde mediados de 2006. Según lo pactado, las tasas de interés suben en 25 puntos básicos, en línea con lo previsto por el mercado. El rango pasa así de entre el 0% y el 0,25% a entre el 0,25% y 0,5% actual.

La decisión contó con el voto unánime de los integrantes de la institución y refleja la confianza que existe sobre la economía de EE UU. “Los miembros del Comité consideran que se ha producido una mejora sustancial en las condiciones del mercado de trabajo este año, y es probable que en el medio plazo la inflación alcance el 2%”, señaló la Fed en su declaración. Ante las dudas que todavía planean, el banco central estadounidense aclaró además que el proceso de ajuste monetario será “gradual”. Con esta afirmación, la Fed intenta establecer un puente entre los partidarios de subir las tasas hacía meses y los que consideran que todavía existen riesgos latentes. En la rueda de prensa posterior, Janet Yellen reiteró que “seguirán muy de cerca la evolución de los mercados” y “que ajustarán las herramientas a lo que demanden”.

Asimismo, el organismo aprovechó la ocasión para actualizar sus proyecciones económicas. De acuerdo a lo publicado, espera que en 2015 la economía crezca un 2,1% y que para 2016 el PIB alcance el 2,4%, una décima más de lo previsto en la pasada cita.

Respecto al paro, la institución estima que este ejercicio la tasa se sitúe en el 5% (sin cambios respecto a lo previsto) y que en 2016 baje al 4,7%, dos décimas menos que lo calculado en septiembre.

"El riesgo sigue siendo elevado pero la economía de EE UU es lo suficientemente fuerte como para soportarlo”

Yellen pone fin a siete años de una política monetaria laxa en la que los tipos de interés, en mínimos históricos, y el programa de compra de activos –ampliado hasta en dos ocasiones– han permitido a la economía estadounidense dejar atrás la que es, junto a la Gran Depresión, una de sus crisis económicas más duras. “La fase en la que entra la política monetaria de EE UU sigue siendo acomodaticia”, afirmó Yellen. “Si no se hubieran subido los tipos, la economía podría haberse recalentado”, indicó en declaraciones que van en línea con las efectuadas en las últimas semanas.

La medida adoptada llevaba sobrevolando la mente de los inversores desde la pasada reunión, celebrada a mediados de septiembre. La evolución del mercado y las declaraciones de Yellen en sus últimas intervenciones públicas dejaban entrever que 2015 pasaría a la historia como el año en el que el banco central de EstadosUnidos pondría fin a su ciclo expansivo.

Según la mayoría de los expertos, las condiciones para el incremento de las tasas estaban, en su mayoría, reunidas. La única sombra a la buena evolución macroeconómica es la que tiene que ver con la inflación, que continúa presionada a la baja debido a la caída del precio de los productos energéticos, entre ellos el petróleo (en lo que va de año el Texas cede un 31%) y la débil evolución de los salarios. “Esto supone un riesgo para el objetivo de inflación del 2%”, afirma Carlos Salvador, profesor de Cunef. No obstante, la Fed ha dejado claro que a la hora de proceder al alza de los tipos en próximas reuniones se tendrá muy en cuenta la evolución de los precios. De hecho, en la rueda de prensa, su presidenta recalcó que “la baja inflación de los últimos meses se debe fundamentalmente a la caída de los precios de la energía”.

Yellen considera que los riesgos aparecidos desde finales de verano (especialmente lo que tiene que ver con las turbulencias desatadas por China y su repercusión en los mercados emergentes) “han disminuido”. No obstante, reconoce que los peligros sobre la economía global siguen siendo elevados aunque “EE UU es suficientemente fuerte como para soportarlo”.

Una prueba que evidencia que la medida de no pilló por sorpresa a los inversores fue la reacción del mercado. Nada más conocerse la noticia, los tres índices de referencia de Wall Street –que a lo largo de la sesión habían mantenido un comportamiento plano– se anotaron subidas cercanas al medio punto porcentual. Al cierre, animados por las declaraciones de Yellen, el Dow Jones y el S&P 500 se anotaron un 1,3% y un 1,5%, respectivamente. Por su parte, el dólar se mantuvo estable en el entorno de las 1,09 unidades por euro. La presidenta de la Fed no desveló datos adicionales sobre cómo se llevará a cabo posteriores alzas.

Normas
Entra en EL PAÍS