Retos del nuevo Gobierno

Lograr que empresa y escuela vayan de la mano

Pese al alto paro, siguen existiendo puestos de trabajo para los que no hay casi demanda

Lograr que empresa y escuela vayan de la mano

Hace ya algunos años empezó a acuñarse el término empleabilidad para hacer referencia a las posibilidades que tiene una persona de encontrar trabajo si es la primera vez que accede al mercado laboral, si se encuentra en desempleo o, simplemente, si quiere cambiar de actividad.  Para justificar la introducción de este concepto, los expertos advirtieron que cada vez era más frecuente ver a trabajadores muy cualificados por la titulación que ostentaban, pero con escasa empleabilidad porque el mercado de trabajo demandaba ya otros perfiles profesionales.

Desde todas las patronales y las asociaciones de autónomos, como desde las escuelas de negocios y la universidad, se insiste en que la única forma de paliar este aparente anacronismo entre oferta y demanda de empleo solo puede mitigarse consiguiendo que escuelas y empresas vayan de la mano. Porque conviene recordar que el mercado laboral convive en la actualidad con elevadas tasas de desempleo, todavía por encima del 20% de la población activa, con un amplio catálogo de ocupaciones de difícil cobertura. Y lo que es peor, en materia de formación profesional, las empresas denuncian que en las escuelas se enseñan todavía técnicas que en el trabajo diario ya han quedado obsoletas, por lo que esos jóvenes cuando culminen su formación, aún deberán seguir aprendiendo si quieren aumentar su empleabilidad.

Conviven altas tasas de paro con ocupaciones de difícil cobertura

El pacto de Estado en educación que han prometido casi todas las formaciones políticas con motivo de estas elecciones, sin duda, si se consigue, será un paso adelante que ayudará a paliar esta situación, pero si empresa y escuela no trabajan juntas, puede que no sea suficiente. Con la irrupción de las nuevas tecnologías en el desempeño de tantas y tantas actividades, la universidad y la formación profesional no pueden vivir al margen de esos avances. De lo contrario, miles de trabajadores seguirán quedando fuera de un mercado cada vez más exigente.

Normas