Editorial

El ‘shock’ de las materias primas

L a brusca, continuada y persistente caída del precio de la materias primas -arrastrada por el barril del petróleo, que ronda en los últimos días los 40 dólares, y por la débil demanda china-, continúa cobrándose víctimas empresariales. De hecho, ayer le tocó el turno a uno de los gigantes del sector: Anglo American. La multinacional anunció que venderá el 60% de sus activos, suspenderá el pago de dividendos hasta finales de 2016 y hará un fortísimo recorte de plantilla, que pasará de los 135.000 trabajadores actuales a 50.000. Complementariamente, reducirá las divisiones de negocio de seis a tres: De Beers, dedicada a diamantes; Industrial Metals, especializada en platino y metales básicos; y Bulk Commodities, centrada en carbón y mineral de hierro. Un ajuste en todo regla y que no hace más que seguir el camino que ya han emprendido otras grandes empresas del negocio de las materias primas, como Glencore. Y lo más previsible es que las empresas ligadas a esta actividad continúen con su redimensionamiento. Los expertos coinciden en sostener que el nivel de precios no experimentará bruscos cambios de tendencia a corto plazo y en que los síntomas de debilidad que está mostrando el crecimiento chino tardarán en desaparecer.

Normas