La luz natural refuerzael sistema inmunitario.

Echy mete el sol en la oficina

Bombillas solares de techo de Echy.
Bombillas solares de techo de Echy.

Solo los graduados de la Escuela Politécnica podrían atreverse a reinventar la ventana. En los bancos de la universidad, Florent Longa y Quentin Martin-Laval han tenido esta idea luminosa. Como le pasa a numerosos estudiantes metidos en auditorios oscuros, los aprendices de ingeniero sienten haber tenido que pasar tantas horas bajo luz artificial.

¿Cómo hacer que los fotones del sol entraran en las salas del subsuelo o en el corazón de los grandes edificios? En 2010, aprovechando los deberes prácticos que les ponía la escuela, los dos emprendedores repasan la literatura hasta que dan con una innovación japonesa de los años ochenta. Esta tecnología, ya en el dominio público, capta a través del tejado la luz hacia un panel, concentrada por unas lentes hacia un haz de fibras ópticas. Su reto es democratizar el producto japonés.

En 2011 se cruzan en el camino de la joven banquera Stéphanie Lebeuze, con la que crearon Echy y desarrollaron un captor con una superficie de 6 m2 capaz de transmitir hasta 15.000 lúmenes a una distancia de 30 metros para iluminar 50 m2. El sistema no solo es más eficaz, sino que también es seis veces más barato por metro cuadrado iluminado, destacan sus creadores. La empresa, que se ocupa sobre todo de la iluminación de oficinas, supermercados y edificios de oficinas, no solo tiene en cuenta el argumento del precio. Teóricamente, la invención permite reducir hasta el 40% del consumo energético.

Stéphanie Lebeuze reconoce que únicamente un 30% de la jornada de trabajo puede iluminarse de ese modo, ya que los paneles solo funcionan cuando hace buen tiempo. Eso hace que una iluminación con diodos de apoyo sea indispensable, lo cual encarece la inversión.
La luz natural “refuerza el sistema inmunitario y permite evitar el envejecimiento prematuro”. Diabetes, insomnio, obesidad, incluso depresión: la lista de riesgos asociados a los tubos de neón pone los pelos de punta. El argumento de la salud ya ha sido utilizado por otros productos, como las lámparas de luminoterapia que abundan en las oficinas occidentales y en los países nórdicos.

Con esta premisa, la empresa consigue ser competitiva: “Los diseñadores de despachos a menudo planean atrios para llevar la iluminación natural al corazón de los edificios, lo que genera unos sobrecostes de construcción que pueden limitarse”, indica la cofundadora. Los arquitectos se han acostumbrado a instalar en el centro de los edificios las salas de reuniones, donde en principio los empleados pasan menos tiempo que en sus despachos, situados más cerca de las ventanas. Incluso ahí el panel de Echy reinyecta un poco de medioambiente exterior. “Durante la jornada, la luz evoluciona, se hace más o menos cálida”, explica Lebeuze.

Echy sueña con captar algún día una cuota del 10% del mercado de la iluminación en el sector terciario.

Normas