Las casas prime ya crecen al 5,2%, según Knight Frank

La oferta de lujo en Madrid, en peligro por la escasez de suelo

Imagen generada por ordenador de una promoción en Fernando VI.
Imagen generada por ordenador de una promoción en Fernando VI.

La crisis no ha golpeado por igual a todo el mercado inmobiliario. Los agentes y expertos del sector no se cansan de decir que ésta es una actividad muy local, y eso es lo que explica que nada tenga que ver lo que está ocurriendo en una zona con lo que pasa en su comarca vecina. Y si hay diferencias por ciudades o barrios, también las hay por tipo de productos.

Así, mientras los precios, las ventas y las nuevas promociones tratan de despegar para los inmuebles convencionales, en la vivienda de lujo en Madrid la realidad es bien distinta. Según los datos presentados ayer por Knight Frank, la capital se ha situado en los últimos meses como uno de los enclaves más atractivos de Europa para comprar viviendas de alto standing o prime, entendiendo como tales aquellas casas cuyo precio de salida es superior a los 800.000 euros, cuentan con tres dormitorios o más y una superficie superior a los 200 metros cuadrados.

Plazos de comercialización

La razón es la mejora experimentada por este segmento en apenas un año. Frente a precios de salida que se negociaban a la baja durante la pasada crisis y casas que tardaban en venderse una media de 10 a 12 meses, en la actualidad las operaciones se cierran con precios al alza y en la mitad de tiempo (de tres a seis meses).

Es tal el hambre de inmuebles de lujo en Madrid, que las transacciones crecen a un ritmo del 25% anual y los precios un 4,2%, por encima de ciudades como Londres o París, según explicó ayer Ernesto Tarazona, Director de Residencial y Suelo de dicha consultora internacional. Además, la previsión es que esta significativa mejora vaya a más, por el interés que sigue mostrando la demanda, compuesta por un 70% de españoles y un 30% de extranjeros.

Sin embargo, en este horizonte aparentemente idílico aparecen dos sombras preocupantes: la escasez de suelo para edificar obra de lujo nueva y las trabas administrativas del Ayuntamiento que dirige Manuela Carmenta. Desde Knight Frank no ocultaron que esta situación ya provoca “que un porcentaje alto de clientes acabe desistiendo finalmente de comprar producto en Madrid por la falta de una vivienda que se adapte a sus necesidades”, algo que, en su opinión, debería corregirse.

Normas