España es el quinto país más afectado

2.300 millones menos en la UE por juguetes falsificados

El presidente de la OAMI, Antonio Campinos (a la derecha), y el presidente de la Asociación Española y Europea de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, durante la presentación del informe "El coste económico de la vulneración de los derechos de la propiedad intelectual en los juegos y juguetes".
El presidente de la OAMI, Antonio Campinos (a la derecha), y el presidente de la Asociación Española y Europea de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, durante la presentación del informe "El coste económico de la vulneración de los derechos de la propiedad intelectual en los juegos y juguetes". EFE

La falsificación de juguetes provoca pérdidas anuales a los fabricantes de la Unión Europea (UE) por 1.400 millones de euros, según calcula un estudio de la Euroagencia de la Propiedad Industrial e Intelectual, la OAMI.

El informe de la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), con sede en Alicante, revela que el 12,3% de las ventas del sector de juegos y juguetes en el mercado europeo se pierden debido a las falsificaciones, que llegan, según Bruselas, de China en el 97% de los casos y en el 2% de la vecina Hong-Kong.

Esa caída en las ventas conlleva la pérdida de 6.150 puestos de trabajo ya que, debido a las falsificaciones, los fabricantes legítimos contratan a menos personas.

Si se añaden los efectos en cadena en otros sectores y en los ingresos de la Administración (directos e indirectos), la falsificación provoca una pérdida de ventas a la economía europea cifrada en unos 2.300 millones de euros, lo que se traduce en 13.168 puestos de trabajo.

Dentro de esos 2.300 millones se incluyen 370 millones de euros de los ingresos de los organismos públicos: unos 202 por lo que se deja de ingresar por IVA, 70 por el impuesto sobre la renta, 68 por la falta de cotizaciones a la Seguridad Social y 29 más por impuestos de sociedades.

En clave nacional, en España se pierde anualmente el 16,6% de las ventas directas del sector (lo que equivale a 167 millones de euros) y, además, supone una pérdida del 13,7% del total de empleos (estimados en 498 puestos).

España es, con ese 16,6%, el quinto país de la UE en pérdida de ingresos por piratería de juguetes, sólo por detrás de Rumanía (roza el 40%), Bulgaria, Grecia y Hungría, y muy lejos de Dinamarca, con el 4,1%.

Difundido por la OAMI a través del Observatorio Europeo de las Vulneraciones de Derechos de Propiedad Industrial e Intelectual, el estudio incluye la fabricación de productos como muñecos, figuras de acción, animales de peluche, juegos de mesa, instrumentos musicales de juguete, maquetas de trenes y rompecabezas.

Según los datos de Eurostat, el sector juguetero emplea a unas 53.000 personas en la UE, y en 2012 el principal productor era Alemania, al representar el 40% de la facturación total (2.700 millones de euros, 1.000 de ellos por exportaciones).

Estos datos han sido dados a conocer por el presidente de la OAMI, el portugués António Campinos, en la juguetera Chicos de Ibi (Alicante), del grupo Educa Borras, y es el cuarto documento de una serie de informes sectoriales que cuantifican la repercusión de las falsificaciones, tras otros ya difundidos sobre el sector de la ropa, calzado y accesorios, los artículos deportivos y en la cosmética y artículos de cuidado personal.

En el acto también han participado el presidente de la patronal española (AEFJ) y Europea (TIE), José Antonio Pastor, y el director general de Educa Borras, Florenci Verbon, cuya compañía de 200 empleados con sede en Barcelona es dueña de la fábrica de Ibi y cuyo productos estrellas son el Scaletric y Magia Borrás.

Campinos ha explicado que este informe tiene como objetivo ayudar a los responsables políticos en su trabajo, facilitándoles datos y estudios empíricamente contrastados, y ha advertido de que el negocio de falsificaciones no es de pequeñas empresas ilegales sino que se trata de un “meganegocio con millones y millones de euros”.

Por su parte, Pastor ha relatado que se falsifican los juguetes con más éxito comercial y ha pedido endurecer los controles para parar la llegada de artículos pirateados y evitar duplicar el castigo al sector, muy “desalentado” por observar la falta de sanciones a la piratería y, al mismo tiempo, obligado por la ley a cuantiosas inversiones en I+D+i para seguridad.

El presidente de la patronal ha señalado que las empresas “desleales” que piratean tienen un efecto directo en la pérdida de empleo y ha añadido que hay que concienciar a la población para evitar los índices actuales de ciudadanos que manifiestan abiertamente que optan por productos falsos (el 30%).

Normas
Entra en El País para participar