Los bancos ya conocen una primera versión de las pruebas de solvencia europeas de 2016

El BCE reforzará en los test el control del sueldo y conducta de los banqueros

Fotografía facilitada por el Banco de Francia de  Daniéle Nouy, presidenta de la supervisión bancaria unificada europea, EFEArchivo
Fotografía facilitada por el Banco de Francia de Daniéle Nouy, presidenta de la supervisión bancaria unificada europea, EFE/Archivo EFE

Los seis mayores bancos españoles conocen desde ayer un primer borrador de la metodología y de las plantillas de los test de estrés a los que la EBA les someterá junto a 47 entidades europeas en 2016. El BCE explicó ayer observa que los bancos vuelven a tener malas prácticas profesionales y vigilará los bonos y dividendos de que reciben los banqueros.

El BCE tiene previsto refozar la vigilancia de las conductas y remuneraciones de los banqueros europeos y del riesgo operacional de los directivos de las entidades financieras. El Banco Central europeo considera que es una fuente de conflictos que ha vuelto a aflorar en los últimos meses, razón por la que incluirá y prestará mucha más atención al riesgo operacional y los sueldos de los banqueros en los próximos test de estrés que realizará en 2016.

Miembros de Santander, BBVA, Criteria Caixa Holding, BFA (matriz de Bankia), Popular y Sabadell conocen desde ayer un primer borrador de la metodología y de las plantillas del examen de cara a estos test de estrés a los que la EBA les someterá junto a 47 entidades europeas en 2016. Técnicos y seniors de cada una de las entidades españolas que serán examinadas se han reunido en Londres con el BCE y supervisores nacionales, como el Banco de España.

El resto de bancos de la zona euro que participarán en el examen también han acudido a la cita. La EBA prevé publicar en febrero la metodología, así como las plantillas del examen y los escenarios definitivos aplicados.

España será el segundo país, junto a Francia, que más bancos someterá al examen coordinado por la EBA en cooperación con el BCE, sólo por detrás de los 10 bancos alemanes que participarán en los test y por delante de Italia, con cinco entidades, Países Bajos, Reino Unido y Suecia, con cuatro cada uno.

De los 53 bancos de la UE que serán examinados, 39 se encuentran bajo supervisión del BCE, que destacó que la muestra de bancos propuesta cubre el 70% de los activos bancarios de la eurozona. En línea con el ejercicio 2014, los test de estrés de 2016 se centrarán en la valoración del impacto de los factores de riesgo sobre la solvencia de los bancos, que deberán someter a tensión un rango común de riesgos. No obstante, la autoridad bancaria no fijará en estos nuevos test un umbral mínimo de capital común para las entidades.

En un primer borrador en el que se incluyen los capítulos a examinar remitido el 5 de noviembre por la EBA a los bancos que deben pasar los test de estrés (compuesto por 6 capítulos y dos anexos desglosados en 91 páginas), ya se incluye un apartado, el número 5, exclusivo a analizar el riesgo de las conductas de los banqueros. Pero, ahora tiene que avalarlos el BCE.

La responsable de la supervisión única europea del BCE, Daniéle Nouy, se quejo ayer, precisamente, de la vuelta de los bancos a realizar malas prácticas. Nouy señaló en un discurso en la Universidad Goethe de Fráncfort que “todos los días surgen nuevas evidencias de una mala conducta profesional de los institutos de crédito”.

“Los últimos años hemos visto como la naturaleza no vinculante de una parte sustancia del marco de gobernanza empresarial, basado esencialmente en códigos de conducta, no ha llevado a las instituciones a implementar efectivamente prácticas de gobernanza empresarial sanas”, señaló Nouy. Y añadió que “los costes por litigios pueden tener un impacto significativo en la base de capital de una institución; pueden reducir la rentabilidad de los bancos, las retribuciones a los accionistas y la confianza entre los inversores”. Sostuvo que los costes por litigios afectan a la reputación de una institución, algunas veces de forma irreversible y también pueden erosionar la confianza en la banca en general.

En Alemania, Deutsche Bank se enfrenta a numerosos litigios, que le han llevado a realizar importantes provisiones. “Estamos fuera de la crisis de 2007/2008, pero lejos de donde necesitamos estar en términos de cultura de riesgos. Esto significa que continuamos dando gran importancia a la ética y la cultura en las prácticas de gestión de riesgo”, dijo la supervisora francesa.

En el mismo acto, el nuevo presidente de Deutsche Bank, John Cryan, dijo que estudia reducir la remuneración de los directivos. “Creo que los ejecutivos de los bancos ganan demasiado”, dijo Cryan.

Nouy declaró que en el BCE “estamos fortaleciendo la forma en que evaluamos las políticas de remuneración, y el impacto de la retribución variable y la distribución de dividendos discrecional”.

Normas