Incluye nuevos recortes y un fuerte ahorro en materia de pensiones

El Parlamento griego aprueba los presupuestos de 2016

El primer ministro griego Alexis Tsipras participa en una sesión del Parlamento.
El primer ministro griego Alexis Tsipras participa en una sesión del Parlamento. EFE

El Parlamento griego ha aprobado esta madrugada los Presupuestos Generales de 2016, los primeros que diseña el Gobierno de Alexis Tsipras y que tras la firma del tercer rescate se han centrado en imponer el ahorro y los recortes, sobre todo, en materia de pensiones.

La ley salió adelante únicamente con los votos de la coalición gubernamental, formada por el izquierdista Syriza y los nacionalistas de derecha Griegos Independientes, y contó con el rechazo de toda la oposición.

Durante su intervención ante la Cámara, previa al inicio de la votación que se celebró pasada la medianoche, el primer ministro, Alexis Tsipras, defendió los presupuestos, porque aseguró que priorizan la justicia social y sientan las bases para el retorno al crecimiento.

“Incluso dentro de este marco financiero estrecho establecido por el difícil acuerdo al que llegamos en julio pasado, logramos el primer objetivo, la redistribución de las cargas, seguido por el segundo que es la gran batalla de la redistribución” de la riqueza, afirmó Tsipras.

Añadió que la acción de su Ejecutivo “está en las antípodas de la política neoliberal aplicada por los gobiernos anteriores”, tras los ataques de parte de la oposición.

El primer ministro se refirió a la negativa del resto de partidos a marcar “una línea roja nacional” sobre la reforma del sistema de pensiones para tener una posición negociadora más fuerte con los acreedores.

Tsipras ha tratado sin éxito de lograr un pacto en esta cuestión que genera un amplio rechazo social y que ha provocado ya dos huelgas generales contra el Gobierno.

Grecia se ha comprometido ante sus acreedores a recortar entre 2015 y 2016 un 1 % del producto interior bruto (PIB) en las pensiones, lo que se traduce en un ahorro de 1.400 millones hasta el próximo año.

La reforma de las pensiones consiste básicamente en reducciones de las prestaciones y subidas de las cotizaciones.

Yanis Plakiotakis, el líder interino de la conservadora Nueva Democracia, la principal formación de la oposición, acusó a Tsipras de estar “en una burbuja” y de incumplir su promesa de acabar con los rescates.

“Tsipras comenzó a cambiar Europa y se volvió esclavo de Europa”, señaló Plakiotakis.

El diputado de esta formación y candidato a presidente, Vanguelis Meimarakis, destacó que su partido no estaba dispuesto a apoyar unos presupuestos que imponen subidas de impuestos y recortes.

“Este presupuesto es un saqueo de los ingresos de la población y revela el engaño erigido desde las elecciones por Syriza”, subrayó Meimarakis, que recalcó que la partida destinada a las pensiones va a ser rebajada en más de 400 millones de euros.

El político conservador acusó a Tsipras de haberse “convertido en el más troikano de los troikanos”.

La presidenta del socialdemócrata Pasok, Fofi Yenimatá, también fue muy severa durante su intervención en que calificó a Tsipras como “el máximo exponente de la derecha del país”.

“No hay rastro de la política social”, aseguró Yenimatá, quien mencionó que en lugar de enfrentarse “con los poderosos” como prometió, el Ejecutivo ha perjudicado a los más débiles con la eliminación del subsidio para los jubilados, la rebaja de las pensiones y la desprotección ante las desahucios.

En 2016, el Estado pretende ingresar unos 5.700 millones de euros adicionales a través de subidas de impuestos, gravámenes y cotizaciones y recortes en las prestaciones sociales.

El borrador presupuestario contempla un ahorro total de 2.532 millones de euros en distintas partidas, por ejemplo, en el gasto militar o en el sistema de pensiones.

Al mismo tiempo, pretende elevar los ingresos en 3.201 millones de euros, a través de diversas subidas de impuestos.

En total, los presupuestos prevén un gasto de 55.664 millones de euros, 83 millones de euros más que en 2015, y unos ingresos de 53.091 millones, 436 millones más que en el año en curso.

Normas