Santiago Seage asumió el cargo en mayo

Dimite el consejero delegado dos días después del preconcurso

El presidente del consejo, José Domínguez Abascal, nuevo presidente ejecutivo

Santiago Seage, hasta hoy consejero delegado de Abengoa.
Santiago Seage, hasta hoy consejero delegado de Abengoa.

Abengoa ha aceptado la dimisión a su consejero delegado, Santiago Seage, nombrado hace menos de medio año. Según ha comunicado esta mañana a la CNMV, Seage abandona su puesto como consejero, y pasará a ser director general de Abengoa Yield. 

Este movimiento se produce un día después de que Seage le fuera concedido el control de la filial, que compatibilizaría con el cargo de consejero delegado de Abengoa. El nombramiento se produjo tras la dimisión de Javier Garzoz, hasta el jueves consejero delegado de la compañía que cotiza en el Nasdaq. Finalmente, el grupo ha decidido que Seage no asuma ambas responsabilidades.

ABENGOA B 0,01 3,30%
ABENGOA 0,02 1,52%

Las facultades ejecutivas en Abengoa pasan al anterior presidente del consejo de administración, José Domínguez Abascal, hasta hoy no ejecutivo pero que ahora ejercerá labores de presidente ejecutivo.

La firma ha nombrado un nuevo consejero, Joaquín Fernández de Piérola Marín, hasta la fecha presidente de Abengoa México, que tendrá categoría de consejero ejecutivo. Piérola será, también, director general de Abengoa. En paralelo, la empresa pasa a tener un solo vicepresidente, Antonio Fornieles.

Domínguez tendrá todas las facultades correpondientes al consejero delegado. La firma ha comunicado la noticia "con el objeto de simplificar la estructura de la sociedad y contribuir a potenciar la gestión independiente de Abengoa Yield", es decir, el destino de Seage.

Santiago Seage llegó al puesto de consejero delegado el pasado mayo, tras la renuncia por “motivos estrictamente personales” de Manuel Sánchez Ortega, en el cargo desde 2010. Seage llevaba en la compañía desde 2005 y en 2014 fue nombrado máximo directivo de Abengoa Yield. Santiago Seage ha tenido que lidiar con la crisis de Abengoa desatada a finales de julio, cuando surgieron dudas sobre la situación de tesorería de la compañía. El 3 de agosto anunció una ampliación de capital por 650 millones, después de que Seage desmintiera esa posibilidad en una reunión con analistas apenas una semana antes.

La salida de Sánchez Ortega sembró incertidumbre en el grupo de ingeniería, y más después de que dos meses después fichara por la gestora BlackRock. El exconsejero delegado, que compartió las funciones ejecutivas con Felipe Benjumea –presidente de Abengoa desde 1991 y que se vio obligado a abandonar su puesto obligado por la banca el pasado septiembre–, se ha llevado un importe de 4,5 millones de euros tras salir de la compañía. 

El acuerdo con los bancos para asegurar la operación llegó el 23 de septiembre; posteriormente el banco especializado en asesoramiento Lazard encontró a los hermanos Riberas, dueños de Corporación Gestamp, como eventuales rescatadores de la compañía. 

Normas