Europa se une en busca de la digitalización

SOS: urge digitalizar España

La Gran Coalición Europea por el Empleo Digital potencia la creación de trabajo en el sector

El sistema educativo debe amoldarse a las necesidades que reclaman las empresas

SOS: urge digitalizar España
Thinkstock

El movimiento digital ha irrumpido con fuerza en todos los ámbitos de la sociedad. Y en lo que se refiere al mundo laboral, la revolución tecnológica ofrece múltiples oportunidades. Pero también algunos peligros. El mayor de ellos es quedarse atrás en la carrera de la digitalización, sin lograr que los profesionales se formen en esta materia y sin conseguir que las empresas hagan suyos estos cambios tecnológicos. Con este objetivo se celebró ayer en Madrid, la primera feria europea de empleo digital, organizada por Digital Europe y la Comisión Europea en el distrito de Telefónica, y a la que acudieron más de 50 empresas de varios países, y a la que asistió el presidente de Telefónica, César Alierta.

El mayor temor de todos los expertos es que Europa no aproveche el aluvión de oportunidades que la digitalización acarrea. “Hay una gran revolución tecnológica y las normas aún no están escritas. Nadie debería quedarse atrás, y Europa, si no toma medidas, puede que lo haga”, explicó, Carlos López Blanco, director global de asuntos públicos y regulación de Telefónica.

En este sentido, la multinacional española ha puesto en marcha varios proyectos para avanzar hacia la economía del conocimiento en todos los sectores, incorporando lo digital a las distintas fases del aprendizaje. “Para Telefónica, la educación digital es clave para impulsar la empleabilidad, incrementar la competitividad de los países y garantizar el crecimiento futuro”, afirmó López. Así, la compañía de telecomunicaciones ha llevado a cabo diferentes proyectos para formar a jóvenes en materia digital, ayudarles a buscar empleo y facilitarle a las empresas las herramientas para poder llevar a cabo su propio proceso de digitalización. Para ello, “estamos trabajando en 30 países con el fin de estudiar el empleo digital en todos ellos, analizar cada una de las regiones y equilibrar, poco a poco, la demanda de las empresas con la oferta de trabajo para que todos los países europeos estén conectados entre sí”, prosiguió.

Pasar a ser productores

Si cada vez es mayor la influencia de lo digital en la sociedad española, no vale con ser consumidores digitales, sino que es necesario pasar a ser productores. “Tenemos que idear acciones que nos permitan impulsar la creación digital. Es el mayor reto que se nos presenta”, afirmó el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Víctor Calvo Sotelo, “ya que la ausencia tecnológica no puede ser una barrera en el desrrollo de nuestro país”.

En este sentido, desde la Secretaría de Estado han lanzado el Libro Blanco, una herramienta que aúna en un mismo documento un análisis de la oferta y la demanda de los perfiles profesionales que reclaman las empresas. “Además de analizar las titulaciones universitarias españolas en relación con las tendencias del mercado”, afirmó. Es la primera vez que se ha elaborado un documento así, “con el objetivo de alcanzar esas competencias necesarias que exigen las nuevas profesiones digitales. El secretario de Estado también explicó el plan del ejecutivo, con el que conectar a internet todas las aulas de los colegios.

En este sentido, cobra especial importancia la Gran Coalición Europea por el Empleo Digital, una iniciativa formada para potenciar la creación de empleo en el sector digital en el continente. Tal y como explicó Günther Oettinger, comisario europeo de Economía y Sociedad Digital, a pesar de que los niveles actuales de desempleo, el número de trabajos en el sector digital está aumentando en más de 150.000 puestos al año. “No obstante, el número de recién diplomados en nuevas tecnologías y de trabajadores, cualificados en este campo, no está aumentando al mismo ritmo que las compañías demandan”. En palabras del citado portavoz europeo, “no es aceptable que con el porcentaje de desempleo que hay en Europa, los jóvenes y los profesionales no puedan formarse en el sector de la digitalización”. Tal y como explicó Alexander Riedl, subdirector de comunicación en redes, contenido y tecnología de la Comisión Europea, “si contamos con la infraestructura necesaria, pero no con las personas, los avances no van a llegar”.

Esta situación de estancamiento digital puede pasar inadvertida en estos primeros años de revolución tecnológica, ya que la innovación y los cambios no han llegado totalmente. Sin embargo, si no se toman medidas, la tesitura se agravará de aquí a unos años. “Dentro de poco tiempo, la inmensa mayoría de los trabajadores va a necesitar conocimiento digital para poder llevar a cabo sus labores”, apuntó Riedl. “El 90% de los empleos precisará de estas habilidades”, corroboró Oettinger.

Tal y como apuntaron los expertos, las consecuencias de no llevar a cabo este proceso de cambio pueden ser nefastas para la producción y el empleo en Europa. “Si no se aprovecha la digitalización, perderemos competitividad en empresas y negocios en Europa. Si esto ocurriera, los puestos de trabajo del futuro se crearían en otros lugares del mundo”, apuntó Oettinger, refiriéndose a Estados Unidos y a varias regiones asiáticas, que se han puesto a la cabeza en esta carrera tecnológica.

Juan Pablo Riesgo, secretario de Estado de Empleo; John Higgins, director general de DigitalEurope; Günther Oettinger, comisario de Economía y Sociedad Digital; Víctor Calvo-Sotelo, secretario de Estado de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información; y César Alierta, presidente de Telefónica.
Juan Pablo Riesgo, secretario de Estado de Empleo; John Higgins, director general de DigitalEurope; Günther Oettinger, comisario de Economía y Sociedad Digital; Víctor Calvo-Sotelo, secretario de Estado de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información; y César Alierta, presidente de Telefónica.

Pero para poder aprovechar la digitalización en su máximo potencial, el sistema educativo juega un papel fundamental. “Las bases y las destrezas del conocimiento digital deben empezar en las escuelas”, comentó Antonio Salvatore Graziano, vicepresidente de asuntos públicos europeos de la multinacional tecnológica Huawei. Esta empresa ya se ha puesto en contacto con varias universidades españolas, como la Politécnica de Madrid o la UNED, “para sensibilizar a los estudiantes sobre las oportunidades que el mundo de las tecnologías de la información ofrece”. Y al igual que la citada tecnológica, otras compañías como Google han puesto en marcha proyectos con los que formar a los jóvenes en esta disciplina. Así lo explicó el director de políticas y asuntos públicos para Iberia, Francisco Ruiz: “estudiamos cuales serían los perfiles más demandados en el futuro y, junto a la administración y a 21 universidades españolas, hemos puesto en marcha varios cursos para formar a los estudiantes sobre marketing digital, diseño web o analítica de datos”.

También Microsoft apuesta por formar a las nuevas generaciones en estas materias. Su director de desarrollo, tecnología e innovación para España, Ángel Sáenz de Cenzano, ahondó en la necesidad de que las empresas y proyectos europeos se coordinen entre sí, algo a lo que la citada coalición europea, puede ayudar. “Es ridícula la gran cantidad de iniciativas que salen a la luz de forma descoordinada, cuando podrían trabajarse juntas para lograr mayores objetivos”.

En este sentido, Yvonne van Hest, directora y responsable del desarrollo digital del programa de Brainport Development en Holanda, incidió en la necesidad de que las compañías europeas trabajen juntas para formar a sus trabajadores.

“En nuestro país, muchas empresas colaboran entre sí y comparten talento, a pesar de competir entre ellas”. Si una persona es descartada y tiene un buen perfil, explicó, es recomendada a otra firma. “En Europa deberíamos hacer lo mismo, ya que competimos con Estados Unidos y con Asia. Tenemos que favorecer a esa circulación de cerebros entre las empresas europeas”, apuntó esta ejecutiva.

Por ello, esta gran coalición europea debe profundizar en todos los sectores de la sociedad: “Las empresas deben decir claramente cuáles son las necesidades y aptitudes que necesitan, así como las universidades y la administración deben poner de su parte para efectuar todos los cambios que posibiliten adaptar el sistema educativo a la tesitura actual”, explicó José Manuel de Riva, presidente de Ametic (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales). “Ha de ser una labor conjunta entre todas las partes: los estados miembros de la UE y los agentes sociales”, reclamó Günther Oettinger.

Normas