Queda pendiente el futuro de Blablacar

El juez no cerrará Cabify, como pedían los taxistas

Un usuario utiliza la aplicación Cabify.
Un usuario utiliza la aplicación Cabify.

El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha descartado dictar el cierre de la aplicación 'Cabify', dedicada a alquiler de vehículos con conductor, rechazando así la medida cautelar que en este sentido solicitaba la Federación Profesional del Taxi.

El su auto, dictado el pasado día 23, la jueza desestima la medida cautelar de prohibición de actividad que pedían los taxistas al considerar que, como la empresa viene realizando su actividad comercial a lo largo de los últimos años, se trata por tanto de “una situación de hecho prolongada en el tiempo”.

No obstante, la magistrada no entra en su auto a valorar a fondo el asunto objeto de la demanda de la Federación del Taxi.

La compañía ha emitido un comunicado en el que remarca que el auto ha señalado que "no es proporcionado solicitar el cierre cautelar de una empresa". La compañía destaca que "la juez titular se basa en el hecho probado de que Cabify lleva operando en España desde el año 2011" y que la startup era "perfectamente conocida por amplios sectores del transporte y en especial por las distintas asociaciones del colectivo del taxi, por lo que no se admite cuatro años después, el argumento de la urgencia en la adopción de la medida cautelar solicitada" y deriva, por tanto, la decisión final a la sentencia que en su día se dicte tras la tramitación íntegra del procedimiento.

Se impone el cargo de las costas judiciales a la Federación Profesional del Taxi de Madrid, como consecuencia de ver desestimada su pretensión. La compañía ha explicado que "los argumentos de Cabify siempre han sido claros y su operativa completamente transparente, distinguiéndose radicalmente de otras plataformas". Cabify explica que está en posesión de las autorizaciones que permiten llevar a cabo el servicio de mediación en el transporte discrecional de pasajeros, en su calidad de Agencia de Viajes y, a su vez, los conductores con los que tiene concertados los correspondientes contratos de arrendamiento de servicios de vehículo con conductor, están también en posesión de las oportunas autorizaciones administrativas (denominadas Licencias VTC).

Así, según Cabify, se concluye que la compañía opera plenamente dentro del marco de la legalidad. Este mismo hecho ya lo había considerado previamente la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que en distintas resoluciones ha entendido que en el desarrollo de la actividad de Cabify no existen indicios ni pruebas que determinen ningún acto ilícito, desleal o que atentase contra la competencia.

De esta forma, el Juzgado permite seguir operando a 'Cabify', después de que otro juez dictara el cese de actividades en España de Uber a finales de 2014. En la actualidad, está pendiente que el mismo magistrado que ordenó el cierre de esta última aplicación se pronuncie sobre el cese de Blablacar solicitado por la patronal de autobuses Confebús

Normas