Breakingviews

Argentina podría guiar a Brasil

La victoria de Mauricio Macri en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Argentina el domingo puede iluminar el camino a Brasil. El poco carismático alcalde conservador de Buenos Aires ganó con promesas de romper con el populismo de la exaltada líder saliente Cristina Fernández e impulsar la reforma de la tercera mayor economía de América Latina. Cómo le vaya en su mandato de cuatro años puede resultar instructivo para su mayor vecino ya que el electorado sopesa quién sucederá a su presidenta de izquierdas, Dilma Rousseff.

Macri asegura que quiere reducir los controles de capital, abrir la economía y atraer inversiones extranjeras, en parte llegando a un acuerdo con los resistentes inversores con bonos argentinos impagados. Las preocupaciones sobre que vaya a recortar el gasto social provienen de su oponente del partido gobernante Daniel Scioli en lugar de la campaña del propio Macri, pero no todos los subsidios sin preocupaciones de gasto de Fernández serán sostenibles.

Un candidato similar a Macri podría parecer más viable en las próximas elecciones para suceder a Rousseff

Macri se enfrentará también un Congreso hostil y a una poderosa maquinaria política peronista dispuesta a defender las conquistas sociales del mandato de Fernández, que puede presentarse a la presidencia de nuevo en 2019. La historia reciente no está de su lado: desde la restauración de la democracia, ningún presidente no peronista ha acabado su mandato.

Si Macri se las arregla para impulsar el crecimiento, estimado por el FMI en apenas un 0,4% este año, a la vez que mantiene a raya los disturbios y protege a los más pobres, puede que sirva de modelo para los brasileños. Muchos de ellos están hartos de la torpeza de Rousseff en la economía, pero quieren preservar las conquistas sociales hechas con ella y el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Un candidato proempresarial similar a Macri podría parecer más viable en las elecciones de 2018 para sucederla.

Por supuesto, puede que los esfuerzos de Macri conduzcan a disturbios masivos, reformas fallidas o enormes recortes sociales. En ese caso, los votantes brasileños podrían preferir evitar la adopción de las recetas económicas de Macri y favorecer a un candidato de más dulzura populista. Pero el país, que se enfrenta a sus propios problemas de déficit fiscal y a una recesión de la que puede que apenas se esté recuperando de antes de 2018, no podría permitírselo.

Normas