Avisa que el exceso de regulación perjudica la rentabilidad

Restoy pide fusiones bancarias europeas ordenadas

Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España. EFEArchivo
Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España. EFE/Archivo EFE

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, ha vuelto a insistir hoy en la necesidad de ajustar la capacidad del sistema financiero europeo, lo que significa dar una vuelta de tuerca a las fusiones. Además, ha reclamado a las autoridades que acompañen a las entidades en este proceso con el fin de que se produzca "de la manera más ordenada posible”, al tiempo que ha abogado por una revisión del negocio bancario y de la capacidad de generar recursos para mantener la estabilidad y solvencia.

Durante su intervención en unas jornadas organizadas por el IE y PwC, Restoy aprovechó para lanzar una serie de mensajes al resto de sus colegas europeos y a los responsables de las entidades financieras. Tras señalar que en el último año se han producido grandes avances en la construcción de la Unión Bancaria, subrayó que aún queda camino por recorrer, y recordó el “complejo” entorno para la industria bancaria europea actual.

Insistió en que la actividad económica se mantiene débil, la estabilidad de precios está sometida a riesgos significativos y los tipos de interés están en niveles “extremadamente reducidos”. Ante este panorama, Restoy advirtió que el negocio bancario se resiente en la  reactivación del crédito, lo que agudiza la presión sobre los márgenes, que son “reducidos”. Esta menor actividad  y el aún los voluminosos activos deteriorados existentes en los balances de los bancos se une la exigencia regulatoria, lo que a corto plazo presiona a la baja sobre la rentabilidad del negocio, lo que preocupa tanto al Banco de España en particular, como al Banco Central Europeo en general.

El subgobernador ha indicado que a día de hoy puede afirmar que la Unión Bancaria “está cerca de ser una realidad factible y material” y ha recordado que el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) ya se encuentra activo. Pese a ello, aprovechó para afirmar que aún hay que seguir trabajando en determinados aspectos, entre los que destacó el fondo único de resolución con el fin de garantizar que tenga la potencia necesaria para afrontar crisis “sin desestabilizar las finanzas de los pases afectados”.

El subgobernador considera que el MUS tiene todavía que hacer frente a varios retos, entre los que citó la importancia de definir “con claridad” el tono de la política microprudencial, con el fin de que las entidades conozcan las exigencias del supervisor en el corto y medio plazo, un objetivo que se ve dificultado por el actual marco regulatorio.

También pidió "limar las diferencias que aún persisten entre las distintas jurisdicciones pertenecientes al MUS”, y lograr una buena interacción entre el MUS y el Mecanismo Único de Resolución. 

Según el informe 'La Unión Bancaria, suma y sigue', elaborado por PwC, la banca europea debe afrontar el reto de aumentar su rentabilidad en un contexto de tipos de interés próximos a cero y ante la llegada de nuevas exigencias regulatorias, además de atender al impacto que tendrá en el negocio tradicional la aparición de las nuevas tecnologías.

El estudio pone de manifiesto que las principales tareas pendientes de la Unión Bancaria para los próximos años pasarán por tener una legislación homogénea y consistente, así como coordinar los centros de decisión en Fráncfort y Bruselas.

A ello se une la necesidad de completar el proceso, ya que aún está pendiente la creación de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos o la revisión del procedimiento de recapitallización directa de los bancos a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

El informe también apunta a la necesidad de trabajar para evitar la discriminación entre el sistema bancario formal y la banca en la sombra. “La solución a este problema es compleja y desborda los límites de la Unión Bancaria, pero un primer paso en la dirección correcta sería tomar consciencia de la importancia sistémica de la banca en la sombra, cuyo volumen se estima en más de 70 billones de dólares”, apunta. 

El director de Relación con Supervisores y Reguladores de Banco Santander, José Manuel Campa, ha señalado que los retos en el corto plazo de la Unión Bancaria pasan por la comunicación y la predicibilidad, conocer cuál es la situación de medio plazo en la supervisión de la Unión Europea, la diferenciación entre las entidades y la expectativa de tiempo y la flexibilidad que se le da a los bancos para alcanzar el modelo objetivo.

Campa ha hecho un repaso por el tiempo que se ha tardado en construir la Unión Bancaria y ha señalado que, en general, ha sido positiva para la banca española, pero ha advertido de que, en materia de supervisión, pese al progreso, “hay un gran trabajo por delante de homogeneización y estandarización”.

Desde su punto de vista, la Unión Bancaria es “un amalgama de regulación bancaria” y ha apuntado como reto para el próximo año y medio o dos años ajustar la interacción entre la resolución y la supervisión.

En cuanto a las nuevas normas de absorción de pérdidas y requerimientos de capital -TLAC y MRE-, Campa ha afirmado que, a su juicio, “no son buenas noticias para la banca española”. “Es algo que hay que ver cómo se aplica en los próximos meses. La banca tiene que ir con su ataúd a cuestas, pero el ataúd es más grande para unas entidades que para

Normas
Entra en El País para participar