Las negociaciones avanzan con un borrador de compromisos

Semana “decisiva” para que la COP21 sustituya a Kioto

Una manzana marcada con el logo de la COP21.
Una manzana marcada con el logo de la COP21. REUTERS

La cumbre del cambio climático de París, conocida como COP21, encaró ayer una semana decisiva para el control de las emisiones contaminantes. Sobre la mesa, un borrador sobre el que se está negociando para conseguir un protocolo que permita superar al firmado en 1997 en Kioto (Japón).

“Estamos al comienzo de una semana de esperanza”, declaró ayer Laurent Fabius, ministro de Exteriores de Francia y presidente de COP21. El representante galo es el responsable de coordinar las negociaciones y las mesas de trabajo en torno a un borrador de 48 páginas que quedó perfilado el sábado.

Un total de 14 ministros de distintos países dirigirán estas mesas enfocados en cuatro puntos sobre los que todavía es necesario un acuerdo global para su firma el próximo viernes. Estos temas son: la ambición del futuro acuerdo, la diferenciación entre países desarrollados y en desarrollo, la financiación a estos últimos y la acción hasta 2020, cuando el presente documento entraría en vigor.

El objetivo de Fabius es lograr que exista un documento el miércoles por la tarde, dejando el jueves para las últimas diferencias y para la traducción y el análisis jurídico. El ministro galo pidió “respeto” para los plazos que “nosotros mismos nos hemos puesto”. El que se sitúa como principal objetivo del acuerdo definitivo es la necesidad de señalar como límite crítico de entre 1,5 y 2 grados centígrados el crecimiento de la temperatura de la tierra.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, hizo un llamamiento a los ministros y jefes de las delegaciones para negociar “unidos bajo un mismo propósito y sentido común”. El mandatario añadió que hay que huir de “enfoques paulatinos” para “conseguir un acuerdo que transforme”.

En la misma línea se movió Christiana Figueres, secretaria de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas. “Ahora os corresponde a vosotros unir los resultados del borrador del texto y aplicar vuestro liderazgo para lograr un acuerdo final claro”, señaló hablando de los ministros que dirigen las negociaciones.

Posible disminución del C02 en 2015

Al mismo tiempo que se afrontaba esta semana decisiva se hacía público un informe realizado por Global Carbon Project que apuntaba a una posible disminución al final de este año del 0,6% en las emisiones de gases invernadero. Aunque esto se ha producido en ocasiones de crisis económica, los autores del documento señalan que sería la primera vez en el marco de un crecimiento global de la economía.

Estos resultados se sumarían al freno en el crecimiento de las emisiones en 2014, cuando subieron apenas un 0,6%. Sin embargo, contrasta enormemente con el importante ascenso que tuvo antes de ese año. Por ello, los autores del documento señalaron la necesidad de adoptar medidas para estabilizar y reducir de manera permanente las emisiones globales.

La Unión Europea reafirmó ayer que aumentará los fondos que destina y moviliza para la lucha contra el cambio climático, pero remarcó la necesidad de que otras economías potentes se consideren en desarrollo y se comprometan a convertirse en donantes. “Todos los países que estén en capacidad de hacerlo deben apoyar a los más pobres”, señaló Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía.

En el marco de las reuniones paralelas que se están manteniendo en la cumbre, los presidentes de Cataluña, Artur Mas; y de Euskadi, Íñigo Urkullu, estuvieron presentes en la Alianza de Estados y Regiones por el Clima, que reúne a 43 entidades subestatales. El primero anunció el compromiso de la Generalitat de reducir las emisiones un 25% en 2020 (en comparación con los datos de 2005) y un 40% en 2030 en una futura ley catalana de cambio climático. Por su lado, el lehendakari apuntó que el acuerdo de la COP21 “no es viable” si no se cuenta con las entidades subestatales. Los distintos gobiernos que participaron en esta mesa redonda impulsada por el Ejecutivo catalán y el Estado de Río de Janeiro se comprometieron a reducir un 55% sus emisiones para el 2050, del que ya se ha reducido un 6% respecto a 2012.

Acciona, 2.300 millones en renovables

Acciona prevé invertir 2.300 millones en energías renovables hasta 2020, según anunció ayer el presidente de la compañía José Manuel Entrecanales en un encuentro paralelo a la COP21 en París. El grupo destinaría este dinero al desarrollo y la construcción de instalaciones de energía renovable en los próximos cinco años. Pretende alcanzar una cota de 10.500 megavatios instalados en 2020. Esto supondría un aumento de cerca del 21% en lo que a la cartera de energías limpias de Acciona se refiere.

La inversión anunciada por Entrecanales se destinará principalmente a países en desarrollo y se hará a través de la alianza que tiene la compañía con el fondo KKR. En el horizonte se encuentra el deseo de la compañía de convertirse en empresa neutra en carbono en 2016 y ser la sociedad “más sostenible del mundo”, según palabras del presidente.

Siguiendo en el campo de las energías renovables, las principales asociaciones solares del mundo crearon ayer en París el Consejo Global Solar con el objetivo de unificar el sector de la energía solar a nivel internacional, compartir las mejores prácticas e impulsar el desarrollo del mercado en el mundo. La organización intentará convertir a esta fuente de energía en la principal generadora de electricidad del mundo. Entre los puntos fuertes destacados por el Consejo se encuentra la reducción de un 80% de los costes de esta actividad respecto a 2009. Actualmente esta fuente energética solo alcanza el 1% de toda la potencia instalada en el mundo.

Normas