Peticiones ante los próximos comicios

Los hoteleros piden que se baje el IVA turístico al 4%

El presidente de la patronal Cehat, Juan Molas
El presidente de la patronal Cehat, Juan Molas

España se encamina a un año récord de turistas y de ingresos. Este ejercicio se puede cerrar con 68 millones de visitantes extranjeros y más de 67.000 millones de euros. Y todo ello pese a la fuerte subida del IVA que grava a hoteles, restaurantes y bares, que ha subido esta legislatura del 8% al 10%, y a la imposición de numerosas tasas autonómicas que gravan las pernoctaciones (Cataluña fue pionera y Baleares le seguirá a partir del 1 de enero de 2016). Los conflictos geopolíticos en destinos competidores, como Turquía, Túnez o Egipto, y el abaratamiento del euro frente al dólar han sido las dos principales razones que justifican ese récord.

Pero la escalada no será eterna. Así lo ha advertido Juan Molas tras ser elegido por tercera vez consecutiva como presidente de la patronal, en un discurso en el que avisó que las empresas tendrán que ganar competitividad y eso pasará por una rebaja de la presión fiscal, en especial del IVA. Cuando el PP llegó al Gobierno en noviembre de 2011, el IVA que gravaba las actividades turísticas estaba en el 8%, tras la subida que aplicó José Luis Rodríguez Zapatero en 2010. El programa electoral del PP planteaba una rebaja del 8% al 4%, aunque finalmente se convirtió en una subida al 10% como consecuencia del brutal ajuste fiscal. Molas reclamó a la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, revertir esa situación. “Percibimos un agotamiento político, que se refleja en decisiones tardías o que no se toman”, señaló Molas en su intervención, en la que también pidió coraje a los nuevos gobiernos autonómicos surgidos de las pasadas elecciones del 24 de mayo. ”Es necesario que se supriman todas los impuestos ambientales o a las pernoctaciones que se han aprobado”, precisó.

El reelegido presidente de la patronal aprovechó la presencia de Borrego para reclamar que, en el caso de que el nuevo gobierno lo lidere el PP, se cree la figura de un secretario general, por encima del secretario de Estado, “que sea capaz de coordinar un sector transversal, que afecta a todas las administraciones y a muchos sectores”. Con esta petición, Molas dio a entender que el turismo está infravalorado dentro de la política económica, pese a que tiene un peso del 12% en el PIB y en el empleo y que ha sido la única actividad que ha mantenido los puestos de trabajo durante la crisis. “Entre junio de 2006 y junio de 2015, el número de trabajadores ha pasado de 1,9 a 2,2 millones, con un crecimiento del 15% frente al retroceso del 8% en el conjunto de la economía”. En su opinión, el turismo debe ser considerado como política de Estado con mayúsculas. “Eso serviría para profundizar en la coordinación entre todas las autonomías”.

El presidente de la patronal hotelera también consideró como prioritaria la creación de incentivos fiscales y laborales para desestacionalizar la entrada de turistas, de tal modo que no todo se concentre en los meses de verano, y el fomento de la intermodalidad del transporte, con la conexión de los aeropuertos de El Prat y Barajas con el AVE como punta de lanza.

El programa indefinido del PP

El PP presentó las líneas maestras de su programa electoral en materia de turismo. Doce puntos en los que no figura ninguna rebaja del IVA y en la que sí aparece la puesta en marcha de una nueva línea de financación, denominada España Inversión y Turismo, sin cuantía especificada. Esta partida serviría para dar especial prioridad a la modernización de los destinos considerados maduros.

La ambiguedad también figura en la propuesta sobre las viviendas turística, en la que el PP asegura que “arbitrará medidas para que se realice en condiciones de calidad, transparencia y fiscalidad adecuadas, respetando al mismo tiempo los derechos de los vecinos en el caso de la propiedad horizontal”, sin especifical cuáles serán esos planes y cómo evitarán la publicidad de alojamientos ilegales.

En el pleno de la reelección del presidente de la Confederación, la patronal presentó un documento en el que exigió a las autoridades fiscales un control más estricto de la recaudación generada por este tipo de establecimientos, “para salvaguardar los millones de euros de dinero público gracias auna supervisión adecuada”.

Normas