Lars Kalfhaus, director de Emminens Healthcare Services

“Los diabéticos monitorizados ahorran hasta el 12% a Sanidad”

El 'digital health' facturará el año que viene unos 3.000 millones de euros

Emminens es la firma con la que Roche opera en ese mercado

“Los diabéticos monitorizados ahorran hasta el 12% a Sanidad”

Emminens Healthcare Services es una empresa española de Roche Diagnostics que ofrece servicios para mejorar la atención personalizada de enfermedades crónicas, especialmente la diabetes. Lars Kalfhaus, su director, está convencido de que las soluciones de digital health son fundamentales para tratar a los crónicos. Unos 9.000 pacientes y cerca de 200 centros médicos ya usan sus aplicaciones.

¿En España se trata de forma adecuada a los enfermos crónicos?

Creo que sí. Esa es una de las grandes ventajas que tenemos: nos encontramos con un entorno muy bien organizado e informatizado para poder desarrollar los conocimientos que hay, pero también para implantar los sistemas que ayudan a la gestión de este tipo de pacientes.

¿Cómo enfocan este servicio?

Somos una firma tecnológica. Nuestras soluciones personalizadas apoyan la prestación de servicios no sustituyendo el trabajo del profesional, sino actuando en el background para hacer que su papel sea más eficaz en el contacto con los pacientes. Nos basamos siempre en la generación de datos y en la automatización donde es posible para poder tomar decisiones clínicas más acertadas. En España nos gastamos unos 10.000 millones de euros al año solo en el tratamiento directo de la diabetes. El 80% de esta cantidad es para complicaciones que se podrían prevenir con una gestión adecuada de los datos.

¿Cómo recopilan esos datos?

La mayoría los genera el propio paciente en su día a día con los dispositivos médicos que tiene disponibles. En nuestro caso son medidores de glucemia, bombas infusoras de insulina y sistemas de monitorización continua que, a través de Bluetooth, mandan la información a sus smartphones. En España, en una semana, las personas con diabetes generan de forma remota más de diez millones de datos relacionados con su enfermedad. Con esa información pueden tomar decisiones ellos mismos, tanto en la toma de insulina como en los hábitos de vida saludables, y los profesionales médicos pueden tomar decisiones clínicas más allá de lo inmediato.

"Este año hemos ampliado el equipo humano en un 50%. Nuestro centro de Barcelona seguirá creciendo”

Su apuesta por la personalización de las soluciones es firme. ¿Por qué?

La diabetes es una enfermedad personal, cada caso es distinto. Y como es crónica, su evolución depende mucho del estilo de vida de la persona, de sus hábitos, de su alimentación, etcétera. Como no es una enfermedad que se trate en los hospitales junto con las agudas, sino que lo que importa es el día a día, se debe enfocar de una forma distinta desde el punto de vista sociosanitario. Y a ello ayuda la personalización del tratamiento a través de la tecnología.

Su empresa ha presentado este año un plan en el que pedía la implantación de un sistema de asistencia personalizada.

Nos basamos en el círculo personalizado de gestión de la diabetes, un concepto inglés que busca la educación terapéutica del paciente para a continuación monitorizar la situación actual a través de los datos que aportan los dispositivos. Según nuestros cálculos, este modelo de gestión puede generar un ahorro al sistema nacional de salud de hasta el 12% en el coste total de la diabetes y de un 34% en el gasto en consultas externas.

¿Qué opinan las autoridades sanitarias de este plan?

Estamos trabajando en varias comunidades, entre ellas Madrid, Cataluña, Galicia, País Vasco, Andalucía y Murcia, en la implementación de diferentes soluciones que ajustamos a sus necesidades. La dificultad de la implementación de la plataforma es que también requiere un cambio procesal de los clientes. También estamos exportando estos conceptos a otros países europeos, como Bélgica, Holanda, Dinamarca, Finlandia o Italia, así como a Arabia Saudí y Dubái.

Su empresa se centra en la diabetes. ¿Trabajan también en otras enfermedades crónicas?

Esa es la idea. Creemos que los conceptos que hemos desarrollado para el tratamiento de la diabetes funcionarían para varias enfermedades crónicas. Trabajamos con algunos clientes para incluir enfermedades relacionadas con la diabetes, como hipertensión, colesterol, problemas de vista y temas psicológicos.

¿En qué aspectos centran su investigación?

Una de las cosas que más nos interesa es avanzar en el descubrimiento y creación de algoritmos inteligentes que permitan automatizar ciertas tendencias y tomas de decisiones terapéuticas. La idea es que con el tiempo nos sirvan para entrar en una fase de predicción de ciertas complicaciones. Asimismo, estamos lanzando ahora nuestra primera app, que llevará al mundo móvil lo que hasta ahora teníamos solo en la web.

¿Piensan aumentar personal?

Como Roche Diabetes Care somos unos 250 personas en España. Solo este año hemos ampliado nuestro equipo humano en un 50%. También estamos creando un centro de IT global en Barcelona, donde a lo largo de 2015 hemos contratado a unos 60 ingenieros de telecomunicaciones. La apuesta por este país es fuerte. El centro no dejará de crecer el próximo año.

Normas