Propuestas para el 20D

Los exportadores piden política de Estado para el sector exterior

El presidente del Club de Exportadores e Inversores, Balbino Prieto.
El presidente del Club de Exportadores e Inversores, Balbino Prieto.

Las exportaciones de bienes y servicios cerraron el pasado ejercicio con un valor de 340.000 millones de euros, lo que supone el 34% del PIB, frente a los 65.000 millones que aportó el turismo (un 6,5%). Con estos datos, el presidente del Club de Exportadores e Inversores, Balbino Prieto, resumió el sentir del documento Propuestas para impulsar la internacionalización de las empresas españolas, presentado ayer a los medios de comunicación y que ya ha sido remitido a los principales partidos políticos que comparecen a los próximos comicios. “Nos reuniremos con ellos en fechas próximas. Lo que queremos transmitirles es que si el turismo es considerado una política de Estado, el sector exterior también lo debe ser”, apuntó.

El club, formado por 120 socios de diversos sectores cuya facturación equivale al 25% del PIB español y que emplean a 800.000 trabajadores, considera que el principal problema que incide en el sector exterior es la escasa competitividad de las pymes españolas. “El tamaño medio de una empresa española es menor que el de una francesa, una británica o una italiana, y eso condiciona las inversiones en el exterior”, apuntó Antonio Bonet, vicepresidente del Club. Lo deseable, en su opinión, sería que se pusieran en marcha iniciativas que fomentaran, a través de incentivos fiscales, fusiones entre empresas. “Si hacen lo mismo y van a hacer lo mismo, no tienen porque pagar impuestos”, señaló. Unos beneficios fiscales que también deberían extenderse a las inversiones ligadas a investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). “Nuestro modelo no puede estar basado en costes baratos”, subrayó

Más protagonismo del ICEX

El documento incide en que además de un mayor tamaño y de ventajas fiscales, las empresas exportadoras necesitan recursos para poder financiar su salida al exterior. En la senda de consolidación fiscal acometida desde que se inició la crisis, el presupuesto del ICEX, el principal organismo de apoyo a la internacionalización, ha sufrido “una reducción dramática”, tal y como lo calificó Bonet. “Hacen falta más fondos, pero también utilizar los que están a disposición de las empresas y que en muchos casos no se utilizan porque los procedimientos son lentos, burocráticos y no están adaptados a las necesidades de las empresas”. Una de las propuestas del documento se refiere a la creación de una entidad financiera, al estilo de la que existe en Reino Unido, que aglutine todos los instrumentos para su correcta utilización. David Mulchi, director de David Mulchi y Asociados, recalcó también la importancia de que se potencie la llegada de fondos de capital riesgo, muy pequeña por ahora en España, y un tratamiento fiscal más ventajoso para las empresas extranjeras que participan en consorcios internacionales con firmas españolas. “Hace falta más dinero para la asistencia a ferias o la confección de planes de empresa. Creo que es necesario repensar el modelo y no ayudar a los sectores, como a las empresas que lo necesiten”, dijo Bonet.

El presidente del Club de Exportadores, Balbino Prieto, consideró como “imprescindible” una reasignación de recursos para elevar la presencia en zonas del mundo en los que las empresas españolas aún no han llegado. Prieto se refería a zonas emergentes, con una cuota de mercado marginal, frente al tradicional protagonismo de la UE como cliente. “Las pymes tienen que estar en África”, dijo.

El documento también incide en corregir los problemas presupuestarios que han reducido a la mínima expresión la participación española en los concursos internacionales de organismos multilaterales como Naciones Unidas. “La tendencia es que cada vez hay más concursos y las medidas de apoyo han ido desapareciendo por los recortes presupuestarios”. Un proceso similar se ha producido en el caso de los programas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), “en el que apenas participan las empresas”.

Normas