Entrevista con Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas

“Me preocupa la caída de precios en seguros de salud”

El margen técnico en seguros de salud ha caído casi 25% en poco tiempo

"Las nuevas pólizas se venden a 40 euros al mes, frente a los 60 euros de hace unos años"

“Me preocupa la caída de precios en seguros de salud”

Iñaki Ereño (Melilla, 1964) es el máximo responsable en España del gigante asegurador británico Bupa. Su filial más importante es Sanitas, una compañía que, además de seguros de salud, es propietaria de cuatro hospitales privados, gestiona dos públicos (Manises y Torrejón de Ardoz), tiene 175 clínicas dentales y 21 centros policlínicos.

Desde hace varios años, Ereño es también el encargado de liderar la expansión del grupo en Latinoamérica. Dentro de esta estrategia, el primer paso ha sido la adquisición de la aseguradora chilena Cruz Blanca. Ahora está sondeando entrar en el mercado brasileño.

Regulación clara para la gestión de hospitales públicos

El grupo Sanitas es propietario de cuatro hospitales propios, algunos de los cuales se encuentran entro los más prestigiosos del país (los hospitales de La Moraleja y La Zarzuela, el Hospital Virgen del Mar; y la Clínica CIMA en Barcelona). Además cuenta con 21 centros médicos y de bienestar.

Desde 2006, el grupo asegurador también entró en el segmento de gestión de hospitales públicos. Primero, con la construcción y administración del Hospital de Manises (Valencia), y a partir de 2012 con la gestión del Hospital de Torrejón de Ardoz.

“Creemos firmemente en este modelo, porque es bueno para el paciente, que recibe una mejor asistencia médica, y para la administración, porque así gestiona los recursos públicos de una forma más eficiente”, explica el consejero delegado de Sanitas, Iñaki Ereño.

“Lo que pedimos es que las Administraciones públicas tengan un marco regulatorio estable para este tipo de colaboraciones público-privadas. Nosotros nos debemos a nuestro accionista principal, que es una mutua sanitaria, y si entramos en este segmento tiene que ser porque es rentable, algo difícil con los vaivenes normativos”.

El máximo responsable de Sanitas considera que la cuestión de la gestión privada de hospitales públicos se ha politizado demasiado, y ha impedido ver que los usuarios principales son los grandes beneficiados.

“El Hospital de Manises está considerado como el segundo mejor de España, con un grado de excelencia médica equiparable a cualquiera de los grandes hospitales. Además, las listas de espera son más reducidas. En el Hospital de Torrejón de Ardoz es el que más partos naturales realiza en toda la Comunidad de Madrid, algo muy apreciado por las madres”, apunta.

El consejero delegado de Sanitas asegura, en una entrevista con Cinco Días, que las cifras de cierre de ejercicio van a ser positivas. “Vamos a terminar el año con un ligero crecimiento en el seguro de salud, en línea con lo que está creciendo el resto del sector”.

Durante los últimos cinco años, las pólizas sanitarias han sido el único ramo del segmento asegurador que ha crecido sin parar. Mientras el seguro de auto, el de hogar, a las pólizas de accidentes caían como consecuencias de la menor actividad económica, el seguro de salud ha seguido contratándose a tasas cercanas al 5%, que en los últimos trimestres se han ido moderando. El año pasado, las primas de salud contratadas en España ascendieron a 7.175 millones de euros (+3,44%) -de acuerdo con datos facilitados por Unespa-, convirtiéndose en el segundo negocio más importante para el sector asegurador, tras el seguro de autos.

La buena marcha de este segmento ha provocado la llegada de nuevos jugadores, que buscaban nuevas fuentes de ingresos ante la caída de otros negocios. Este incremento de la competencia ha desatado una intensa guerra de precios, que ha llevado a muchas compañías a publicitar seguros con descuentos de hasta el 50%, así como a contraofertar para evitar que sus clientes se marchen con la competencia.

“Esta caída de precios me parece preocupante”, apunta Ereño. “A los precios a los que se están vendiendo seguros de salud no se puede hacer buena medicina. Nosotros no queremos entrar en esta guerra, pero estamos viendo estrategias comerciales muy agresivas”.

Una de las consecuencias que puede acabar provocando el desplome de las tarifas para las nuevas contrataciones es que las aseguradoras vean como se va deteriorando la rentabilidad de esta línea de negocio, al mantenerse o incluso incrementarse el nivel de gastos, al tiempo que caen los ingresos. “En los últimos tres ejercicios, el margen técnico de los seguros de salud ha caído cerca de un 25%”, comenta el consejero delegado de Sanitas.

El directivo recuerda que se ha pasado en muy poco tiempo de comercializar pólizas médicas estándar de 50 o 60 euros al mes, a que ahora se estén pagando en muchos casos menos de 40 euros en las nuevas contrataciones. “A estos precios es muy difícil que pueda haber una correcta inversión en tecnología o seguimiento de programas de prevención”.

Dentro de los planes de desarrollo del grupo, una de las estrategias que mejor ha funcionado ha sido la apertura de clínicas de salud. En menos de cinco años han pasado de cero a casi 200. “Los clientes están muy satisfechos. Eso sí, nunca imaginábamos que tantos competidores nos iban a seguir en esta estrategia. En este caso, creo que las primas de seguros dentales ya están tan ajustadas, que no habrá una guerra de precios”.

Respecto a la decisión de salir, hace dos años, del acuerdo con Muface para dar cobertura sanitaria a los funcionarios de la Administración general del Estado, Ereño considera que hicieron lo correcto. “Siempre nos ha interesado este tipo de colaboraciones público-privadas, pero en este caso se instaló una política en la que Muface lo único que quería era reducir costes, a base de pagarnos menos a las aseguradoras”.

Normas