Para el funcionamiento de sus centros de datos

Google adquiere 842 megavatios adicionales de energías renovables

Logotipo de Google reflejado en una ventana de la sede de la compañía en Pekín (China).
Logotipo de Google reflejado en una ventana de la sede de la compañía en Pekín (China).

Google ha adquirido 842 megavatios adicionales de energías renovables en todo el mundo para el suministro de sus centros de datos. A través de esta compra, según el gigante de internet la más diversa y amplia realizada por una compañía no perteneciente al sector de las empresas de servicios públicos (electricidad, agua, gas, etcétera), la multinacional se acerca aún más a su compromiso para triplicar su compra de energías limpias para 2025, así como al objetivo de que el 100% de sus operaciones sean realizadas con energía renovable.

No hay que olvidar que los centros de datos –cuyo número no deja de crecer impulsado por el impulso de internet y de avances tecnológicos como el cloud, el big data o el internet de las cosas– sufren una escalada de costes energéticos muy importante. Actualmente, estos centros representan ya el 2% del consumo global de energía, lo que ha activado la alarma medioambiental, y se prevé que sus emisiones de carbono superen en 2020 a las de toda la industria aérea.

La firma detalla que en tres países han casi duplicado la cantidad de energía renovable adquirida hasta la fecha, y ahora cuenta con hasta 2 gigavatios, "una cantidad equivalente a la retirada de casi 1 millón de vehículos de las carreteras". Los 842 megavatios extra proceden de distintos emplazamientos y tecnologías, que van desde una granja eólica en Suecia a una planta solar en Chile y otras en Oklahoma (EE UU).

"Estos contratos no solo nos ayudan a minimizar el impacto medioambiental de nuestros servicios, sino que también tienen sentido empresarial, ya que garantizan unos buenos precios", asegura Urs Hölzle, vicepresidente primero en Infraestructura Técnica de Google.

Además de la compra de energía renovable para sus centros de datos, Google ha invertido 2.500 millones de dólares en proyectos de energía renovable a gran escala, desde Alemania a Kansas o Kenia. "Nuestro objetivo es ayudar a impulsar el desarrollo de energía renovable tanto desde nuestra posición de clientes como en nuestra capacidad como inversores, reduciendo los costes para todas las personas", añade.

La compañía, que abrió su primer centro de datos 100% propiedad de Google en 2006, asegura que desde el principio han trabajado para promover el uso de energía renovable y sostenible. Así, aseguran, han diseñado esos centros para que utilicen la menor cantidad posible de energía. También destacan que en 2010, dentro de esta política, firmaron su primer acuerdo a gran escala para la compra de energía renovable con una granja eólica en Iowa. El verano pasado Google anunció igualmente que su más reciente centro de datos se encontraba en una antigua planta de carbón y contarán con un suministro al 100% de energía renovable desde el primer día. 

Normas
Entra en El País para participar