Formará parte de los Derechos Especiales de Giro

El FMI incluye al yuan como divisa de referencia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy la inclusión del yuan en su cesta de monedas de reserva, un nuevo espaldarazo al estatus del país asiático como potencia financiera y una victoria diplomática para Beijing. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, consideró la noticia “un hito importante para la integración de la economía china en el sistema financiero mundial”. Solo cinco monedas (dólar, euro, yen y libra) forman parte de esta cesta. La integración del yuan entre las divisas con las que el organismo calcula los derechos especiales de giro (DEG), su moneda nominal, tendrá lugar el 1 de octubre de 2016.

Para alcanzar este estatus, China ha llevado a cabo numerosas reformas para abrir su mercado de capitales, dando más acceso a los extanjeros y más libertad para la cotización de la moneda. El Directorio Ejecutivo del FMI decidió que el yuan, también conocido como renminbi (RMB) “cumple todos los criterios existentes para ser incluida en la cesta (...) y para ser una divisa de uso libre”, agregó la institución financiera en un comunicado. La decisión es un “reconocimiento del progreso que las autoridades chinas han hecho en los últimos años para reformar sus sistemas monetario y financiero”, aseguró Lagarde en un breve comunicado.

El Fondo revisa cada cinco años la composición de las divisas en las que se basan los DEG en función a los cambios de la economía global, y valora para la inclusión de una moneda su peso en el comercio internacional de bienes y servicios. En la decisión del FMI también es importante su declaración del yuan como divisa de “uso libre”, es decir, que es ampliamente utilizada como moneda de pago en transacciones internacionales e intercambiada en los principales mercados de divisas.

El yuan tendrá un peso del 10,92% en la cesta de divisas que da lugar a los DEG, a costa principalmente del euro, que pierde seis puntos, del 37% al 30,9%. El dólar sigue siendo la divisa de referencia, con un 41,7% de los DEG mientras el yen y la libra bajan al 8,09% desde el 8,33%. 

Los efectos prácticos de la moneda serán limitados, si bien se espera que bancos centrales o fondos de inversión ajusten sus carteras para reflejar la nueva posición del yuan como divisa de reserva. A medio y largo plazo, otros países podrán usar el yuan como moneda de referencia y las empresas, chinas o extranjeras  podrán endeudarse con más facilidad en moneda propia.

La última vez que la cesta de monedas del FMI tuvo un cambio en las divisas que la componen fue en 2000, cuando el euro reemplazó al franco francés y el marco alemán, que formaban parte del selecto grupo.

Normas
Entra en El País para participar