Resumen de las principales medidas

¿Qué proponen los partidos en materia sanitaria?

Estas son las ideas clave de los programas electorales (hechos o por hacer) de las fuerzas políticas a las que se les augura más peso en los próximos comicios.

¿Qué proponen los partidos en materia sanitaria?

Los partidos se afanan, a un mes de las elecciones generales, por completar sus programas electorales. La sanidad es una cuestión que preocupa a los ciudadanos: el último barómetro del CIS (octubre) sitúa esta cuestión como el quinto principal problema al que se enfrentan los españoles. Los partidos no esconden que el sanitario es un sector estratégico, tanto por su peso presupuestario como por su percepción entre el electorado.

El Sistema Nacional de Salud (SNS) ha perdido 8.869 millones de euros entre 2009 y 2013. Se trata de una cantidad tan abultada que se ha dejado notar en las listas de espera y en la valoración ciudadana de los servicios, que refleja una caída en la calidad observada. Este severo ajuste presupuestario ha venido acompañado en algunas comunidades autónomas del llamado copago sanitario. Y de la externalización de servicios: uno de cada cinco españoles tiene hoy contratado un seguro de salud.

Las fuerzas políticas tienen trabajo por delante para ganarse al votante. Los guiños al SNS, donde solo entre médicos y enfermeros están empleadas de forma directa 280.000 personas, también pueden granjear papeletas. El personal ha sufrido varios recortes de salario y trabajan en turnos cada vez más largos.

Pero los usuarios finales y los profesionales de la sanidad no son los únicos que han sufrido los rigores de la crisis. Las constricciones presupuestarias han provocado una reducción del gasto en medicamentos, lo que ha repercutido en las cuentas de resultados de la industria y en el negocio de las farmacias, que acumulan meses de impagos (cuatro en el caso de Cataluña) y reclaman medidas para atajar la situación. La CNMC publicó recientemente un informe a propósito del modelo licenciatario de las farmacias en el que recomienda su apertura.

PP

Continuidad del sistema El PP todavía no ha presentado su programa electoral para las elecciones generales del 20 de noviembre, aunque el presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, avanzó el martes que estaría listo “en cuestión de días”. Con todo, algunos miembros del partido han ido aportando pistas sobre lo que gusta y no gusta en la formación. El secretario ejecutivo de sanidad y asuntos sociales del PP, José Ignacio Echániz, resume el sistema sanitario que quiere su formación poniendo como referencia el actual, al que cabría mejorar recuperando las partidas que han quedado congeladas con la crisis.

Gestión público-privada Echániz opina que el actual peso del componente privado en el Sistema Nacional de Salud es el adecuado. Según los últimos datos del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), el gasto sanitario privado supone el 28,3% del total. “La iniciativa privada ha demostrado que puede poner en marcha herramientas que a veces son más eficaces que las de la Administración pública, que debido a su carácter garantista a veces se diluye”, aseguró Echániz a principios de noviembre en una conversación con periodistas. En este sentido, adelantó que vería con buenos ojos la creación de un mir profesional para la carrera sanitaria, en referencia al sistema de evaluación y prácticas que siguen los médicos para especializarse.

Control del gasto El Gobierno firmó con la patronal en la primera semana de noviembre, a mes y medio de las elecciones, un acuerdo por el cual el sector indemnizará al Estado si el gasto farmacéutico crece más que el PIB. “Tomaremos las medidas necesarias de control del gasto para que eso no suceda”, explica Echániz.

Refuerzo del Ministerio Si el PP gana los comicios, las regiones tendrán el mismo papel que hasta ahora en la prestación y gestión de servicios sanitarios, aunque “con un mayor nivel de coordinación por parte del Ministerio de Sanidad”, indica Echániz. Su formación descarta el copago y apuesta por la mejora de los mecanismos de contratación y control con proveedores.

PSOE

Un ‘pacto de Toledo’ sanitario “La sanidad necesita un pacto similar al de Toledo para garantizar su sostenibilidad y calidad a largo plazo”, asegura José Martínez Olmos, portavoz del Partido Socialista en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, en referencia al alcanzado en torno a las pensiones.

Coordinación regional En coherencia con la defensa de un modelo de Estado de corte federal, los socialistas proponen crear en coordinación con las comunidades autónomas una cartera común de servicios y reforzar el Fondo de Cohesión Sanitaria, destinado a que cualquier ciudadano tenga derecho a acceder a los tratamientos que se presten en territorio español. También se crearía una tarjeta sanitaria común que dé acceso al historial sanitario y la receta electrónica.

Gestión pública El programa socialista defiende el mantenimiento de la “titularidad pública de los hospitales y centros de salud y de los servicios sanitarios y clínicos que se prestan en los mismos”, aunque eso no es óbice para que “el sector privado pueda desarrollar actividades complementarias”. La formación que lidera Pedro Sánchez defiende también la necesidad de desarrollar un modelo retributivo que reconozca la calidad asistencial de los servicios prestados por los profesionales sanitarios. O lo que es lo mismo: reflejar su efectividad en el sueldo.

Más recursos Sin entrar en cifras concretas, tanto el programa electoral aprobado este fin de semana como Martínez Olmos apuntan a la necesidad de “generar más recursos” para poder financiar no ya nuevas medidas, sino “las necesidades que existen en el sistema”. El portavoz de sanidad opina que la inyección adicional debería alcanzar como mínimo el 0,7% del PIB (unos 7.000 millones de euros). El copago farmacéutico se revisaría para “tener en cuenta criterios de necesidad”. Asimismo, se impondrían medidas de racionalización del gasto, como el incremento de la compra centralizada de medicamentos.

¿Qué proponen los partidos en materia sanitaria?
Getty

Modelo autonómico

C's

Nuevo modelo de financiación El partido que lidera Albert Rivera se propone darle una vuelta al sistema de financiación autonómica de la sanidad. Debe ser capitativa: se asignará a cada zona una bolsa equivalente al número de usuarios a los que debe dar servicio. “Es injusto que los ciudadanos reciban servicios diferentes en función de su residencia”, asegura Daniel Álvarez Cabo, diputado de C’s por la Asamblea de Madrid. Su formación aportará 20.000 millones de euros anuales adicionales, que financiarán los servicios sociales esenciales (sanidad, educación, políticas sociales y dependencia). Esa suma saldrá de la racionalización del sistema.

Apoyo privado “Creemos en la economía de mercado: hay que buscar un equilibrio entre los beneficios empresariales y los del paciente”, opina Álvarez Cabo respecto a la participación de compañías privadas en el SNS. La prestación de los servicios, no obstante, debe ser mayoritariamente pública. También se adoptarían métodos de remuneración propios de la empresa privada, como son los incentivos económicos a la productividad entre el personal. Y se cederá a los centros la capacidad de contratación.

Reorganización de los servicios C’s apuesta por reordenar los recursos disponibles. Eso implica ajustar la oferta de servicios de cada centro, ya sea un gran hospital o un pequeño centro médico, a la demanda que debe cubrir, lo que puede implicar duplicar plantilla o recortarla (incluso cerrar centros). La definición de la cartera de servicios debe estar basada en la evidencia, como también lo estará la financiación de la incorporación de tecnologías y medicamentos. Se evaluará el coste unitario de los nuevos tratamientos y medicamentos.

Consejo interterritorial La intención de Ciudadanos es reforzar el papel del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud como garante de la coordinación de la asistencia sanitaria en todo el territorio.

Podemos

Recuperación presupuestaria Podemos ha sometido las propuestas de su programa electoral a votación popular, proceso en el que han participado más de 15.000 personas. La segunda medida más aceptada tiene que ver con una de las principales demandas de la formación: acabar con los recortes en sanidad. En este sentido, el partido propone “la reversión inmediata del presupuesto anual destinado a gasto sanitario, recuperando en el primer año de legislatura los niveles de dotación previos a 2012”. La parlamentaria madrileña de Podemos Mónica García Gómez aseguró a principios de mes, en un desayuno informativo organizado por la agencia de noticias Servimedia, que el objetivo debe ser, “como mínimo”, recuperar el nivel de gasto de 2009, esto es, un 7% del PIB, lo que implicaría añadir unos 10.000 millones de euros al sistema.

Cobertura universal La formación apuesta por blindar por ley la cobertura médica universal, lo que incluiría, por ejemplo, a inmigrantes y emigrantes de nacionalidad española que pierden la cobertura una vez transcurridos 90 días desde su salida del país.

Convivencia con el capital privado Ninguna de las propuestas contenidas en el programa de Podemos aboga abiertamente por la eliminación del componente privado del Sistema Nacional de Salud, si bien la formación defiende la titularidad pública del sistema. “La colaboración público-privada existe y lo seguirá haciendo”, reconoce García Gómez, si bien apunta que “no hay ningún estudio que demuestre que la provisión privada sea mejor o más eficiente que la pública”.

Nuevo modelo de prescripción Podemos se propone diseñar un plan estatal orientado al cambio paulatino en el modelo de prescripción y dispensación de medicamentos, estableciendo, por ejemplo, la monodosis como unidad de consumo. El gasto sanitario y sus procesos de contratación serán transparentes y se creará una plataforma de acceso a las historias clínicas y otra que haga reconocibles las facturas electrónicas de las regiones.

La sanidad es una competencia transferida a las comunidades autónomas: son estas las que administran y prestan el servicio. El Estado coordina la política sanitaria española, vela por su cumplimiento, legisla y tiene voz, entre otras cuestiones, en la compra de medicamentos. Con todo, algunos partidos se plantean modificar esta manera de gestionar y prestar un servicio básico como es el de la salud.

IU

Sector público. Pese a que IU solo ha aprobado a fecha de hoy sus propuestas en materia de educación, el programa marco para las elecciones municipales y autonómicas de este año se refiere a la salud como “un derecho y no una mercancía”. En dicho documento se apuesta por la “gestión directa de los nuevos hospitales”, en referencia a los que puedan ser gestionados por empresas privadas.

Más gasto y más recursos. El partido tiene también como bandera “aumentar el gasto sanitario hasta alcanzar la suficiencia financiera” y “acrecentar los recursos profesionales y materiales en atención primaria para garantizar que los tiempos de consulta y el número de pacientes respondan a parámetros de suficiencia y eficacia”. También se plantea la incorporación de la salud laboral a las prestaciones del sistema público de salud, entre otros.

Industria farmacéutica pública. IU defiende la creación de una distribuidora estatal pública y de una industria farmacéutica pública.

UPyD

Competencia estatal. “Pedimos la devolución de las competencias legislativas en sanidad al Estado con el fin de garantizar la igualdad de todos los españoles”, indica el candidato y portavoz nacional de UPyD, Andrés Herzog. “Las comunidades autónomas tendrían la capacidad de gestionar el sistema, pero siempre en un marco que sería igual para todas ellas, garantizando así un catálogo de coberturas sanitarias común para toda la ciudadanía”.

Racionalización del sistema. La formación aboga por llevar a cabo un proceso de racionalización y eliminación de despilfarro y duplicidades del sistema. Estima un posible ahorro de hasta 26.000 millones adelgazando las Administraciones, extendiendo a todas las regiones los criterios de las tres más eficientes o eliminando organismos superfluos y competencias duplicadas.

Prestación pública. UPyD rechaza el copago, apuesta por “una sanidad 100% pública” y la centralización de compras de medicamentos.

Presentamos a continuación las principales propuestas en materia sanitaria de los cuatro partidos que, según las últimas encuestas, se repartirán al menos tres cuartas partes de los escaños de la Cámara baja: PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. Añadimos también las posturas de IU y UPyD, las formaciones que siguen en representación parlamentaria (con permiso de CiU, coalición que no concurrirá como tal a las elecciones del 20D) a populares y socialistas.

Normas
Entra en El País para participar