Sacyr cede un 12,19% en cinco sesones

Valores dependientes y firmas exportadoras, los más afectados

Valores dependientes y firmas exportadoras, los más afectados

El desplome del crudo tiene un efecto directo sobre las empresas extractoras, aquellas que les prestan servicio o las que dependen directamente de esta materia prima. Sin embargo, la onda expansiva que provoca la caída del precio del petróleo tiene efecto indirecto también sobre buena parte del resto de grandes empresas europeas. “Tiene un efecto secundario para la Eurozona, ya que la venta de materias primas supone poner en mercado más dólares, lo que debilita su cotización y, junto con la decepción del Banco Central Europeo, dan más fortaleza al euro y eso daña a las exportadoras”, desarrolla en su web el analista José Luis Cárpatos. Y el impacto ha sido contundente.

“Las perspectivas de que el exceso de producción se mantenga durante muchos meses más, y la estrategia de Arabia Saudí de obligar a los productores de fuera de la OPEP a bajar la producción para salvar el equilibrio del mercado están haciendo que el crudo esté tocando la zona de mínimos de 2009 nada menos”, resume Cárpatos. Como consecuencia, finalmente el Ibex se ha dejado un 4,45% en las últimas cinco sesiones, si bien el principal selectivo bursátil español arrastra nueve caídas consecutivas en su peor racha desde agosto de 2011.

Así, aunque lógicamente las empresas del ramo petrolero son las más afectadas por el desplome del crudo, con el barril de Brent por debajo de los 39 dólares el viernes, no son las únicas. De hecho, aunque Repsol se deja un 8,27% en la semana, la petrolera española es solo el cuarto peor valor de la semana. Cierto es, en todo caso, que es responsable directa de que la peor parte se la lleve Sacyr, que se deja un 12,19% en las últimas cinco sesiones, precisamente por su fuerte exposición a Repsol, de la que posee cerca de un 9%.

Le sigue en la lista Arcelor Mittal, la mayor siderúrgica mundial y la principal afectada por la senda bajista en la que se han instalado el mercado de materias primas. En la semana, la firma presidida por Lakshmi Mittal ha perdido un 9% de su valor, con lo que arrastra ya una depreciación del 59,35% en lo que va de año. A más distancia, pero por los mismos motivos, se ve Acerinox, que desciende un 7,01% en la semana.

Más centradas en el impacto de las medidas del Banco Central Europeo y, en algunos casos arrastradas por la debacle de Abengoa, tampoco las entidades financieras han disfrutado de una buena semana. Bankia se deja un 8,75% en las últimas cinco sesiones; Banco Santander desciende un 7,10%; Sabadell se deja el 6,63%; Popular, un 6,32%; Bankinter, un 5,61%; BBVA, un 5,20%; y CaixaBank, un 4,88%.

Las únicas tres empresas que lograron moderar los descensos por debajo del 2% son Amadeus, que bajó un 1,05%, Enagas, cuyas acciones se dejaron un 1,44%, e Iberdrola, que registró una bajada del 1,56%. En el caso de la eléctrica presidida por Ignacio Galán, RBC Capital Markets sustituyó este viernes su recomendación de en línea con el sector por sobreponderar.

Dentro de este panorama no especialmente alentador, Aena fue el único valor, junto con Endesa, que no cerró la semana en negativo, al apuntarse una subida del 0,05%. El descenso del crudo beneficia a la gestora de los aeropuertos españoles puesto que abarata la actividad de sus principales clientes. Además, los buenos datos sobre turismo –España cerrará 2015 con un alza del 4,4% en el número de turistas– repercuten positivamente sobre Aena, puesto que el 80% de los 68 millones de visitantes entra en España por vía aérea. Vittorio Carelli de Grupo Santander subió esta semana su recomendación para la gestora de mantener a comprar. De esta forma, Aena lidera las salidas a Bolsa de este año que se han beneficiado de una mayor revalorización. Sus acciones suben un 81%, frente a una media del 52,4% del conjunto de los 1.428 estrenos en los parqués.

Endesa, por su parte, registró un ascenso del 0,03% en los últimos cinco días en Bolsa. El ebit de la eléctrica se ha reducido en los últimos cuatro años debido a la reforma energética, un clima relativamente templado, la ralentización de la economía y la venta de su negocio en América Latina a la italiana Enel. Los analistas opinan que esta alianza hace de Endesa una compañía de distribución puramente ibérica, cuyo ebit podría volver a incrementarse si la demanda de electricidad y del gas siguen su camino de recuperación.

Normas