Starwood gestiona el Westin Palace, el Arts o el María Cristina

Una cartera en España de establecimientos de lujo

Hotel Marqués de Riscal.
Hotel Marqués de Riscal.

La adquisición de Starwood por parte de Marriott aporta a esta una presencia en España con activos en destinos urbanos y vacacionales de categorías superiores. “Estamos entusiasmados porque la combinación de todas las marcas nos va a dar una plataforma de crecimiento muy importante”, declaraba ayer Emilio Bogado, vicepresidente de expansión de Marriott para España y Portugal.

La presencia de Starwood en España es reducida pero emblemática. Cuenta con 17 establecimientos entre los que hay hoteles históricos y activos singulares. En Barcelona dispone de tres hoteles, el Le Méridien, el W y el Four Points y en Madrid gestiona The Westin Palace y el Sheraton Mirasierra. En Baleares Starwood tiene tres establecimientos en Mallorca, el Castillo Hotel Son Vida, el Sheraton Mallorca Arabella y el único establecimiento de la enseña St. Regis en el país, el Mardavall Mallorca Resort.

Junto a ellos están establecimientos incónicos como el Hotel Marqués de Riscal en Elciego, el Alfonso XIII de Sevilla y el María Cristina de San Sebastián.

Por su parte, Marriott cuenta con 79 establecimientos en el mercado español, de los que 62 son de la marca AC by Marriott, fruto de su joint venture con AC Hotels, el grupo presidido por Antonio Catalán.

Junto a la marca AC by Marriott, el grupo hotelero posee otras marcas en España como Autograph Collection, con siete establecimientos, Marriott Hotels and Resorts (2), Marriott Vacation Club (3), Renaissance Hotels (2) y The Ritz-Carlton, con presencia en Barcelona con el Arts y en Tenerife con The Ritz-Carlton Abama. Además, cuenta desde hace poco con su primer Courtyard en el país, en el antiguo Husa Princesa de Madrid.

Desde el mercado, los expertos consideran que la operación es muy interesante para Marriott, que en los últimos años ya amplió su portfolio en España con los hoteles de AC. Ahora, afirman, suma los de Starwood, por lo que tras el cierre de la operación Marriott tendrá que digerir una gran cantidad de establecimientos hoteleros y un gran número de marcas, por lo que no descartan que la compañía acabe haciendo un rebranding de todo el listado de enseñas hoteleras.

Bogado, por su parte, considera que la operación permitirá “una mayor economía de escala para la compañía y una reducción de gastos operativos” y cree que Marriott tendrá un portfolio de marcas muy variadas, que le permitirá crecer “tanto con los clientes como con los propietarios de los establecimientos”.

Para Miguel Vázquez, socio director del área de hoteles de Irea, la operación posiciona a Marriott en el segmento de lujo en ciudades como San Sebastián y Sevilla, además de Madrid y Barcelona, y que incluye resorts vacacionales en Canarias. De esta forma, considera que Marriott –que estuvo a punto de hacerse con el hotel Ritz de Madrid– “ahora se relajará un poco con las compras y se centrará en la integración, pero sin dejar de estar activa”.

Otra oportunidad para AC by Marriott

Marriott y AC Hotels, la cadena hotelera presidida por Antonio Catalán, crearon en 2010 una joint venture con el objetivo de convertir la marca AC by Marriott en un líder del segmento urbano de cuatro estrellas en Europa y América Latina, que el pasado año desembarcó en Estados Unidos donde ya está en Nueva Orleans, Kansas City, Miami o Chicago. En la actualidad, AC by Marriott tiene 84 establecimientos repartidos en España, Francia, Portugal, EE UU, Turquía y Dinamarca y confía en llegar a 125 en 2017 gracias al crecimiento en EE UUy América Latina.

En España, Miguel Vázquez, socio director del área de hoteles de Irea, afirma que hasta su alianza con AC, Marriott tenía complejos vacacionales y el acuerdo le permitió entrar en el segmento de cuatro estrellas urbano. Considera que si con el acuerdo con AC “Marriott había satisfecho su hambre en España, ahora con Starwood ha quedado saciada”.

Normas